Anticorrupción sigue a la espera de los datos de la investigación suiza sobre Juan Carlos I

El fiscal Bertossa da una clave sobre el dinero en una comisión rogatoria de agosto de 2019

La Fiscalía Anticorrupción sigue a la espera de los datos que se comprometió a enviar a España el fiscal de Ginebra Yves Bertossa. Dicha fiscalía, que investiga las presuntas comisiones pagadas en el contrato de la obra del Ave a la Meca, solicitó por comisión rogatoria los datos de la investigación que sigue en el último año y medio el fiscal suizo sobre el asunto.

La investigación del fiscal suizo, a su vez, intenta conectar la relación de esas presuntas comisiones con la transferencia de 100 millones de dólares realizada por el ministerio de Finanzas de Arabia Saudí el 8 de agosto de 2008 a una cuenta de la fundación panameña Lucum -cuyo primer beneficiario era entonces el rey Juan Carlos I y  segundo el entonces príncipe de Asturias, actual rey Felipe VI- en el banco Mirabaud de Ginebra.

El juez Manuel García- Castellón se interesó por la investigación helvética  en la primera semana de agosto de 2019 y viajó en dichas fechas  a Ginebra para entrevistarse con Bertossa, según ya informó ARA.

A raíz de este primer contacto, García-Castellón solicitó por comisión rogatoria que se le enviasen los datos. A su vez, Bertossa pidió el envió de los audios grabados entre Corinna zu Sayn-Wittgenstein con el expolicía José Manuel Villarejo sobre presuntas comisiones y la relación entre ella y Juan Carlos I.

El juez García-Castellón envió los audios a Ginebra y Bertossa cursó los datos sobre su propia investigación por comisión rogatoria en agosto pasado.

La investigación de las presuntas comisiones del Ave, empero, son investigadas sin judicializar en diligencias abiertas por la Fiscalía Anticorrupción en 2018.

El fiscal Luis Pastor ha sido designado por el fiscal jefe, Alejandro Luzón, a cargo de este asunto y como parte de la cooperación entre la Fiscalía Anticorrupción y la Fiscalía de Ginebra, Bertossa viajó a Madrid en octubre pasado para entrevistarse con Luzón. Fue entonces que se resolvió cursar dos comisiones rogatorias cruzadas: Bertossa pediría los datos a Anticorrupción y esta a su vez haría lo propio a Ginebra. 

Esos datos son los que espera la Fiscalía Anticorrupción.

Mientras tanto, se conocen datos de la comisión rogatoria que en agosto pasado Bertossa envió a García- Castellón, según una información publicada por el diario El País.

Hasta ahora la relación entre las presuntas comisiones pagadas por la obra del Ave a La Meca y la transferencia de 100 millones a una cuenta suiza del entonces rey Juan Carlos I aparentemente no encajaban por el hecho de que la “donación” o “regalo” de la monarquía saudí al rey de España data del 8 de agosto de 2008 y la adjudicación de las obras del ave a la Meca tuvo lugar en 2011.

El proceso del megaproyecto comenzó en 2006. Y en la comisión rogatoria de agosto pasado, Bertossa señala que las empresas españolas adjudicatarias habían hecho una oferta con “una rebaja del 30%”. 

Por ello, la fecha final de adjudicación de 2011 no ha disuadido a Bertossa -que investiga un posible blanqueo de capitales agravado - de considerar los 100 millones de dólares como un posible pago por las gestiones para conseguir una rebaja del precio que algunas fuentes consultadas sitúan en alrededor de 2.000 millones de dólares. 

La comisión rogatoria de agosto de 2019 da cuenta de los movimientos de la cuenta de la fundación Lucum. El más relevante, el “regalo” o “donación irrevocable” de casi 65 millones de euros del rey Juan Carlos I a Corinna en 2012, mediante transferencia a una cuenta de su examante en una entidad bancaria de Bahamas.