"El Ébola no existe, es una invención de las ONG"

Vecinos de la región afectada creen que la enfermedad es una excusa para hacer negocio

Ellos son los chivatos. O al menos así es como muchos vecinos los ven. Son líderes de la comunidad que se encargan de alertar a los servicios médicos cuando detectan un caso de Ébola. La ONG Oxfam les proporciona teléfonos móviles y dinero para poder llamar y se reúne cada semana con ellos en Beni, la localidad que se ha convertido en el epicentro de la epidemia de Ébola en el este de la República Democrática del Congo, para hacerles entender el gran riesgo de la enfermedad. En Beni es donde se han registrado más casos de Ébola, y es donde cada semana se detectan nuevos. Pero, a pesar de ello, muchos vecinos siguen diciendo que la epidemia es una pura invención.

En la última reunión, el clamor era generalizado. Muchos líderes comunitarios se quejaban de que ya estaban hartos de que los vecinos los acusen de ser unos vendidos, y que incluso los habían intentado agredir en algunos casos. Pedían que el alcalde de Beni, o quien fuera, haga algo para acabar con esta situación.

El Ébola es un tema recurrente en las calles de Beni. Es fácil que se forme un círculo de gente dispuesta a decir la suya, y efectivamente siempre aparece alguien que afirma que el Ébola no existe o que no es tan peligroso como todo el mundo piensa. "Es una invención de las ONG. Si realmente hubiera Ébola, no podríamos tocar el dinero con las manos porque nos contaminaríamos. Y, en cambio, aquí todo el mundo continúa tocando billetes", argumenta un vecino de Beni, Manda Narpe, de 35 años. Las personas que lo rodean asienten con la cabeza, dándole la razón.

"Si quieren que no tengamos Ébola, que nos den comida para un mes a todos los vecinos de Beni y ya verán como no enfermamos", propone otro hombre, Lopele Muhindo, de 38 años. Un tercero apunta: "Eso, que las ONG se gasten el dinero en comida y no en grandes vehículos!"

Kambale Tipotipi, de 25 años, difiere de los otros que se han unido a la conversación. Él opina que el Ébola sí existe, pero asegura que fue creado por los blancos y por las ONG para simplemente hacer dinero. "Cómo se entiende, si no, que mis padres, abuelos y bisabuelos no hayan visto nunca esta enfermedad y ahora exista?", se pregunta. Es la primera vez que la región de Beni sufre una epidemia de estas características. En cambio, desde 1976 sí que ha habido hasta nueve brotes de Ébola en otras zonas de la República Democrática del Congo.

La Federación Internacional de la Cruz Roja se encarga de hacer encuestas sobre el Ébola cada semana a los vecinos de las zonas afectadas por la epidemia. Ha consultado hasta 10.000 personas, y las respuestas son increíbles. "La gente no entiende que la comunidad internacional se movilice tanto por el Ébola y no por los muertos del conflicto en esta zona", explica Eva Erlach, la delegada de la Federación que se encarga de estas encuestas. En los últimos tres meses, desde que se declaró el brote de Ébola, decenas de ONG han llegado a Beni, una región donde operan decenas de grupos armados que han matado a más de 1.500 personas en los últimos cuatro años.

Para interferir en las elecciones

"Algunos piensan que el Ébola es una herramienta política del gobierno para interferir en las elecciones", detalla también Erlach. La República Democrática del Congo tiene previsto celebrar elecciones generales el próximo 23 de diciembre. Muchas otras personas se preguntan por qué la Organización Mundial de la Salud (OMS) no vacuna contra el Ébola toda la población de Beni, y no sólo algunos habitantes de la localidad. De momento, la OMS sólo está vacunando las personas que han tenido contacto con algún enfermo de Ébola.

Otras respuestas son aún más surrealistas. Algunos contestan que la vacuna contra el Ébola es en realidad "un veneno para matar" la gente de la zona, y que el objetivo es hacer negocio con "la venta de los cuerpos y los órganos". "Para que toda esta gente reticente entienda el gran riesgo de la enfermedad y que el Ébola realmente existe, sería necesario que un jugador del Barça o el Real Madrid lo dijera públicamente", opina el médico español Javier Tena, que también trabaja en Beni para la Federación Internacional de la Cruz Roja. "Aquí a la gente le gusta tanto el fútbol y todo el mundo admira tanto el Barça y el Real Madrid que uno de sus jugadores podría tener mucha más credibilidad que las autoridades", argumenta el cooperante.

La Federación Internacional de la Cruz Roja ha puesto en marcha un cine móvil para informar sobre el Ébola, y también emite semanalmente un programa de radio para sensibilizar sobre la epidemia desde la emisora congoleña RTR. Nono Iyhemopo, una de las periodistas más conocidas de Beni, conduce el espacio, en el que participan expertos y los oyentes pueden llamar para hacer consultas. "De todas las intervenciones que se han hecho en el programa, la que más me sorprendió fue cuando un oyente planteó que algunos barrios de Beni habían sido fumigados con Ébola", asegura la periodista.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat