Publicitat
Publicitat

Correa cierra la boca, de momento

"El juez José de la Mata había decidido reabrir la causa a raíz de las declaraciones de ambos en el juicio del caso Gürtel"

El líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha decidido cerrar la boca y se ha acogido ayer a su derecho a no declarar en la causa de los Papeles de Bárcenas o Contabilidad B del Partido Popular ante un juez visiblemente irritado. Esta conducta ha sido, según fuentes jurídicas, ejercitada de la mano del empresario Alfonso García Pozuelo.

Se da la circunstancia de que el juez José de la Mata había decidido reabrir la causa -que todavía estaba pendiente de fecha de juicio oral- a raíz de las declaraciones de ambos en el juicio del caso Gürtel. Tanto Correa como García Pozuelo habían expresado su deseo de colaborar con la justicia.

Mientras el empresario llegó en julio de 2016 a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía Anticorrupción y admitió haber pagado dinero por adjudicaciones a favor de su empresa, Constructora Hispánica, las negociaciones para un acuerdo formal entre Correa y la Fiscalía se frustraron.

No obstante, el líder de la trama confesó en el juicio oral como prueba de su buena voluntad de colaboración que había montado, junto con Luis Bárcenas, una red de cobro de comisiones del  orden del 3 por ciento para el PP –y para sí mismo y para Bárcenas- a cambio de adjudicaciones. Las gestiones se hacían ante varios ministerios responsables de obras y servicios públicos. 

De la Mata tenía ayer delante, pues, a los dos personajes que podían aportar datos concretos sobre las donaciones, en este caso de la empresa de García Pozuelo, en pago de las adjudicaciones.

Si se confirma que ha sido así en el caso de Constructora Hispánica ello podría complicar las cosas para los otros 21 empresarios que figuran como donantes en los Papeles de Bárcenas, los cuales han sido rebautizados como los Papeles de Génova por el ex senador popular Luis Fraga, sobrino del fundador de Alianza Popular, Manuel Fraga, en su declaración testifical del pasado martes, día 21 de marzo.

El juez Pablo Ruz, instructor de esos papeles, se vio obligado por la presión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para que terminara su comisión de servicios y, asimismo, por la inexistencia de indicios, a archivar las actuaciones para esos empresarios sin una investigación exhaustiva. 

La decisión de García Pozuelo y Correa de no declarar ha sido adoptada de manera coordinada por sus defensas. Pero el líder de la trama manifestó que quiere seguir colaborando cuando el juez De la Mata le leyó sus declaraciones en el juicio de Gürtel en las que manifestaba su voluntad de cooperar con la justicia. 

Correa señaló que colaborará en las otras seis o siete piezas pendientes. De la Mata apostilló: “Una colaboración  a la carta”. 

La apuesta de las defensas de García Pozuelo y Correa es que el juez De la Mata, que hoy viernes tomará declaración al intermediario Plácido Vázquez, cerrará rápidamente la pieza de Papeles de Bárcenas reabierta a raíz de las declaraciones de Correo y García Pozuelo en el juicio de Gürtel.

Sin embargo, el juez parece interesado en seguir la pista de las donaciones aportadas al PP. Las acusaciones populares, por su parte, van a proponer nuevas diligencias. 

García Pozuelo y Correa, según ya se ha apuntado, negociaron un pacto con la Fiscalía Anticorrupción en 2016. El primero lo cerró: confesó los delitos en la piezaGürtel 1999-2005 a cambio de recibir una rebaja de la pena de prisión; Correa no ofreció más información de la que ya poseía la Fiscalía Anticorrupción, lo que hizo naufragar los contactos. 

Fuentes judiciales estiman que Correa no cierra definitivamente la puerta a aportar más detalles sobre la red de comisiones y adjudicaciones. No ha llegado, todavía, el momento.

Más contenidos de

PUBLICITAT

El + vist

El + comentat

PUBLICITAT
PUBLICITAT