Publicitat
Publicitat

Bar España: un caso demasiado atroz para ser creíble

Valentí Figueres aborda en el documental 'La manada' una de las leyendas más oscuras de la España contemporánea

En 2008 Valentí Figueres, autor del premiado documental El Efecto K. El montador de Stalin, desarrolló el guión de una ficción llamada La depuradora. Lo hizo inspirado por los chismes que se contaban sobre un importante cargo político del PP en Castellón. No encontró ninguna productora que apostara por su proyecto, principalmente porque, a pesar de que se trataba de una de esas películas que se presentan con un rótulo que asegura que cualquier parecido con la realidad es una coincidencia, la descripción del personaje y la ambientación de la historia evidenciaban a quién hacía referencia el protagonista del film, y la trama contenía pasajes demasiado delicados.

Figueres quería distanciar al espectador de cualquier simpatía con el personaje, y lo imaginó en la situación más deplorable y obscena en la que lo podía envolver: una orgía con drogas y abusos a menores. Todo respondía a un rumor que su suegro le había contado sobre la presencia de altas personalidades de la sociedad castellonense en un bar de carretera de Vinaròs donde a menudo se veía a grupos de niños entrando y saliendo a horas intempestivas. Con el guión de La depuradora guardado en un cajón, el director quiso averiguar qué había detrás de aquella historia de la que todo Castellón hablaba. "Cuando descubrí qué se comentaba sobre el Bar España, el corazón me dio un vuelco. Todo lo que yo había imaginado podría haber sucedido realmente", recuerda.

¿La alcantarilla más apestosa?

En los últimos dos años Figueres se ha adentrado en una investigación en torno al caso, recogiendo los documentos y testigos que Reinaldo Colás, padre de dos de las supuestas víctimas, recopiló en los años 90. Según la hipótesis de La manada, el documental que ilustrará esta investigación, a finales de los 90 unos ochenta niños de la residencia de menores Baix Maestrat de Vinaròs fueron torturados, violados y grabados en vídeo en orgías que tenían lugar en este bar y en la masía Mas del Coll de Rossell, y en las que habrían participado poderosas y conocidas personalidades del País Valenciano. Se calcula que cinco menores perdieron la vida víctimas de los excesos de sus verdugos. "Si los hechos son terribles, los nombres que citan las supuestas víctimas son realmente preocupantes, ya que, si su vinculación es cierta, pondrían en seria duda los fundamentos de nuestro sistema democrático", afirma Figueres. De las ochenta víctimas que habrían sufrido abusos durante aquella época, diecisiete, de nueve familias diferentes, presentaron denuncia. Además, tres personas se han inculpado por haber presenciado estas orgías. Según denuncia Figueres, "ninguna denuncia ha ido acompañada de una investigación rigurosa". Y es que los residentes del Baix Maestrat eran niños de familias desestructuradas, vulnerables y con un nivel sociocultural muy bajo. Todos excepto dos niñas, hijas del citado peluquero y empresario Reinaldo Colás.

Discípulo de Llongueras, Colás tuvo una gran popularidad en Castellón de finales de los 90. Pero todo se torció cuando sus dos niñas, que entonces tenían 3 y 5 años, confesaron que la nueva pareja de su madre, un empresario italiano , había abusado de ellas. La denuncia que interpuso contra este hombre supuso la primera de las muchas veces en las que Colás recurrió a la justicia. Y es que destapar estos supuestos abusos sirvió para abrir la caja de Pandora: varios niños del Baix Maestrat reconocían al italiano como uno de los hombres que abusaban de ellos cuando, noche tras noche, eran llevados por sus monitores a los pisos superiores del Bar España.

La distorsión

Uno de los hechos que más sorprenden a Figueres es que, veinte años después, muchos de aquellos menores mantienen invariable su testimonio. La justicia, sin embargo, no ha considerado nunca que exista un caso Bar España. Al contrario, la juez Sofía Díaz, identificada por las supuestas víctimas como una de las participantes en las orgías, ha interpuesto varias demandas contra algunos de los denunciantes y ha ordenado el cierre de aquellas webs que la relacionan con la trama, ya que considera que han vulnerado su honor.

Internet ha sido sin duda el terreno donde se ha cultivado esta leyenda negra. Las sorprendentes interpretaciones que desde páginas como Un técnico preocupado se han hecho de los testimonios de los niños han terminado distorsionando la historia, relacionándola con el satanismo o con una conspiración de escala muy superior de lo que las denuncias permiten imaginar. "No han hecho ningún favor al caso: sea cierto o no lo que han publicado, lo han convertido en un relato de literatura fantástica", afirma Figueres.

¿Qué fue de los niños?

La vida de los que aseguran que han sido víctimas de abusos y vejaciones se ha convertido, en la mayoría de casos, en un auténtico calvario. Muchos han acabado cayendo en la delincuencia o la drogadicción, Mari Carmen Moreno, que es entrevistada en La manada, sobrevive mendigando en las calles de Oropesa, y los hermanos Miguel Ángel y Domingo Maura llevan una década encerrados en la prisión de Albocàsser condenados por delitos menores. En diciembre del año pasado la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, se comprometió con un grupo de víctimas y familiares a estudiar su caso. Las cosas no han ido mucho mejor para Colás, que, totalmente arruinado y enfermo, cumplió en 2008 quince meses de cárcel por denuncia falsa, un delito por el que se le volverá a juzgar el 25 de septiembre.

"Yo no sé si estos hechos son reales. Quizás estoy ante la historia de un gran manipulador, Reinaldo Colás, que ha logrado convencer a toda esta gente para que siga diciendo estas cosas veinte años más tarde. O quizás estoy filmando un documental sobre una de las atrocidades más grandes de la historia de este país", explica Figueres, que tiene la intención de empezar a montar La manada después del verano.

Epílogo

Desde que Antena 3 trató el caso en el reportaje Pederastas al descubierto en 2008, varios medios como El Triangle, Aquí Actualidad o Kale Gorria lo han abordado en los últimos años. En los reportajes de estos tres medios se repiten varios nombres como supuestos implicados en la trama de Castellón: Bernard Alapetite, pederasta condenado vinculado a la extrema derecha francesa; Giuseppe Farina, empresario italiano y expresidente del Milan, y Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón, entre otros.

Más contenidos de