Abertis pide prorrogar los peajes a la AP-7 y la AP-2

El ministerio de Transportes evaluará si las empresas que han solicitado formalmente ser compensadas, entre ellas Abertis, cumplen los requisitos

Abertis, la empresa que gestiona las concesiones de las autopistas catalanas AP-7 y AP-2, ha pedido formalmente al gobierno español la prórroga de las concesiones que tiene firmadas con el Estado por estas dos vías. Según ha podido saber el ARA de fuentes del ministerio de Transportes, la empresa se habría acogido así a la norma publicada por el gobierno español en julio, que abría la puerta que las empresas que tenían alguna concesión pidieran al Estado una prórroga de los contratos para compensar las posibles pérdidas que se derivaran de las medidas que se tomaron durante el estado de alarma para frenar y contener la expansión de la pandemia.

El ministerio de Transportes evaluará a partir del mes de noviembre si las empresas que han solicitado formalmente ser compensadas, entre ellas Abertis, cumplen los requisitos que recoge el real decreto publicado en julio. De momento, lo que es seguro es que en caso de que el gobierno español dé luz verde a la prórroga de la concesión, duraría, como mucho, los mismos meses que el estado de alarma, es decir, 99 días, tal como recoge el real decreto aprobado por el gobierno español. Ahora bien, el gobierno central no ha querido concretar a preguntas de este diario cuándo decidirá sobre esta cuestión: “No hay plazo”, y dejaba la puerta abierta a resolver la solicitud incluso poco tiempo antes del fin de la concesión. El covid-19 hizo saltar por los aires los planes del Estado de no proponer ninguna compensación a las empresas concesionarias de autopistas. En un principio, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, insistía que desde el departamento que dirige no preveían esta opción. Finalmente, sin embargo, descartaron esta idea y aprobaron una normativa que prevé que “siempre que la empresa demuestre las pérdidas, la compensación consistirá al ampliar el plazo de duración de la explotación”, y no una indemnización en forma de ingreso devolviendo el dinero que la empresa pueda reclamar por el lucro cesante.

Las carreteras catalanas afectadas por esta decisión son el tramo de la AP-7 de Cambrils a la Jonquera y la AP-2 del Vendrell a Lleida. En las dos vías el contrato que tiene el Estado con Abertis acaba el 1 de septiembre del 2021, fecha en que deja de estar vigente. Ya a finales del mes de abril, los directivos de Abertis, la primera concesionaria de autopistas de España y propiedad en un 50% de ACS -presidida por Floretino Pérez-, reclamó al gobierno que se les resarcieran las pérdidas.

Gritos de alerta

El debate sobre si se prorrogarán o no las concesiones ya ha levantado polémica. Justamente este jueves, antes de que se conociera que Abertis quiere alargar las concesiones, la junta de portavoces del Ayuntamiento de Sabadell acordó instar al gobierno español a descartar la prórroga de la concesión de la AP-7 y la AP-2. La moción la presentó el grupo de Esquerra Republicana en el Ayuntamiento y se aprobó por unanimidad.

Además, el consistorio también reclama que no se incrementen las tarifas de los peajes de las dos vías durante el tiempo que queda de concesión, en teoría, poco más de un año, a pesar de que si se acaba ampliando la prórroga el contrato podría estar vigente hasta comienzos del año 2022. Esta sería la segunda ocasión en la que después de años de polémica acaba una concesión de autopista en Catalunya. La primera fue el diciembre del 2019, cuando finalizó el contrato del tramo sur de la AP-7, que va desde Tarragona a Alacant, y que explotaba Aumar, una compañía que también forma parte del grupo Abertis.

El + vist

El + comentat