Bolsonaro insinúa que la culpa es de las ONG

Se han registrado 38.228 focos de incendio desde enero, cuando el presidente se estrenó en el cargo

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha insinuado que las ONG podrían estar detrás de los miles de incendios que están quemando el Amazonas -la principal selva tropical del mundo y uno de los pulmones que se consideran vitales para contrarrestar el calentamiento global- y que están disparando las cifras de los últimos años. "Puede haber, sí, y no lo estoy afirmando, una acción criminal de estas oenegés para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil", declaró Bolsonaro, que ha levantado polémica sobre todo estas últimas semanas porque es partidario de la explotación comercial -agrícola y mineral del Amazonas.

"Puede haber, sí, y no lo estoy afirmando, una acción criminal de estas oenegés para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil"

Para reforzar su tesis, Bolsonaro dijo que su gobierno ha "cortado el suministro de dinero público que iba a las ONG" que operan en la región amazónica para proyectos "supuestamente" volcados al cuidado del ecosistema. "El personal ya está notando la falta de dinero", agregó el gobernante de ultraderecha tras comprometerse a determinar si los incendios en el principal pulmón del planeta han sido provocados. "El crimen existe. Ahora tenemos que hacer lo posible para que no aumente" y establecer las responsabilidades, "si es que las hubiera", indicó Bolsonaro.

A pesar de las declaraciones del presidente de Brasil, sigue habiendo preocupación por las políticas medioambientales de su partido entre diversos sectores de la población y los movimientos ecologistas. El motivo es que este aumento de los fuegos sin precedentes se está produciendo justamente desde que Jair Bolsonaro accedió a la presidencia de Brasil, en enero. Y nada más llegar al cargo, el ex militar, haciendo caso omiso de la preocupación internacional por el crecimiento de la deforestación, ya prometió que abriría la selva a la explotación minera y agrícola.

Las ONG temen que el aumento de los incendios pueda deberse a la acción de propietarios agrícolas y empresarios del campo que se hayan visto animados por las políticas de Bolsonaro y hayan decidido ganar terreno en el Amazonas. Según el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (IPAM), el aumento de los incendios " tiene relación con la deforestación y no con una sequía más intensa, como podría pensarse", que en ningún caso "explicaría" los incendios.

El Amazonas arde: 38.228 focos de incendio desde enero

La cifra de incendios que se han declarado desde principios de año en Brasil es la más elevada de los últimos siete años. Entre el mes de enero y las tres primeras semanas de agosto, el país ha registrado 71.497 focos de incendio, poco más de la mitad de los cuales en el Amazonas. Según los datos divulgados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, este dato es un 83% superior a la del mismo período del año pasado. La extensión de los incendios ha obligado a algunos estados amazónicos a declarar situación de emergencia o alerta ambiental porque la humareda puede provocar enfermedades respiratorias y afecta al tráfico aéreo.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat