Cómo Errejón convirtió en un paria inelegible a Fernández Díaz

Solo quedaba una alternativa: poner a Fernández Díaz en una comisión donde no había que ser elegido, es decir, votado

El 8 de noviembre, veinte días después de que el Congreso de los Diputados le reprobase, y una semana después de dejarle fuera del gobierno, Mariano Rajoy contaba con el PSOE y Ciudadanos para hacer presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso a Jorge Fernández Díaz. El Partido Popular tuvo que desplazar al titular de esa comisión, Jesús Posada, y anunció tan ricamente, como cuando tenía 186 escaños y no 137, la noticia.

Iñigo Errejón, secretario político y portavoz parlamentario de Podemos, después de debatir internamente el asunto, llamó al portavoz del PSOE, Antonio Hernando:

   -Antonio, nos vamos a oponer a Fernández Díaz. No podemos dejarlo pasar.
   -Hasta donde más podemos llegar, Iñigo, es a la abstención. No podemos romper los acuerdos.

Errejón entendía que existían unos pactos, sí, pero que Fernández Díaz precisamente no podía ser parte de ellos.

La idea de Podemos: provocar una falta de quorum (20 diputados) en la comisión y evitar la votación, apoyar un candidato del PSOE o presentar candidato propio para poner al PSOE ante la disyuntiva.

Pablo Iglesias, pues, habló con Eduardo Madina, portavoz del PSOE en la Comisión Mixta de la Unión Europea. La oferta: Podemos proponía votar a Madina como candidato para tumbar a Fernández Díaz. Madina le explicó que no mandaba. Que debía hablar con el portavoz Antonio Hernando. Eso volvió a hacer Errejón:

    -Os damos la presidencia Antonio. La conseguimos. Los números salen. Con PNV, Convergència, UP y PSOE. Y si no, presentamos nuestro candidato, Pablo Bustinduy. O nos retiramos y no hay quorum. No se vota.

Hernando, al término de la reunión de la junta de portavoces, el martes 15, le dijo que no podían moverse más allá de la abstención. El PSOE seguía en sus trece: podía llegar hasta la abstención. Esa era la línea roja.

Pero a medida que la presidencia de Fernández Díaz se convertía en una bola de nieve mediática, el PSOE sentía que la procesión iba por dentro. Susana Díaz vituperaba el lunes a Podemos en dos canales de televisión, comparando dicho partido con Donald Trump, pero a la hora de la verdad, el PSOE facilitaría la presidencia a un ministro reprobado por el Congreso. A un exministro que tiene una querella criminal pendiente por guerra sucia contra el soberanismo catalán en el Tribunal Supremo.

La noche del martes 15, Hernando conseguía movilizar a la Comisión Gestora. De acuerdo. Presentarían un candidato del PSOE. Pero antes había que anunciárselo a Mariano Rajoy. El presidente de la Gestora, Javier Fernández, llamó al presidente del Gobierno y le informó que respetaban el acuerdo de dejar nombrar al presidente de la Comisión de Exteriores. Pero no con Fernández Díaz. El PSOE presentaría candidato y en caso de ganar la presidencia inmediatamente la cedería a un candidato del PP distinto de Fernández Díaz. Rajoy tomó nota, según fuentes del PP, sin soltar prenda.

El PP, sin embargo, comenzó a acariciar -si los socialistas no iban de farol- un plan B. En la mañana del miércoles 16, Antonio Hernando cumplía el plan y anunciaba que presentaba candidato. Podemos lo había conseguido. Ciudadanos ya no apoyaba sino que se abstenía. Albert Rivera volvió a ratificar la mañana del miércoles en la Cadena SER que los pactos había que cumplirlos y que se abstendrían. Y volvieron, un rato después, a cambiar. Fernández Díaz no podía ser presidente.

El aplazamiento de la votación solicitado por el PP fue el puente usado para recolocar a Fernández Díaz en la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas. El PP informó de ello a Antonio Hernando, pero éste anunció que el PSOE no aceptaba y que con los números en la mano no saldría. Se volvió a aplazar la votación.

Esa tarde, Rafael Hernando, portavoz del PP, le dijo a Errejón que estaba dolido con el PSOE, no con Podemos porque se lo esperaba de ellos. Pero el PSOE era otra cosa. Y le insistió:

    -Comprendo que no se le deje ir a Exteriores, ya que es una comisión que tiene mucha presencia y visibilidad. Pero queremos que vaya a la comisión de Tribunal de Cuentas.

Errejón le insistió en que se opondrían.

Solo quedaba una alternativa para darle la dieta (1.400 euros) el coche y el asistente. Poner a Fernández Díaz en una comisión donde no había que ser elegido, es decir, votado. Y esa comisión existía: la comisión de peticiones. Así se reconoció que el exministro era inelegible. Todavía queda por saber que hará el Tribunal Supremo con la querella por guerra sucia (Operación Cataluña) que pesa sobre él.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat