'CospeGate': próxima entrega, martes 6 de noviembre

El PP contrató al comisario Villarejo para obstruir y desactivar la acción judicial en Gürtel

La entonces secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, contrató formalmente el 21 de julio de 2009 al comisario José Villarejo para realizar trabajos puntuales dirigidos a obstruir, retrasar y burlar la acción de la justicia en la investigación del caso Gürtel cinco meses después de su judicialización en la Audiencia Nacional, según las grabaciones difundidas por el diario digital Moncloa.com.

La contratación, en la que participó el introductor y amigo del comisario Villarejo, Ignacio López del Hierro, pareja de Cospedal, tuvo sus frutos en chivatazos útiles para el PP que promovió Villarejo durante los meses siguientes, con la colaboración, de acuerdo con las grabaciones, del entonces jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), José Luis Olivera.

Las grabaciones implican directamente al ahora excomisario, encarcelado por presuntos delitos de blanqueo de dinero desde noviembre de 2017, en posibles delitos de obstrucción a la acción de la justicia y deslealtad profesional para particulares y funcionarios (artículos 463 a 467 del Código Penal).

Esta implicación del excomisario encarcelado en Estremera provocó un viraje en la defensa de Villarejo, que emitió ayer, por primera vez desde que se han difundido grabaciones realizadas por él, un comunicado donde de hecho reconoce la veracidad de las mismas y asegura que sus superiores jerárquicos autorizaron sus operaciones de “agente encubierto” al tiempo que niega ser el filtrador de las cintas y apunta al juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. La defensa sostiene que estas grabaciones se refieren a “a actividades privadas irrelevantes desde el punto de vista penal”.

Fuentes jurídicas consultadas por ARA, que ya habían advertido a este diario de la relevancia de la grabación entre Cospedal y Villarejo difundidas ayer, señalan que la próxima entrega ya tiene fecha: el martes próximo, día 6 de noviembre. En una de las grabaciones difundidas por Moncloa.com Villarejo informa a Cospedal que la Policía contaba con un topo en su sede central de la calle Génova, en plena investigación del caso Gürtel.

“Tienen un informador que no es de alto nivel, pero habla con gente de cierto nivel. Le han puesto de nombre de guerra… me acordaré. Es una persona que habla directamente con un jefe de sección, que es un inspector jefe, que no sé quién es. Voy a intentarlo, intentar, digamos, detectar quién es. Alguien que les da por aquí, por aquí, que además es de Génova. Total, que...”. El nombre de este presunto informador de la Policía en Génova 13, según fuentes que conocen la grabación íntegra, ha sido “retenido” por el diario digital, lo que explicaría los “pitos” que se escuchan en la versión difundida, pero saldrá a la luz próximamente, en la nueva entrega del martes 6 de noviembre.

En la grabación, el entonces comisario Villarejo, adscrito a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía, informa a Cospedal que “el segundo de a bordo” en la investigación de Gürtel, el comisario José Luis Olivera, jefe de la UDEF, “es un hombre nuestro cada vez que ha habido un tema duro”. Cospedal, a su vez, asiente: “Eso me lo ha dicho Juan [Cotino]. Se trata del exdirector de la Policía en la época del Partido Popular y vicepresidente tercera del gobierno de la Generalitat Valenciana entre 2007 y 2011.

Un aspecto relevante de la obstrucción a la justicia practicada por Villarejo es su información a Cospedal sobre el pendrive que contenía las anotaciones clave de las operaciones de la trama de Francisco Correa. Ese pendrive lo tenía en la mano el contable del grupo Correa, José Luis Izquierdo. Según Villarejo, se ha hecho todo lo posible por “romperlo”. El entonces comisario advirtió sobre las investigaciones, antes de la reunión con Cospedal, a su vecino en Boadilla del Monte, el alcalde del PP, Arturo González Panero, llamado El Albondiguilla.

Le digo, ‘búscate la fórmula de hablar con la segunda del partido [Cospedal]. Búscate la fórmula’. Cospedal contesta: “No lo hizo, no. Pero bueno...". Finalmente, en la reunión, que dura hora y media aproximadamente, se llega a una conclusión: la contratación de Villarejo para acciones puntuales.

-Villarejo: María Dolores, tú ya sabes dónde estamos.

-López del Hierro: Yo creo que hay que reciclar todo esto.

-Cospedal: Sí, por eso, ¿eh?

-López del Hierro: Y luego, a lo mejor hay que hacer cosas puntuales.

-Cospedal: Eso es lo que creo.

-Villarejo: Puntuales. Yo lo único, insisto, yo lo único que te pido, a mí no me importa…

-López del Hierro: …¿Tú estarías en disposición, por ejemplo, de hacer algún trabajo puntual de temas?

-Villarejo: No tengo ningún problema. Por lo menos los gastos alguna vez me pagareis, alguna vez los gastos.

-López del Hierro: Sí… hombre, los gastos.

-Villarejo: Bromas aparte,

-Cospedal: Pero claro, para él.

Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, las operaciones puntuales de Villarejo son muy valiosas  porque aportan información anticipada sobre los movimientos de la Fiscalía Anticorrupción y la Policía contra el PP.

El comisario comunica a Juan Cotino que su sobrino debía "limpiar todos los papeles" antes de un registro; avisó al marido de Cospedal sobre una investigación abierta en Alicante contra José Joaquín Ripoll, presidente del PP en la provincia de Alicante, y adelantó al PP que habría detenciones en la ciudad de Murcia por el caso Umbra, en relación con el  Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Murcia.

La contratación de Villarejo ha sido un acto oficial. Por tanto, Cospedal ha tenido que informar a Mariano Rajoy, presidente del PP por aquel entonces, sobre esos trabajos y sobre los pagos con cargo al Partido.