“El mundo al revés”

Francisco Celma, socio auditor de Deloitte, ya declara más tiempo que Rodrigo Rato

Francisco Celma, socio auditor de Deloitte, acusado por la acusación popular de delitos de estafa de inversores y falsedad contable, declaró este lunes 18 de marzo durante siete horas por tercer día en el juicio por la salida a bolsa de Bankia y volverá a hacerlo este martes 19 superando al expresidente de la entidad Rodrigo Rato, que consumió tres jornadas.  

Casi al final de sus respuestas a letrados de la defensa, Celma exclamó: “Es el mundo al revés”. Respondía así al abogado de la acusada Araceli Mora, exconsejera independiente, quien le preguntó por qué razón si no le daban los documentos para terminar el trabajo de auditoría de las cuentas anuales a 31 de diciembre de 2011, no se dirigió formalmente al Banco de España y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV) para informar sobre la imposibilidad de presentar el informe de auditoría habida cuenta de que BFA-Bankia no le daba documentación pendiente y las cuentas formuladas y firmadas. Celma sostuvo que no era asunto suyo y que no tenía obligación de hacerlo.

El documento que lleva por título “informe de auditoría de cuentas consolidadas”, que, según Celma, envió a Rato el día después de que el presidente de Bankia le llamase por teléfono, el 18 de abril de 2011, es un mero papel, sin logo de Deloitte. Se trata de un “papel” sin salvedades, con un párrafo de énfasis o alerta en relación con que estaba pendiente de aprobar el Plan de Rato por el Banco de España.

El borrador en regla, también sin membrete

Pero, he aquí que tampoco lleva membrete el borrador que entregó el propio Celma a la reunión del Comité de Auditoría del 25 de mayo de 2012, dieciséis días después de la defenestración de Rato y el nombramiento de José Ignacio Goirigolzarri. Según Celma. dicho borrador sí era un borrador en regla.

“Es el mundo al revés”, la frase que soltó Celma tras resoplar profundamente ante los letrados de varias defensas quizá refleje una realidad. Pero, ¿cual? ¿La de Celma, que se presenta como víctima? ¿O la del equipo de BFA-Bankia a punto de ser barrido sin haberse enterado y con el auditor esperando ver pasar el cadáver de Rato?

Contradicciones de Celma

Carlos Aguilar, letrado de Ángel Acebes, expresidente del Comité de Auditoría de BFA, la matriz de Bankia, logró con un interrogatorio muy profesional provocar la admisión de contradicciones y equivocaciones por parte de un Celma claramente desbordado que abandonó su estilo profesoral siempre con la mirada puesta en la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, que le prodiga cierta protección maternal.

Da toda la impresión de que Celma sabía muy bien, en 2012, el puerto al que se dirigía mientras que los consejeros de BFA y Bankia vivían en una burbuja. Ignoraban que en el mes de abril de 2012 el entonces ministro Luis de Guindos – el ahora vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), citado como testigo en el juicio, ha solicitado declarar por videoconferencia- ya se orientaba a intervenirles. 

Si se observa la conducta de Celma, a partir del 19 de abril, cuando envía el papel a petición de Rato, se limita a esperar en adelante que el equipo del expresidente caiga como una pera madura. Parece esperar el desenlace. Cuando conoce que Bankia ha formulado las cuentas y las ha enviado a la CNMV sin informe de auditoría, tampoco se inmuta. Y ello a pesar de que tenía un equipo de 70 auditores empotrados en Bankia. “Me pasaba el día en la Torre”, admitió ayer.

Este martes continuará el interrogatorio el letrado de Araceli Mora y es previsible que pueda interrogar Ignacio Ayala, abogado de Rato. Estaba prevista el comienzo de la fase testifiical el miércoles 20 con la declaración del actual presidente de Bankia,  José Ignacio Goirigolzarri, pero ya no es segura.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat