Publicitat
Publicitat

La policía política, condenada

"En la historieta del pen drive obtenido por medios ilícitos se concentra una muestra de laboratorio de las actividades de la guerra sucia que puso en marcha Fernández Díaz"

Se veía venir. El juez José de la Mata tuvo primero el instinto, uno que te da el olfato tras observar cómo los policías intentan venderte una burra siguiendo las indicaciones de sus jefes. Y cuando quien era el amo exhibe tal omnipotencia como para decirte a la cara que lo que te ha explicado en un escrito previamente pudo ser el producto de una imaginación poderosa, ya es la guinda. Y eso es es lo que explicó al juez el que fue número dos de la Policía y mano derecha de Jorge Fernández Díaz, el director adjunto operativo, Eugenio Pino. 

En la historieta del pen drive obtenido por medios ilícitos se concentra una muestra de laboratorio de las actividades de la guerra sucia que puso en marcha Fernández Díaz desde su nombramiento en el Ministerio del Interior. 

Llegó con una misión: aplicar una política criminial para desactivar al soberanismo. Y tuvo el placet de su amigo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. 

La prueba de ello son las dos grabaciones realizadas en el despacho de Fernández Díaz el 2 y 16 de octubre de 2014, semanas antes de la consulta del 9 de noviembre. Allí el 2 de octubre el ministro le explica a Daniel de Alfonso, entonces director de la Oficina Antifraude, que comentará el encuentro (para hallar pruebas o inventarlas contra dirigentes de CDC y ERC) con Rajoy. Y el 16 cuando vuelven a tramar sus operaciones le apunta que Rajoy ya lo sabe. Es decir, que ha cumplido lo que había prometido catorce días antes.

Más contenidos de