Manuel Bartual: "No he hecho esto para buscar 'followers' o fama, lo he hecho para pasármelo bien"

El dibujante y cineasta valenciano explica cómo convirtió un hilo de Twitter en la sensación viral del verano

Manuel Bartual: "La gent ja no es creu el que veu per televisió, però es pren Twitter al peu de la lletra"

Manuel Bartual (València, 1979) hace cosas. Lo dice su perfil en redes sociales y lo confirma su prolífica actividad como dibujante de cómics, cineasta ('Todos tus secretos' es su primera película), diseñador, fundador de la revista 'online' 'Orgullo y Satisfacción' y responsable del sello de cómics de humor Caramba!. Hace una semana, Bartual hizo una cosa que aún no había hecho: explicar un 'tuit-thriller' paranormal sobre dobles y dimensiones paralelas a través de un hilo de tuits de su cuenta personal. El experimento ha tenido tanto éxito que sus 'followers' de Twitter han pasado de 15.000 a más de 400.000. Cada tuit tenía miles de respuestas, 'likes' y retuits y su nombre se ha convertido en 'trending topic' mundial. Una gesta que ha realizado, simplemente, porque se lo pasa bien explicando historias.

La primera pregunta es obligada. Eres Manuel Bartual o el doble Manuel Bartual?
Soy Manuel Bartual. Estoy completamente seguro.

¿Cómo se te ocurrió explicar una historia en este formato? Lo tenías pensado desde hace tiempo o realmente se te ocurrió estando de vacaciones?
Fue durante las vacaciones. Hubo un precedente hace un par de semanas, un hilo que hice a partir de un tuit que lancé: “Idea para un 'thriller'. Estando de vacaciones te llega una alerta al móvil de tu báscula. No sabes qué cara tiene el ladrón pero sí conoces su peso”. Después de publicarlo me pasé todo el día contestando el tuit inicial y me lo pasé muy bien. Además, tuvo una buena acogida en mi círculo, aunque nada que ver con lo de ahora, claro. Y como aún tenía semana y media de vacaciones por delante, le di vueltas, fui anotando ideas, organicé todas las escenas en una escaleta y el lunes me puse a ello.

El 'tuit-thriller' de Manuel Bartual, la sensació viral de l'any

Me imagino que no esperabas una respuesta como la que has tenido. ¿A qué atribuyes el fenómeno que se ha generado alrededor?
No sabría decirte. Yo nunca pensé que algo así podría pasar. Igual ha sido un buen momento porque todo el mundo estaba de vacaciones. Y quizá a la gente le gusta leer más de lo que pensamos. Hay mucha gente que se refería a las secuencias de tuits como capítulos. Para ellos era una serie, pero en lugar de verla por la tele la veían a través de Twitter y en tiempo real. Y eso tiene cierto enganche.

¿De qué manera ha influido en la historia el éxito brutal que ha ido cosechando el experimento?
Antes de empezar tenía claro cómo empezaba la historia, cómo acababa, sus hitos importantes y el orden en que debían suceder. Luego también he ido improvisando cosas y dialogando con gente que me dejaba comentarios, aunque sin interpelarlos directamente. En algún tuit decía: “Me estáis comentando que tal vez la otra habitación sea una habitación de este hotel con los números 328 cambiados”. Esa parte no estaba prevista, pero me parecía interesante y lo incorporé. Los toques de humor tampoco estaban previstos pero no puedo evitarlo, se me escapan. Y funcionan muy bien: el bollo se ha convertido en un personaje más, a la gente le llegó. Y al final se ha creado una especie de subtrama alimenticia del personaje que le aporta una comicidad muy especial. Hubo un tuit que me hizo mucha gracia: “Manuel Bartual es nuestro Dale Cooper”.

Y tu bollo la tarta de cerezas de 'Twin Peaks'!
Claro! Hay que tener en cuenta que todo esto lo he preparado en solo cuatro días. Así que a medida que iba avanzando incorporaba nuevos elementos. Y creo que eso le ha aportado una inmediatez que le da una vidilla especial. De hecho, solo he utilizado el móvil. En ningún momento he tocado un ordenador. Todas las fotos, los tuits y los vídeos están hechos con el móvil. Incluso cuando tuve que editar el sonido de un vídeo lo hice con una aplicación de móvil. Fue una especie de regla que me impuse. Tengo algún amigo que se ofreció a hacerme algún efecto especial pero preferí que no, porque la gracia era contarlo sin artificios externos.

¿Y la historia se iba adaptando a tus circunstancias personales? Por ejemplo, ¿planeaste que el vuelo del personaje coincidiera con tu vuelta de las vacaciones?
En realidad he ido siempre dos pasos por delante del protagonista de la historia. Viajé un día antes que el personaje y así aproveché para hacer las fotos que necesitaba. Llegar a Madrid un día antes me permitió preparar el final y hacer algunos vídeos. Por cierto: el hotel que aparece en las fotos no es el hotel donde yo estaba, es un hotel cualquiera. Ya intenté que no apareciera el nombre para que nadie lo identificase, pero claro, la gente lo ha localizado y ahora no paran de llamar a la recepción. Y si van, descubrirán que la habitación no es esa, la piscina tampoco y ya enloquecerán.

Cada tuit tenía miles de respuestas. ¿Tenías tiempo de leerlas? ¿Te han influido de alguna forma o preferías aislarte de ellas?
Al principio iba leyendo lo que decía la gente, pero cuando pegó el petardazo, a los tres o cuatro días, dejé de leer porque la cantidad de comentarios lo hacía imposible. A veces, entre capítulo y capítulo, echaba un ojo para ver si detectaba alguna tendencia o pillaba alguna idea que añadir a la historia para hacerla crecer un poco.

¿Qué te parece que tanta gente se indignase al darse cuenta de que la historia era una ficción?
Este ha sido un fenómeno curioso, porque yo pensaba que en 2017 estas cosas ya estaban asimiladas, pero tengo cierta sensación de que Twitter y las redes sociales son para mucha gente lo que para nuestros abuelos era la televisión. La gente ya no se cree lo que ve por televisión pero, aunque parece mentira, lo que ven en Twitter se lo creen a rajatabla. Incluso ahora que por culpa del 'clickbait' muchas noticias niegan su propio titular, la gente se los cree. Hay quien se lo cree todo sin pararse a pensar mucho de dónde viene, así que entiendo que por eso mucha gente también se ha creído mi historia. Pero estamos hablando de un tipo que se encuentra a alguien que es idéntico a él en la zona donde veranea. Me hizo gracia que a muchos les pareciera imposible que me hubiera encontrado un mensaje en un rollo de papel... ¡Cuando poco antes me había encontrado a un doble exacto mío en el supermercado! [Risas]

El fenómeno que se ha generado alrededor tuyo ha sido fascinante. A medida que el éxito se disparaba, tu historia se expandía a través de Twitter en forma de cuentas falsas, memes y 'fan art'. Por un lado estaba tu hilo y por otro la meta-historia que ha inspirado. ¿Qué te ha parecido?
Me ha fascinado. Estamos hablando de 'fan fics' [ficciones realizadas por fans] en tiempo real. Eso no había sucedido nunca. Normalmente, un 'fan fic' se hace con la obra ya terminada. Pero aquí, con la obra en proceso, iban apareciendo cuentas de personajes, incluso de uno que decía ser mi doble. Era algo muy loco. Quiero aclarar que yo no llevo ninguna de esas cuentas, solo la que cuenta la historia, la mía. Pero es increíble, como la moda que empezó ayer [el sábado] de gente como Vigalondo o Berto Romero cambiándose el avatar por el mío, como si fueran mis dobles. Es verdad que ha provocado algo de confusión, pero también ha añadido un toque chulo a la psicosis colectiva, como cuando entre capítulo y capítulo de 'Lost' todos buscábamos claves y datos que nos ayudasen a desentrañar lo que pasaba.

