Illa pone de ejemplo a Cataluña en la gestión de la pandemia frente a Madrid

El PP y Vox piden la dimisión del ministro en el debate en el Congreso por la aplicación de la alarma

El Congreso vive este jueves un cierto déjà vu respecto a la primavera pasada, cuando cada quince días se debatía la aplicación del estado de alarma. Pero ahora no es para el conjunto del territorio español, sino solo para la Comunidad de Madrid. El debate -que no es para activar ninguna prórroga- vuelve a ser bronco, puesto que tanto el PP como Vox han pedido la retirada inmediata de la medida, así como la dimisión del ministro de Sanidad, Salvador Illa. En lugar del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, defiende la aplicación del estado de alarma el propio Illa, que se ha encargado de la negociación que ha derivado en una guerra abierta entre administraciones con el ejecutivo madrileño de Isabel Díaz Ayuso.

Illa ha aplaudido la decisión de Cataluña de cerrar bares y restaurantes y ha contrapuesto la gestión de la pandemia por parte de la Generalitat, así como también de Asturias -que ha pasado a la fase 2 a pesar de tener una incidencia acumulada de contagios de solo 175 casos-, con la de la Comunidad de Madrid. "Las comunidades están actuando con determinación y contundencia, anticipándose para prevenir y evitar males mayores, y lo quiero agradecer desde esta tribuna", ha dicho Illa durante la primera intervención en el debate en el Congreso. Tanto ERC como Junts por Catalunya y la CUP han decidido no intervenir por tratarse de un debate autonómico centrado en la capital española.

La alarma, "el ultimísimo recurso"

Ante los llamamientos del PP a levantar el estado de alarma y acabar con las restricciones a la movilidad después de reducir la incidencia acumulada de contagios por debajo del umbral de los 500 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días que marcaba la orden de sanidad, Illa ha asegurado que para el gobierno español el estado de alarma es "el ultimísimo recurso" y advirtió que estamos ante una segunda ola que "hay que tomarse muy en serio porque no sabemos qué pasará dentro de tres, cuatro o cinco semanas".

Por ello instó a la Comunidad de Madrid a "no normalizar las cifras de incidencia acumulada" porque una situación así de elevada "debería ser la excepción y no la norma". "Estamos en un escenario inestable en el que hoy podemos estar bien y mañana no, y sacar pecho no es aconsejable", ha replicado al PP, Vox y Ciudadanos, a quien ha pedido "mucha humildad". De hecho, ha rebajado el objetivo fijado en 200 casos de incidencia a 100 para seguir manteniendo restricciones drásticas.

Hay que tener en cuenta, según ha recordado, que cuando se levantó el estado de alarma en el conjunto del Estado la incidencia media en todo el territorio español era de 8,51 casos por cada 100.000 habitantes. Actualmente se sitúa en 265 y Madrid, así como Navarra y Melilla, la duplican. Pero más allá de esto, la media española multiplica por cuatro la recomendación europea, que considera ya preocupante superar una incidencia por encima de 60, así como una positividad de las PCR por encima del 3%.

Cuatro niveles de alerta

El ministerio de Sanidad justamente prepara una nueva orden con los niveles mínimos de restricciones que tendrán que aplicar todas las comunidades autónomas en función de estos parámetros, según ha avanzado la Ser, que ha tenido acceso al borrador. Se trataría de un total de cuatro niveles. El más extremo sería con una incidencia por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes, lo que obligaría a la Comunidad de Madrid a mantener las restricciones o incluso aumentarlas una vez se levante el estado de alarma el próximo 23 de octubre.

El PP y Vox piden la dimisión de Illa

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha reprochado a Sánchez que no comparezca en el Congreso hoy para dar explicaciones y que convierta a Illa en un "escudo humano igual que el doctor Fernando Simón" para dar explicaciones de la gestión de la pandemia. "La aplicación del estado de alarma es una decisión arbitraria, autoritaria y abusiva", ha dicho denunciando un "confinamiento indiscriminado de Madrid" con "datos falseados" y exigiendo la dimisión de Illa, en la misma línea que Vox. "Dimita, vaya a Barcelona y no caiga en la tentación de convertirse en un dictador", le ha dicho a su vez el diputado del partido ultra José Luis Steegman, que ha considerado un "oxímoron" que Illa se llame "Salvador" de nombre. Desde Ciudadanos, en cambio, han evitado pedir la dimisión y, tal y como hacen desde la Comunidad de Madrid, han insistido en la vía del diálogo para solucionar la situación.

 

El + vist

El + comentat