Publicitat
Publicitat

La citación sorpresa del Juez Andreu

El instructor del caso Bankia cita a declarar al inspector clave del Banco de España durante la salida a bolsa de la entidad, José Antonio Casaus

El juez Fernando Andreu, instructor del caso Bankia, contrario a imputar a altos cargos del Banco de España, citó ayer a declarar en calidad de testigo a José Antonio Casaus, el inspector de cabecera del grupo BFA-Bankia antes y durante la salida a Bolsa en julio de 2011. Casaus envió cuatro correos en abril y mayo de 2011 al jefe de grupo, Pedro Comín, alertando de la nacionalización si persistía el plan de lanzar una Oferta Pública de Suscripción de acciones nuevas, como finalmente ocurrió.

La citación del juez Andreu se produjo tras la declaración durante varias horas de Pedro Comín, que ha dimitido tras su imputación como director general adjunto de Supervisión del Banco de España, y del director de departamento, Pedro González, la mañana de ayer martes, día 14 de marzo. Comín, jefe de grupo del equipo de inspectores de BFA-Bankia durante la fusión de siete cajas y la salida a Bolsa, declaró ayer en calidad de imputado que comentó con su superior, Pedro González, los correos-informes de su subordinado, el inspector Casaus, en los que vaticinaba el fracaso de la operación y la nacionalización de pérdidas, pero señaló que no se los entregó.

González, que era jefe del departamento de Inspección de Cajas de Ahorro, recordó, en su declaración también como imputado, que, a su vez, analizó con Comín esos correos. Según asseguró, no vio los correos físicamente, pero habló de ellos con el entonces subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui. Según explicó González, el entonces subgobernador, era una persona “más cercana y más accesible” que el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordoñez.

Pero hay un problema. Comín, en rigor, solo recibió un correo de Casaus, el del 8 de abril de 2011, antes de presentar junto con González su informe a la Comisión Ejecutiva del Banco de España, con la propuesta de “estrategia y calendario de cumplimiento para reconstruir el capital principal” de Bankia. Porque este informe fue elevado con fecha 11 de abril de 2011.

Una fallida anunciada

Los otros tres correos de Casaus que advierten del posible desastre en base al análisis de la cuenta de resultados de Bankia del primer trimestre de 2011 –los únicos de que se disponía al salir a Bolsa- son de fecha 14 de abril, 10 de mayo y 16 de mayo. Es decir, Comín y González solo pudieron analizar el correo-informe del inspector “cabecera” Casaus del 8 de abril antes de tomar la decisión de dirigir su informe favorable a “aprobar la estrategia” del grupo Bankia el 11 de abril. La Comisión Ejecutiva lo aprobó el 14 de abril.

El 14 de abril de 2011, el director general de Supervisión, Jerónimo Martínez Tello, informaba por carta a Rodrigo Rato, que la comisión ejecutiva había aprobado la “estrategia”. Por lo tanto, lo que sostenía el inspector de cabecera Casaus fue apenas considerado por Comín, González y la cúpula del Banco de España.

En el informe del 11 de abril de 2011, Comín y González  advertían, en una nota a pie de página, slo siguiente sobre el precio de la salida a Bolsa: " Descuentos por encima del 40% del valor teórico contable del banco cotizado pueden cuestionar la propia solidez del proyecto". El descuento sería no del 40% sino del 74% sobre el valor teórico contable. El mercado cotizó a 3,75 euros la acción y el valor en libros era de 15,28 euros.

Los interrogantes sobre la supervisión

Comín, preguntado por este fiasco, dijo ayer que una cosa es lo que se decía en abril y otra cosa lo que ocurrió más tarde en julio, dada los problemas de la economía española. Sin embargo, Comín aportó ayer al juez otro informe a la Comisión Ejecutiva del Banco de España, de 9 de mayo de 2011 en el cual tanto el como González volvían a insistir sobre el precio.

La ejecución presenta todavía interrogantes como la determinación del precio (se estima un descuento sobre el valor teórico contable de entre el 40% y 50%) que puede alterar el equilibrio entre las partes implicadas o dificultar la viabilidad de los perímetros bancarios propuestos y que deberán ser objeto de análisis supervisor conforme se materialicen”, se señala.

Materializado el descuento del 74 %, cifra que casi dobla lo que advertían Comín y González, el argumento ahora es que otras sociedades y bancos cotizaban por debajo del valor teórico contable. El problema es que la OPS de Bankia se dirigía a vender acciones nuevas al mercado primario, no al mercado secundario donde cotizan las entidades.

Ese potente descuento, a ojos de los peritos judiciales, los inspectores del Banco de España Víctor Sánchez y Antonio Busquets, fue la sanción de un mercado que estimó exageradas las valoraciones que dieron lugar unos pocos meses antes, el 31 de diciembre de 2010, a la fusión BFA-Bankia. El juez Andreu, según se ha apuntado, ha citado de oficio a declarar al inspector Casaus el jueves. ¿Mantendrá el inspector lo que dijo en su declaración testifical de septiembre y lo que afirmaba en sus correos? Esa es ahora la cuestión. Ser o no ser Casaus.

Más contenidos de

PUBLICITAT
PUBLICITAT
PUBLICITAT