¿Qué es lo más increíble que te ha llegado de todo este fenómeno?
El viernes por la noche me hicieron llegar el vídeo de un grupo de chavales que se habían grabado viendo el vídeo en que entro en la habitación, súper tensos. Y me pareció precioso, me hizo mucha ilusión. En ese momento me di cuenta del poder que tiene contar algo de esta manera. En una época en que nos hemos acostumbrado al vídeo bajo demanda, a ver las cosas cuando nos da la gana, encontrarte con algo que no controlas es muy poderoso. Y la idea de gente reuniéndose con coca-colas y ganchitos para ver qué le pasa a Manuel me voló la cabeza.

En la historia, por cierto, hay elementos muy lynchianos. Me imagino que no es casualidad que haya coincidido con la emisión del nuevo 'Twin Peaks'.
No, no es casualidad. Pero creo que hay tantas influencias de 'Twin Peaks' como de 'Lost' o incluso de Paul Auster. Ninguna ha sido premeditada, pero a medida que iba escribiendo me daba cuenta de que estaba vertiendo muchos referentes que me gustaban para construir una historia propia.

Uno de los elementos más interesantes de esta forma de narrar es que sucede en tiempo real. No sabes cuándo pasará algo nuevo ni cuándo terminará. De hecho, la historia parecía haber terminado el sábado por la noche pero no lo hemos sabido con certeza hasta hoy.
Esto es algo que me encanta del formato. Como lector, seguro que me habría entusiasmado no saber cuando iba a terminar o cuando llegaría la próxima secuencia de escenas. Esta semana me he acordado de lo que hizo el año pasado Louie C. K., la 'webserie' 'Horace and Pete', que yo seguí en tiempo real. La serie ya me parecía algo magistral, pero cuando colgó un capítulo y yo lo vi sin saber que era la conclusión de la serie, me pareció algo prodigioso. En una época en la que es prácticamente imposible ver algo sin saber nada de ello, eso fue maravilloso. Y en cierto modo, con 'Twin Peaks' está pasando algo parecido. Aunque sepamos que son 18 capítulos, enfrentarte a cada episodio sin saber nada de lo que va a pasar me tiene entusiasmado. Y cuando ves que ni siquiera sabes lo que va a suceder en la siguiente escena... De alguna manera, todo lo que consumes y te gusta acaba un poco definiendo lo que haces tú.

Por cierto, ¿tiene algún título la historia?
Sí, creo que voy a llamarlo 'Todo está bien'. Aunque me ha hecho dudar que #Manuel se convirtiera en un 'hashtag' tan importante.

¿Y habrá segunda temporada de 'Todo está bien'?
Bueno, ya veremos en qué momento me vuelvo a ir de vacaciones... [Risas]

¿Pero tienes planeado hacer algo parecido, algún proyecto en esta misma línea?
De momento, lo que quiero hacer es sentarme para tratar de asimilar todo lo que ha pasado. Piensa que hace una semana no sabía que esto iba a pasar. No sabía que José Coronado me iba a decir que no me preocupase de nada, que él ya se encargaba de todo, o que Casillas iba a estar haciendo memes de Manuel Bartual. Esta mañana, lo primero que he leído al despertar es un tuit de Cristina Pedroche diciendo que le gustaría dar las campanadas conmigo. Tú ponte en mi lugar: me voy a dormir, me despierto y, en esos momentos en que aún no sabes ni quien eres, leo que Cristina Pedroche quiere presentar las campanadas conmigo [ríe]. Me he acordado mucho del vídeo aquel del niño de 'Is this real life?'. Pero yo no he hecho esto para buscar 'followers' o fama, lo he hecho para pasármelo bien, como siempre que hago ficción. Lo que pasa es que esto ha funcionado a un nivel que nunca habría imaginado. Intentaré aprovechar que tengo un público mayor que hace unos días, claro. Tengo un cajón lleno de ideas y aprovecharé para hacer realidad todo lo que me pueda. No me quedaré sentado en el sofá.

En Twitter se da por hecho que recibirás ofertas para adaptarlo al cine. Había cuentas falsas de Netflix y HBO peleándose por los derechos. ¿La idea te gusta?
Si esto se convirtiera en una película, creo que sería de una forma muy diferente a la que espera la gente. No sería una traslación tal cual del hilo. Y hasta aquí puedo leer.

Por cierto, parece ser que tu hilo ha generado tantos comentarios que Twitter no podía asimilarlos y el hilo ya no se puede leer entero. ¿Manuel Bartual ha roto Twitter?
Sí, lo he petado [ríe]. Ahora, cuando entras en el primer tuit, ya no puedes ver el siguiente mío. Y esto es un problema. He visto gente que se lo decía a Twitter y deberían hacerles caso, porque tengo la sensación de que surgirán más hilos de ficciones. Y si no quieren que empresas externas se lleven el tráfico, deberían solucionarlo. Yo, por mi parte, luego colgaré todos los tuits del hilo en un Storify para que se pueda leer bien la historia.

Por cierto, ¿cómo ha llevado tu teléfono los millones de notificaciones de Twitter de estos últimos días?
Suelo tenerlas desactivadas, así que no he tenido problemas. Pero lo que sí era hipnótico era ver como iban subiendo las cifras de tuits, retuits y comentarios. Parecía un poco el teléfono de Ignatius Farray cuando compartió su número y no dejaban de llegarle mensajes de Whatsapp. De hecho, he visto vídeos que ha grabado gente viendo como crecía el número de followers y retuits.

Un broma que corría bastante era que Manuel Bartual había conseguido poner de acuerdo toda España. Y algo de eso hay: durante unos días, Twitter ha dejado de ser el centro de polémicas y luchas entre facciones.
Twitter es mi red social favorita, pero echo un poco de menos lo que era en 2010 o 2011. Era un sitio más amable. Pero al popularizarse se ha vuelto gris y da un poco de rabia. Aunque cuides tu 'timeline', siempre te acaban llegando cosas de gente que se dedica básicamente a estar muy enfadada. Así que, claro, me ha encantado que esto no haya pasado por una polémica, sino por una historia. Ha habido gente que me ha escrito diciéndome que le ha inspirado un montón, que le han entrado ganas de hacer cosas, de probar formatos diferentes... Y eso me parece la hostia, lo mejor que me va a quedar de toda esta experiencia.

Llevas años bromeando sobre cómo la gente te cambia el nombre constantemente. Incluso tienes un Tumblr con las diferentes versiones de tu nombre que has leído y escuchado. Confiesa que, en realidad, todo esto lo has hecho para que la gente se aprenda tu nombre.
[Ríe] ¡Durante toda la semana me he tenido que contener las ganas de tuitear que, finalmente, he conseguido que miles de personas escriban bien mi nombre! Es una especie de venganza que me he cobrado de forma internacional, porque además esto no ha sucedido solo en España, sinó en muchas partes del mundo. En YouTube, si buscas Manuel Bartual, hay muchísimos vídeos de todo el mundo comentando el hilo e hilvanando teorías.

¿Te da vértigo pensar que esto puede cambiar tu vida?
Sí, un poco. Aunque hasta ahora estaba tan concentrado en el hilo que no podía pensar en ello. Ayer fue la primera vez que, tomando algo con un amigo, salí un poco de mí y me dio un poco de mareo. Parece todo irreal. Pero en el fondo me ha pasado una cosa espectacular. Llevo toda mi vida contando historias. Y en el punto de mi carrera en que estoy no pensaba que alguna vez pudiera contar algo con este alcance. Además, ha sido de una manera tan poco premeditada... ¡Yo estaba de vacaciones!

Más contenidos de

PUBLICITAT

El + vist

El + comentat

PUBLICITAT
PUBLICITAT