Publicitat
Publicitat
image-alt

ENRIQUE VILA-MATAS

image-alt

Mira, Mariona

Mariona y yo no nos habíamos sentido nunca tan enamorados como en aquel momento. La luz de la luna entraba con decisión en mi apartamento de la calle Nopca, y todo iba muy bien, increíblemente bien, el...