Publicitat
Publicitat

El comisario Eugenio Pino no aclara el origen de las pruebas sobre el caso Pujol

“Eso fue añoranza de jubilado, no sé por qué me metí… Lo que explico no es demasiado cierto. No tengo la seguridad", ha declarado Pino

El exdirector adjunto operativo de la Policía y hombre fuerte del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, Eugenio Pino, declaró en calidad de testigo ante el juez José de la Mata sobre el pendrive  polizón, metido en la causa del caso Pujol de manera subrepticia por la Policía. Pino, uno de los animadores de la operación Cataluña contra dirigentes independendistas catalanes, se echó atrás respecto a lo que había dicho en su escrito del 3 de noviembre pasado y ante la insistencia del juez dijo: “Me metí en esto por añoranza de jubilado. Dije cosas que no son demasiado ciertas. No tengo seguridad”.

Pino, ataviado con una chaqueta deportiva color verde oliva y unas gafas de sol con montura de estilo aviador, declaró por espacio de una hora y media. El motivo: un pendrive que la Policía introdujo en la causa y de cuya legitimidad como prueba existen dudas fundadas.

Con todo, los datos -ya conocidos- no son relevantes. Pero el juez parece haber encontrado un método presuntamente ilegal -el origen de la presunta prueba y su custodia- de intervención de la Policía (la UDEF entregó al juzgado un informe utilizando  contenidos del dispositivo el 1 de abril de 2016) y quiere aclararlo.

Para evitar ser citado a declarar, el excomisario Pino presentó un escrito el pasado 3 de noviembre. Según aseguraba, el citado pendrive fue entregado al comisario Marcelino Martín Blas por dos empleados de la agencia de detectives de Barcelona Método 3. Indicaba que Martín Blas le comentó que había informaciones con referencias a quien fuera director del Centro Nacional de Inteligencia, el general Jesús del Olmo, al hermano del ex ministro del Interior, a Alfredo Pérez Rubalcaba, y a otras personas relacionadas con la clase política de Cataluña. Por ello, decía Pino, dispuso que se entregase copia al CNI, a la Comisaría General de Policía Judicial y a la Comisaría General de Información. Según Pino este era, posiblemente, el origen del pendrive entregado a la UDEF.

Del Olmo, según ha acreditado el propietario de Método 3, Francisco Marco, es la pareja de su madre, María Fernández Lado, y Marco y el hermano de Rubalcaba son amigos personales. Marco y su madre han presentado denuncia contra varios policías y sus dos exempleados por estos hechos. Pino decía también en su escrito que el origen de la información del pendrive eran los citados dos exempleados de Método 3, Antonio Tamarit y Julián Peribañez, a quien definía como dos colaboradores de la Policía desde finales de 2012.

Ayer al ser preguntado por el juez De la Mata, la fiscal Belén Suárez y el fiscal Fernando Bermejo, echó balones fuera. El nombre de Tamarit le sonaba “porque se parecía al nombre de un mago”, en alusión a Juan Tamariz.

El juez De la Mata preguntó, no sin visible disgusto, por qué había presentado el escrito del 3 de noviembre, a lo que respondió: “Eso fue añoranza de jubilado, no sé por qué me metí… Lo que explico no es demasiado cierto. No tengo la seguridad. Me lo dice Marcelino Martín Blas. Todo eso son rumores, lo de Del Olmo y Rubalcaba”.

Martín Blas, explicó Pino, “me da esto de estos”. “Esto” es el pendrive y “estos” los dos detectives de Método 3. “Yo lo meto en el ordenador y como soy muy torpe y estaba encriptada digo que lo distribuyan. No miré el contenido”.

Esta manera de responder causó irritación contenida en los interrogadores. El fiscal Fernando Bermejo lucía una piel enrojecida cuando preguntaba. En cierto momento, Pino dijo: “Tengo una imaginación poderosa como policía”.

Martín Blas tendrá, ahora, que aclarar los términos de la “imaginación poderosa” que reconoce tener Pino (los famosos informes reservados sobre el 11-M, Marta del Castillo y otros que dijo haber encargado no se encuentran en el ministerio del Interior). Su declaración está prevista para este viernes a las 13.00 horas.

Mientras tanto, el jefe interino de la UDEF, Manuel García Catalán, ha aportado un pendrive al juez De la Mata, aparentemente desconocido hasta ahora, que se ha hallado “revisando armarios” y que contendría información sobre la causa.

Tanto Pino como Martín Blas, asó como un grupo de policías bajo su mando, son personajes involucrados en la búsqueda de pruebas criminales contra dirigentes independentistas, la llamada Operación Cataluña, todos ellos estimulados por el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Este jueves el diario Público reprodujo el audio de la declaración de Josep Pujol ante el juez De la Mata el 13 de noviembre de 2015 donde hace referencias a una reunión que mantuvo con el comisario José Villarejo en febrero de 2014, en el despacho del abogado madrileño Javier Iglesias Redondo, reunión de la que informó primero el diario El País. Josep Pujol, que en esas fechas trabajaba para la empresa Indra como director corporativo en Estados Unidos, relata a preguntas de la fiscal de la Fiscalía Anticorrupción, Belén Suárez, que el entonces comisario le dijo: "La información se ha cocinado para tener una causa aquí y para poder joderos, porque nosotros vamos contra vosotros por el tema independentista y esto es una instrucción directa del ministro del Interior”. Ambos estaban a solas, ya que el abogado Iglesias, tras presentarles, se había marchado.

Más contenidos de

PUBLICITAT

El + vist

El + comentat

PUBLICITAT
PUBLICITAT