Publicitat
Publicitat

ABANSD’ARA

París tal vez sea una fiesta

De Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939 - Bangkok, 2003) a Triunfo (5-II-1972). Aquests dies fa 82 anys de la Llarga Marxa de Mao i 50 de la seva Revolució Cultural, una revulsiva campanya política a gran escala que agitava arreu consciències progressistes. Temps després encara surava en l’imaginari intel·lectual d’una esquerra europea que ja perdia referents.

-Ésta es una ciudad en decadencia. ¿No te parece? Me hace el comentario una compatriota que vive fuera de España hace algunos años. Es como si me hablara en egipcio. ¿Decadencia? Es posible… Me encuentro París precisamente en su Barrio Latino, con las camionetas llenas de policía y tríos de flics paseando por las aceras. Pero a unos metros, en La Joie de Lire, las librerías siamesas de François Maspero, uno puede encontrar revistas, folletos y libros en contra de los flics. Revistas legales en las que se caricaturiza al matrimonio Pompidou con una refrescante impunidad. No. A la hora de llegar a París no veo por ninguna parte su decadencia. Sobre todo en las estanterías de La Joie de Lire, parece haberse convertido en la capital de la conciencia de la libertad del mundo: hay aquí estudios sobre la revolución entre los quechuas, los mongoles y los pingüinos de la Antártida. Muchachos quinceañeros, o poco más, venden sus revistas de gauche en las pobladas aceras del barrio. Si se les pregunta por su cordón umbilical te cuentan toda la historia de sus escisiones y sus contraescisiones. Te la cuentan con una pasión y una fuerza legitimadoras. A la izquierda de la Ligue Communiste o a la derecha de los trotskistas convencidos del reaccionarismo de Mao (¡Está frenando al proletariado chino!), para mí todo esto es una fiesta. Es una fiesta que vengan a contarme que la CGT es, después del gaullismo, la segunda fuerza conservadora de Francia. -¡Pero si la controlan los comunistas! -¡Precisamente por eso! Se confirman. Estoy en el Barrio Latino. Me repito. Es la isla roja de la “inteligencia” en un París y en una Francia básicamente neocapitalista y conservadora. Todo esto es un espejismo verbal, sigo repitiéndome. […] Incluso tiendo a sospechar si no será todo este izquierdismo noctámbulo una tentación turística, como los tórax de las señoras del Lido o las seiscientas clases de queso francés. Pero los flics vigilan. Piden la documentación. […] Sus camionetas son negras, sus impermeables son negros, revolotean como negros pájaros nocturnos. Vigilan, no hay duda. Es de noche y las librerías de François Maspero están llenas. Uno empieza a oler a “mercancía marxista”. Aquí se vende la agresión armada o desarmada contra la sociedad neocapitalista. […]

Més continguts de

PUBLICITAT
PUBLICITAT
PUBLICITAT