¿Cuántos fueron en realidad los "cuatro indios" que Borrell dice que mataron en Estados Unidos?

Millones de nativos estadounidenses murieron por la colonización europea

El ministro de Exteriores español, Josep Borrell, afirmó el lunes en un foro de la Universidad Complutense que Estados Unidos tenía un alto nivel de integración política porque "hablan un solo idioma" y porque "nacieron de una independencia prácticamente sin historia: lo único que habían hecho era matar cuatro indios; aparte de eso, fue muy fácil".

Pues los "cuatro indios" en realidad, según los historiadores, son millones. Las estimaciones varían por la falta de fuentes: la población nativa norteamericana antes de la colonización se calcula que era de entre 5 y 10 millones de personas. En 1900 quedaban menos de 300.000.

La afirmación de Borrell ha generado numerosas reacciones en las redes, como la de Ruth H. Hopkins, escritora sioux de Dakota.

Los colonizadores de Norteamérica -que llegaron al continente en busca de oro, huyendo de la persecución política y religiosa o, simplemente, para rehacer su vida dejando atrás una Europa sacudida por la industrialización- destruyeron el hábitat de los pueblos nativos. La principal causa del exterminio de la población indígena fueron las enfermedades y la desnutrición, seguidas de las guerras y la desposesión de tierras.

Ward Churchill, ex profesor de estudios étnicos de la Universidad de Colorado, describe la historia de los indígenas norteamericanos como un "gran genocidio, el más sostenido del que se tiene constancia". Según Lenore A. Stiffarm y Phil Lane, Jr., "no hay otro ejemplo más monumental de genocidio sostenido -sin duda ninguno que implique una 'raza' de personas tan amplia y compleja como ésta- en los anales de la historia de la humanidad".

El arma invisible: los virus causaron el 90% de muertes

Los virus fueron el primer motivo de esta elevada mortandad. A diferencia de las poblaciones europeas y asiáticas, acostumbradas a convivir con vacas, cerdos, ovejas, cabras y caballos, los nativos norteamericanos no eran inmunes a determinados patógenos y millones de personas murieron a causa de la viruela y otras enfermedades importadas por los europeos, como el sarampión, la gripe, la tosferina, la difteria, el tifus, la peste bubónica, el cólera, la fiebre escarlata y la sífilis.

Aunque la expansión de las enfermedades no necesariamente era intencionada, hubo auténticos casos de guerra bacteriológica. En 1773 el coronel Henry Bouquet de Fort Pitt escribió al comandante del ejército británico a raíz de una revuelta que amenazaba sus guarniciones en Pensilvania: "Intentaré inocular los indios [de viruela] con mantas infectadas y con cualquier otro método para extirpar esta raza execrable".

Guerras de exterminio

Hasta finales del siglo XIX se sucedieron también los choques armados. En 1775, el rey Jorge II de Gran Bretaña instó a los colonos a "aprovechar todas las oportunidades para perseguir, capturar, matar y destruir todos estos indios". Por cada cabellera de indio penobscot se pagaban 50 libras (25 si era una mujer y 20 si se trataba de un niño o una niña de menos de 12 años).

Las atrocidades en el joven estado independiente

Tras la revolución norteamericana y la independencia respecto de Gran Bretaña, la persecución siguió. En 1830 se promovió la Indian Removal Act que forzaba la deportación de 100.000 indios de las llamadas "cinco tribus civilizadas" (cherokee, chickasaw, choctaw, creek y seminoles) para entregar sus tierras a los agricultores de algodón. A diferencia de América Latina, las poblaciones indígenas no se dejaron esclavizar y tuvieron que importarse esclavos de África para trabajar la tierra. En el penoso viaje hasta la actual Oklahoma, el "territorio indio" que les fue asignado, 4.000 cherokees murieron de frío, hambre y enfermedades, en lo que después se llamó el Camino de las Lágrimas.

A medida que avanzaba la conquista del Oeste los conflictos violentos se multiplicaban. En 1848 la fiebre del oro llevó 300.000 migrantes hacia San Francisco. California era entonces el territorio estadounidense con más población nativa y el uso de productos tóxicos y grava terminó diezmando la caza y la agricultura tradicionales. Muchos nativos murieron de hambre.

Como explica el historiador de UCLA Benjamin Madley en el libro 'An american genocide', en 1873 bandas de asesinos de indios tuvieron un papel clave en su exterminio. "A veces eran matanzas indiscriminadas como venganza porque algunos individuos hambrientos habían robado ganado. Los vigilantes secuestraban mujeres y niños para venderlos como esclavos, sobre todo en San Francisco.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat