Publicitat
Publicitat

Bono aportó al juez Grande-Marlaska una prueba de cargo sobre el Yak-42

Según fuentes consultadas, el documento describe que los gastos incurridos en la guerra de Irak y la catástrofe del Prestige habían llevado a una situación de crisis del ministerio

El entonces presidente del Congreso de Diputados, José Bono, aportó el 15 de abril de 2008 al juez instructor Fernando Grande-Marlaska una prueba de cargo que ayudaba a entender por qué se contrataba aviones basura, uno de ellos el Yak-42 que acabó con la vida de 62 militares en Turquía en mayo de 2003. Pero, según fuentes consultadas por el ARA, el juez se mostró más interesado en saber cómo le había llegado el documento que por el contenido del mismo.

Grande-Marlaska había archivado la causa en 2007. La Fiscalía de la Audiencia Nacional recurrió y logró reabrir la investigación. El juez citó a declarar en abril de 2008 a Bono. El ex ministro de Defensa y ahora presidente del Congreso ya había criticado en 2007 el archivo de la causa de las identificaciones decretado por el juez Grande-Marlaska, un caso que más tarde fue reabierto y culminó en juicio oral en 2009 con la condena de tres militares responsables de la identificación errónea de treinta sobre los sesenta y dos los cuerpos de militares.

Ahora, en abril de 2008, tras tres comparecencias aplazadas, Bono se presentó ante el juez Grande-Marlaska para prestar declaración en la causa que investigaba presuntas irregularidades en la contratación del aparato.

Según fuentes consultadas por el ARA, Bono aportó, entre otros, un documento clave al juez Grande-Marlaska, que lo leyó en el mismo momento en que tenía lugar la declaración. Fuentes próximas al ex ministro de Defensa han confirmado a ARA que Grande-Marlaska conoce el documento.

Grande-Marlaska se mostró más interesado en saber cómo le había llegado el documento a Bono que en el contenido del mismo

Pero el juez se mostró más interesado en por qué Bono tenía posesión del documento. El ex ministro aclaró que le había llegado siendo presidente del Congreso, que no había tenido acceso al mismo cuando desempeñaba el cargo de ministro de Defensa, en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.

El documento, añadió Bono, le había llegado desde el Estado Mayor Conjunto ¿Qué decía el informe? Que el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) tenía orden de solicitar al ministro de Defensa, Federico Trillo, autorización para llevar adelante cualquier vuelo.

Este es un asunto clave porque indica que el ministro tuvo participación personal directa en el tema de la contratación. ¿Por qué tenía que solicitar autorización el JEMAD al ministro Trillo? El documento que el Estado Mayor Conjunto envió a Bono y que éste aportó al juez Grande-Marlaska describe que los gastos incurridos en la guerra de Irak (la invasión se produjo en marzo de 2003 y el gobierno de Aznar destacó 900 efectivos, tres buques, 6 aviones F-18 y un avión cisterna) y las ayudas aportadas por el e jército para paliar la catástrofe del buque petrolero Prestige en 2003 (27 millones de euros) habían llevado a una situación de crisis por la que solo se podían contratar dos aviones al mes.

Fue este el contexto en el que se produjo la contratación del Yak-42, una operación que, además, sufrió cambios. El avión en el que debían regresar las tropas desde Afganistán era inicialmente un Tupolev. La diferencia de precio –el presupuesto del Yak-42 era 6.000 euros más barato- llevó a sustituir la contratación del Tupolev por el Yak-42.

Pero Grande-Marlaska no consideró esta prueba especialmente valiosa. Mantuvo la causa abierta, tras la declaración de Bono, casi cuatro años más. Y el 2 de febrero de 2012, dos meses después de la llegada del Partido Popular al Gobierno, el juez volvía a archivar la causa. Según su auto, el motivo del siniestro había sido la falta de preparación de la tripulación. Los seis altos cargos militares imputados se libraban de la responsabilidad penal.

En 2012 Grande-Marlaska dio un fenomenal salto en su carrera: pasó de ser juez de instrucción a ser presidente de la sala de lo Penal

Pero el auto de archivo de la causa de las presuntas irregularidades sería recurrido. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, cuya actuación había sido beligerante, por un lado, y las familias de los militares fallecidos, por el otro, recurrieron a la sección cuarta de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

He aquí que después de dictar el auto de archivo ocurrió un hecho importante. El juez Grande-Marlaska dejaba el juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional para asumir, el 22 de febrero de 2012, el puesto de presidente de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en sustitución del magistrado Javier Gómez Bermúdez.

Grande-Marlaska daba un fenomenal salto en su carrera. Porque pasaba de ser juez de instrucción a ser presidente de la sala de lo Penal sin pasar antes por algunas de las secciones de lo Penal de la Audiencia Nacional y dictar sentencias.

El caso Yak-42 estaba a punto de ser sepultado, a la espera de la resolución de los recursos. Y alguna de sus consecuencias penales también. El g obierno de Rajoy, sin esperar a la resolución de los citados recursos, nombró a Trillo embajador en el Reino Unido el 30 de marzo de 2012.

El 21 de abril de 2012, el gobierno de Mariano Rajoy no perdía tiempo. El consejo de ministros indultaba a los dos militares condenados (el tercero había fallecido) por errar en la identificación de 30 de los 62 militares fallecidos en Turquía.

Y el 18 de mayo de 2012, por fin, la sección cuarta de la Audiencia Nacional confirmaba el archivo decretado por el juez Grande-Marlaska y consagraba que el siniestro no tuvo que ver con irregularidades en la contratación de aviones sino por la falta de preparación de los pilotos. ¿Iba la sección cuarta a tumbar una resolución del que ahora era el presidente de la s ala de lo Penal de la Audiencia Nacional?

El 29 de noviembre de 2013 el juez Grande-Marlaska, que sigue siendo presidente de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, era nombrado vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta del Partido Popular.

Grande-Marlaska, según fuentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se movilizó en busca de apoyos en octubre pasado, tras la formación del gobierno de Rajoy, para ser nombrado en otro puesto: fiscal general del Estado. Aunque en un principio el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se comprometió con Consuelo Madrigal para que renovara como fiscal general del Estado, finalmente se decidió descartarla.

Pero el nombre de Grande-Marlaska, según fuentes gubernamentales, no fue considerado. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras diversas consultas, entre otros con el presidente de la Sala Segunda del Supremo, Manuel Marchena, optó por nombrar a un magistrado de la Sala Segunda del Supremo, José Manuel Maza, para el puesto.

Bono confirma la información del ARA

El ex ministro de Defensa José Bono respondió ayer a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, quien, en declaraciones, preguntó que si el ex titular de Defensa poseía documentos o archivos sobre el Y ak -42 por qué no acudía a los tribunales.

Bono, en declaraciones a Las m añanas de Cuatro , señaló que la ministra debía enterarse antes de hacer afirmaciones y que, en efecto, él había aportado uno de esos documentos al juez Fernando Grande-Marlaska en abril de 2008. El ex ministro se refiere al documento del Estado Mayor Conjunto, que según informó el ARA en su edición digital de ayer por la mañana, Bono entregó al juez el 15 de abril de 2008.

Trillo: relevo a petición propia

El Gobierno ha desvinculado el cese anticipado de Trillo como embajador en el Reino Unido con el informe del Consejo de Estado sobre el Yak-42. Por la mañana la Asociación de Familiares de víctimas del Yak-42 había entregado en el m inisterio de Asuntos Exteriores 137.000 firmas en las que se pedía la dimisión de Trillo.

Con todo, el portavoz Iñigo Méndez de Vigo señaló ayer en rueda de prensa: “ S e ha producido un relevo a petición propia… El Gobierno tenía pensado acometer el relevo de los embajadores. Hoy ya les he dado cuenta del nombramiento de la embajada de Alemania y se va a seguir haciendo. Ayer por la tarde, el señor Trillo pidió el relevo y hoy el gobierno ha procedid o al mismo”. El número tres de Trillo en Defensa, el diplomático Francisco Javier Ugarte-Hernández, qu e jugó un papel activo en relación al Yak-42, sigue en su puesto de embajador de España en Suecia.

Más contenidos de

PUBLICITAT

El + vist

El + comentat

PUBLICITAT
PUBLICITAT