Deloitte figuró y cobró como asesora de Bankia en la salida a bolsa

El socio auditor Francisco Celma continúa este lunes bajo la lupa de la fiscal

¿Participó la firma de auditoría Deloitte –se sienta en el  banquillo como persona jurídica por delitos de estafa de inversores y falsedad contable en el juicio de Bankia- en los trabajos y en el folleto de salida a Bolsa de la entidad bancaria el 20 de julio de 2011? 

La respuesta del socio auditor Francisco Celma, también acusado, el pasado miércoles 13 de marzo en el juicio oral al abogado Andrés Herzog, de la acusación popular Confederacíon Intersindical de Crédito (CIC), fue tajante: “Ninguna participación en los trabajos de salida a bolsa y ninguna intervención en el folleto”.

Celma ya había explicado esta posición durante la declaración que prestó, en calidad de imputado, el 20 de julio de 2016, durante la instrucción de la causa. En respuesta a la abogada Carmen Herranz de la acusación popular 15MpaRato, señaló:

“Si usted va al Folleto de la salida a bolsa, que tiene 400 páginas, ahí no está ni el informe de auditoría de Deloitte, ni están las cuentas que lo acompañan. Es decir, ahí hay información de futuro que metió la entidad y por lo tanto son proyecciones que hizo con sus bancos de negocios y con sus asesores, el folleto fue hecho por el banco con la ayuda de un bufete de abogados, bueno el que hizo toda la operación de salida a bolsa, que fue Uría y Menéndez…”.

Sin embargo, en el folleto de la Oferta Pública de Suscripción de acciones, inscrita en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con fecha 29 de junio de 2011, no es lo que se desprende del llamado capítulo nota de las acciones, página 81. En el punto 10.1 donde se debe dejar constancia “si en la nota sobre los valores se menciona a los asesores relacionados con una emisión, una declaración de la capacidad en la que han actuado de asesores” se señala que “además de las entidades coordinadoras globales, las siguientes entidades han prestado servicios de asesoramiento en la relación con la Oferta objeto del presente Folleto Informativo: 

  (a) Uría Menéndez Abogados S.L.P despacho encargado del asesoramiento legal en derecho español de Bankia.  

  (b) David Polk & Wardwell LLP, despacho encargado del asesoramiento legal en derecho estadounidense de Bankia.

  (c) Linklaters S.L.P, despacho encargado del asesoramiento legal en derecho español y estadounidense de las entidades aseguradoras de la Oferta.

  (d) Deloitte S.L., auditores de cuentas de Bankia”.

En el sumario del caso Bankia consta una carta de Deloitte dirigida al Comité de Auditoría y Cumplimiento (CAC) de Bankia el 9 de marzo de 2012, durante la presidencia de Rodrigo Rato, en la que con la firma de Francisco Celma en “anexo número I (ver reproducción) se incluye el importe total de honorarios de Deloitte correspondientes al ejercicio 2011 clasificados por tipo de servicios”.

Tras enumerar cuatro conceptos de servicios remunerados a Deloitte, se señala: “Adicionalmente, los honorarios satisfechos a su auditor por los trabajos de auditoría y revisión realizados en relación con el proceso de la Oferta Pública de Suscripción de Bankia S.A. llevada a cabo en el ejercicio de 2011, y con otros servicios no recurrentes realizados en el mencionado ejercicio han ascendido a 2.295 miles de euros”.

Facturas de 2,2 millones de euros

Las facturas, que constan en el sumario, reflejan, en efecto los trabajos para la salida a bolsa por la cantidad de 2.295.000 euros.

Esta contradicción se suma a la versión de Celma sobre la historia del célebre papel-borrador de informe de auditoría de las cuentas de 2011.

Celma explicó en el juicio lo mismo que ya había declarado como testigo  el 20 de enero de 2013 en instrucción, antes de ser imputado. El 18 de abril de 2011, a las nueve de la noche le llamó Rodrigo Rato, quien le aseguró que le entregarían la documentación pendiente que Celma estaba solicitando desde hace meses y, sobre todo, le informó que ya había logrado la luz verde para una inyección de capital de 7.000 millones de euros.

Celma narró en 2013, esa vez en calidad de testigo, la genésis del “papel” o propuesta de borrador de informe de auditoría. "Si la inyección viene a Bankia en BFA se mantienen las dos salvedades y las dudas sobre la viabilidad porque no cambia. Y en el caso de Bankia, si se concreta la inyección de capital y nos dais la información pendiente de recibir vamos a trabajar día y noche para dar una opinión favorable para que podáis convocar la junta general de accionistas". 

Es decir: a partir solamente de una conversación a iniciativa de Rato el socio auditor elaboró el 18 de abril el borrador y se lo envió al día siguiente a Rato y al interventor Sergio Durá. No consideró necesario  consultar con su equipo (en Bankia trabajaban, según ha declarado Celma, 70 personas de Deloitte). 

Celma aclaró que como no le aportaron lo prometido (la documentación pendiente y no tuvo lugar la inyección de capital) Deloitte no hizo su informe de auditoría de las cuentas de 2011.

Més continguts de