Adele rechaza ofertas publicitarias por valor de 40 millones de dólares después de su gran pérdida de peso

La cantante, de 32 años, ha atraído mucha atención mediática después de perder 45 kilos

El cambio físico que ha experimentado Adele en los últimos tiempos sigue siendo noticia. Porque la cantante inglesa, después de haber perdido 45 kilos, se ha convertido en objeto de ofertas para protagonizar anuncios y campañas televisivas de todo tipo. Las propuestas, muy previsibles si se tienen en cuenta los criterios que siguen las marcas a la hora de elegir a los personajes que anuncian sus productos, no han ido tal como se esperaban. La artista, según publica The Mirror, ha rechazado acuerdos de publicidad por un valor 40 millones de dólares, una cifra enorme que otros muchos ya querrían recibir.

En su caso, todas estas ofertas no han sido lo suficientemente motivadoras porque, de hecho, rechaza convertirse en un "clon de las Kardashian", tal como ha publicado The Sun. "Adele ha rechazado rotundamente varios acuerdos de unos cuantos millones de libras, que incluían planes de dieta, paquetes de estilo de vida, libros de cocina, vídeos de ejercicios e, incluso, hacer de modelo de pasarela", ha explicado una fuente anónima al diario británico. Otra fuente ha dicho a la revista Heat que "Adele está encontrando la atención [que recibe por su cambio físico] muy vergonzosa". "Ella admite que aunque ahora quizás esté mejor que nunca, se siente increíblemente cohibida por su apariencia. A veces le cuesta creer que esté todo lo bien que la gente dice", añade el medio. "Dice que se sorprende cuando se mira en el espejo, pero que realmente disfruta comprándose mucha ropa nueva. Es como si estuviera recuperando el tiempo perdido", concluye.

Otros medios aseguran que el motivo que le ha hecho rechazar esta enorme cantidad de dinero a cambio de hacer anuncios es la dedicación casi exclusiva a su próximo disco, que será el cuarto, cinco años después del último. Hoy por hoy los tres que ha publicado – 19 (2008), 21 (2011) y 23 (2015)– la han convertido en un icono global y en una de las voces femeninas que más han vendido de la historia, con más de 120 millones de copias distribuidas.

La cantante inglesa empezó una potente dieta en abril después de divorciarse de Simon Konecki, que se llevó un importante pellizco de su patrimonio porque no habían firmado cláusulas prematrimoniales. Concretamente, la cifra perdida por la artista en la separación del padre de su hijo, Angelo, sería de 170 millones de dólares. La dieta que empezó justo después del divorcio es de 1.000 calorías al día, acompañada de un duro entrenamiento físico. Su primera foto, en mayo, consiguió una enorme difusión en las redes y le ha generado el alud de ofertas publicitarias actual.

El + vist

El + comentat