TÈXTIL

Buff reinventa su mítica bufanda en tiempos de pandemia

La empresa convierte la crisis en una oportunidad para hacer mascarillas y bufandas tubulares con filtros certificados contra el covid-19

La empresa Original Buff ha sufrido, como tantas otras empresas, el impacto del covid-19. La compañía, con sede en Igualada, llegó incluso a cerrar cuando en la comarca de l'Anoia se decretó el confinamiento perimetral de la cuenca de Òdena. Pero ante las dificultades, Original Buff, que tiene como producto estrella la bufanda tubular, tiene claro que hay que levantarse. Es por eso que en tiempo de covid-19 empezó a hacer mascarillas, la Buff Filter Mask. Pero no se quedó allí, y ya ha sacado al mercado unas nuevas bufandas tubulares preparadas para tapar boca y nariz y con un filtro homologado, la Buff Filter Tube.

La idea surgió cuando, con la fábrica cerrada por la pandemia y la economía prácticamente parada, la demanda de las bufandas tubulares crecía, sobre todo en países como Alemania o Estados Unidos, explica Dánae Malet, product manager de la empresa. Era un momento en que había carencia de mascarillas pero las autoridades recomendaban tapar las vías respiratorias como medida contra el contagio. “Esto nos trajo a pensar que teníamos que mejorar nuestro producto”, explica Malet. El problema era que tampoco había filtros en el mercado.

La empresa está acostumbrada a hacer las colecciones a dos años vista -ahora prepara el producto que pondrá en el mercado para la primavera del 2022- y tenía que iniciar una carrera a contrarreloj para diseñar, certificar y homologar una tubular con filtro. Y el primer gran reto fue precisamente encontrar un fabricante de filtros. La casualidad les ayudó. Una persona de Igualada puso en contacto a Buff con Ahlstrom-Munksjö, un fabricante italiano de filtros. La empresa no hacía este tipo de filtros, sino otros para la industria, pero creyó en la idea y desarrolló el filtro que ahora incorpora la Buff Filter Mask.

La empresa está acostumbrada a hacer las colecciones a dos años vista y tenía que iniciar una carrera a contrarreloj

“En este producto hay mucho desarrollo, y se ha hecho en un tiempo récord”, explica Malet. La clásica bufanda tubular ha tenido que cambiar de diseño y hacerse más ergonómica, porque hace falta que tape la boca y la nariz y quede muy fijada. Además, se tiene que adaptar mucho más a la cara y se tiene que poder cambiar el filtro.

El nuevo producto ha pasado durante el verano las pruebas para la certificación, especialmente en lo que hace referencia a la respirabilidad y a la protección bacteriana. Y lo ha conseguido: tiene la certificación de las mascarillas quirúrgicas (EN14683: 2019, tipo Y e II), con un 98% de eficiencia de filtración bacteriana y alta respirabilidad. Además, utiliza tecnología HeiQ V-Block, un tratamiento antimicrobio que se aplica en el bolsillo interior, protege de microbios y gérmenes y soporta hasta 30 lavados a 60 grados.

Además, Buff ha querido ser fiel a sus principios. Fabricación propia, proveedores en su mayoría locales y economía circular. El producto está hecho con un 95% de poliéster reciclado.

La respuesta del mercado ha sido “muy buena”, dice Malet. “Está funcionando muy bien, y vendemos mucho en los Estados Unidos”, explica. La fábrica de Igualada trabaja al 100% y, por primera vez, con más turnos de los habituales, para poder atender toda la producción cumpliendo con las normas contra el covid-19, es decir, con menos personas por turno. “Incluso tenemos turnos de fin de semana, que no habíamos tenido nunca, y se ha contratado más personal”, indica.

Además de las ventas, a la empresa igualadina, que presentó un ERTE durante el confinamiento de la primavera, también le han aumentado los costes “por el desarrollo de los dos nuevos productos”, indica Malet, que recuerda que han tenido que desarrollar “mucha innovación en un tiempo récord”.

La Buff Filter Tube se ha puesto en el mercado en dos tallas para adultos, con 12 colores diferentes, y una talla única y 5 estampados diferentes para niños.

Buff ha encontrado su oportunidad en un momento de crisis y saca partido. Pero la compañía, que en 2019 cerró con una facturación de casi 40 millones y bordeó los 5 millones de beneficio, sabe que es un momento difícil. Buff dará el 2% de los beneficios globales del 2020 a Unicef España, y de este modo colaborará con varios proyectos que desarrolla la organización. Unos beneficios en gran parte generados por la Buff Filter Mask, la mascarilla de filtro cambiable, y la Buff Filter Tube, la bufanda-mascarilla con filtro, dos productos nacidos para hacer frente a la pandemia.

El + vist

El + comentat