Publicitat
Publicitat

ABANSD’ARA

Atentado contra el rey Amadeo I

De la crònica de Juan Mañé y Flaquer (Torredembarra, 1823 - Barcelona, 1901) dins Revista política de España a Almanaque del Diario de Barcelona (1872). Tal dia com avui de fa 145 anys, uns republicans federals van atemptar contra Amadeu I al carrer Arenal de Madrid. Un confident havia alertat el governador civil de la capital, el català Pere Mata. Els agents van matar un dels agressors i van detenir la resta de pistolers. Francesc Pi i Margall va ser l’advocat que va defensar els acusats. Aquell regnat era el primer que va intentar mantenir una monarquia parlamentària a Espanya, entre gener de 1871 i febrer de 1873, quan Amadeu va abdicar, cosa que va donar pas a la I República Espanyola (1873-1874). A la Catalunya del 1872 s’havia entaulat des del mes d’abril la Tercera Guerra Carlina a partir de la crida de Carles VII, pretendent al tron d’Espanya.

[...]

La noche del 18 de julio [del 1872], cuando los Reyes regresaban a Palacio, de vuelta de los jardines del Buen Retiro, unos hombres apostados en la calle del Arenal dispararon varias armas de fuego contra el coche real, sin que hirieran a ninguna de las personas contra las cuales parece iban dirigidos los tiros. En la refriega, uno de los agresores fue muerto por la policía, siendo casual que nadie haya reconocido al difunto, que casualmente también parece era el jefe y cabeza de los regicidas. La causa, si un día llega a verse en plenario, nos aclarará este y otros misterios. Por ahora hemos de notar que los periódicos ministeriales atribuyeron el atentado a sus inmediatos sucesores en el poder, los conservadores de la revolución. En la madrugada del día siguiente, el rey Amadeo sale a una excursión veraniega para visitar nuestros principales puertos del mar Cantábrico, donde, según dice la Gaceta, es recibido con entusiasmo indescriptible. Al cerrar esta revista, continua en el poder el ministerio radical, continua el desbarajuste en la administración, la inseguridad, la anarquía y la guerra civil en Cuba y en Cataluña, sostenidas por la impunidad casi absoluta de que gozan los criminales y los perturbadores, y continúan unas Cortes apenas abiertas y ya gastadas.

Més continguts de

PUBLICITAT

El + vist

El + comentat

PUBLICITAT
PUBLICITAT