Crece medio kilo por persona el consumo de alcachofas a raíz de la pandemia

La búsqueda de alimentos saludables dispara la compra de esta flor, que ya se cosecha todo el año

A pesar de que la alcachofa está sufriendo de "forma circunstancial" los efectos de la menor actividad de la restauración, "las bondades y virtudes de este alimento" han propiciado que su consumo crezca desde los 2,5 kilos a los 3 kilos per cápita en los últimos doce meses. Así lo ha asegurado a la agencia Efe el presidente del Consorcio Alcachofa de España, Antonio Galindo, que relaciona el aumento de ventas en este periodo al hecho que la pandemia ha acelerado la búsqueda de "alimentos realmente saludables" por parte de un consumidor que también tiene como referente la dieta mediterránea.

"Tradicionalmente, su consumo se centraba en las zonas de producción, pero ahora otras muchas partes del país, sobre todo algunas norteñas, se han sumado a esta tendencia", ha añadido Galindo. Según su opinión, el aumento del consumo de este producto milenario "no se debe de al hecho que esté de moda sino al hecho que forma parte de una dieta respetuosa", a la cual cada vez se suman nuevas generaciones de consumidores.

Ver esta publicación en Instagram

Cosecha de hoy #alcachofas

Una publicación compartida de Aldo Salas (@aldosalas) el 11 Nov, 2020 a las 8:49 PST

En España hay 14.000 hectáreas dedicadas a la producción de alcachofa, que ahora ya dura todo el año y no sólo durante el frío. De este espacio, 6.000 hectáreas se reparten entre el Campo de Cartagena y el Valle del Guadalentín, en Murcia; 2.500 ha están en la Vega Baja de Alicante; 1.000 más en Navarra, donde existe la indicación geográfica protegida (IGP) Alcachofa de Tudela, y el resto, en Andalucía, Catalunya y Madrid, principalmente.

Tudela y el resto de Navarra producen en octubre y el noviembre, y después retoman la campaña desde febrero hasta mayo. En noviembre empieza la del Baix Segura alicantino y la de Murcia, y cuando llega el calor estival es el turno de las alcachofinas de Zafarraya, en Granada, cultivadas a 1.200 metros de altitud. En el País Valenciano destaca especialmente la alcachofa de Benicarló, que cuenta con una DOP propia. Gran parte de la producción –alrededor del 70%– se comercializa en conserva y Francia es el principal mercado de exportación de un producto que este año está registrando en origen "mejores precios y rentabilidades que el 2019".

Los principales mercados competidores son el italiano y el francés para la alcachofa en fresco y Perú, Egipto e Israel para la de conserva. Al sector de la alcachofa tampoco le preocupan de una manera significativa las consecuencias de una salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sin un acuerdo comercial, puesto que este mercado no se encuentra entre los primeros destinos de la producción española. Sobre la batalla arancelaria entre los Estados Unidos y la UE a raíz de las ayudas a Boeing y Airbus, el presidente de Alcachofa de España ha recordado que durante el mandato de Donald Trump las tarifas de entrada para este producto español incluso bajaron, un capítulo que ahora tocará renovar.

El + vist

El + comentat