Publicitat
Publicitat

El auto de de Rajoy, a la espera del voto discrepante

La citación de Rajoy, que cuenta con la posición favorable de los magistrados Julio de Diego y José Ricardo de Prada, solo se puede comunicar cuando el tercer magistrado, Ángel Hurtado, que votó en contra de la prueba, aporte su voto particular

El auto que admite la declaración de Mariano Rajoy como testigo en el juicio del caso Gürtel está redactado y firmado con fecha miércoles 19 de abril, el día siguiente de la deliberación del tribunal, el pasado martes 18 de abril, en un receso de la vista oral. El ponente ha sido el magistrados Julio de Diego. Según han confirmado fuentes jurídicas, la resolución, que cuenta con los votos de los magistrados Julio de Diego y José Ricardo de Prada, solo se puede comunicar cuando el tercer magistrado, Ángel Hurtado, que votó en contra de la prueba, aporte su voto particular. 

Un auto de admisión de prueba es casi una cuestión de trámite, señalan esa fuentes jurídicas. La admisión nunca se justifica en una resolución a menos que haya discrepancias en el tribunal, como ha sido este caso. Para que el voto discrepante pueda concretarse se necesita la posición oficial de la mayoría. En cambio, lo que sí se motiva siempre es la inadmisión de una prueba porque en tal caso se plantea el derecho a la tutela judicial efectiva o lo que en el derecho anglosajón se denomina el derecho al "proceso debido".

El tribunal no puede en el auto de admisión de prueba más que limitarse a señalar de manera general por qué ha decidido practicarla. En el caso de Rajoy, el hecho de que el tribunal haya resuelto, en julio de 2016, admitir la declaración como testigos de tres ex secretarios generales del Partido Popular (Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas y Ángel Acebes) hace inexplicable la ausencia del cuarto exsecretario general y presidente del Partido Popular Mariano Rajoy.

Al desestimar la prueba con anterioridad, el tribunal había acordado revisar la posición según la marcha del juicio oral. Durante lo que va de juicio, el nombre de Rajoy ha salido en varias ocasiones, en referencia al aparente cese de la relación de Francisco Correa y sus empresas con la sede central del PP en Génova. O en relación con advertencias del tesorero Álvaro Lapuerta sobre irregularidades en ayuntamientos de la Comunidad de Madrid. Con todo, un auto de admisión de prueba no puede valorar indicios. Eso es objeto de la sentencia. Por tanto, la resolución no puede entrar a considerar los indicios relacionados con Rajoy.

El PP ha reaccionado con una doble actitud propia de  la novela El extraño caso de el 'doctor Jekyll y el señor Hyde'. Por boca del vicesecretario Fernando Martínez Maíllo ha denunciado, poco  después de conocer la decisión del tribunal, el pasado martes 18, con términos fuertes, al tiempo que intentó deslegitimar a la acusación popular de  Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE) por lograr la admisión de su propuesta cuando la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado  se opusieron.

Sin embargo, el pasado jueves, día 20, tras el impacto negativo  que tuvo para el PP su reacción airada del martes 18, Rajoy dijo que su citación era un "acto de pura normalidad" y que irá "encantado" a declarar para "aclarar lo que quieran aclarar". El auto del tribunal seguramente defraudará las expectativas de Martínez Maíllo ya que, precisamente, pondrá, como toda resolución sobre medios de prueba, de relieve que es de sentido común que declare Rajoy como lo harán los demás exsecretarios generales de la época enjuiciada.

Más contenidos de

PUBLICITAT
PUBLICITAT
PUBLICITAT