La Fiscalía falsea la respuesta de Trapero a la única pregunta de Marchena en todo el juicio

El informe definitivo desfigura las versiones del mayor y del comisario López sobre las órdenes recibidas del Govern

Ernesto Ekaizer

El jueves 14 de marzo de 2019, durante la quinta semana del juicio del procés, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, realizó la que sería, retrospectivamente, su única pregunta en regla de todo el juicio. Fue al final de la declaración del testigo Josep Lluís Trapero, destituido como jefe de los Mossos d’Esquadra por aplicación del artículo 155 de la Constitución.  La pregunta de Marchena y la respuesta de Trapero al presidente del tribunal y a dos abogados de la defensa duró 9 minutos 52 segundos.

La respuesta que dio a Marchena el mayor, que será enjuiciado por rebelión en la Audiencia Nacional previsiblemente el próximo año, ha sido manipulada en el nuevo relato que ha introducido en su informe de conclusiones definitivas la Fiscalía, que los cuatro fiscales -Consuelo Madrigal, Javier Zaragoza, Fidel Cadena y Jaime Moreno- expondrán 'in voce' mañana martes 4 de junio en el juicio.  

La Fiscalía se abstuvo, curiosamente, de proponer la declaración testifical de Trapero en el juicio. H ubiera sido razonable solicitarla. Por dos razones: la primera es que desde el comienzo de la instrucción del juez Pablo Llarena, los fiscales sostuvieron que Trapero debía ser imputado en el Supremo por ser “una causa inescindible”; la segunda, porque la Fiscalía del Supremo tenía conocimiento, a través de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, de una información importante.  A saber: Las reuniones de los Mossos y el entonces president Carles Puigdemont celebradas el 26 y 28 de septiembre de 2017 y la existencia, ya en aquellos días, de un plan para detener a los miembros del Govern.  

En efecto, la defensa del mayor Trapero presentó un escrito, el 18 de diciembre de 2017, en el que hacía referencia a ambas reuniones, en las cuales los comisarios de los Mossos advirtieron a Puigdemont contra la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2018. También conocían otra circunstancia relevante que Trapero expuso en su declaración ante la magistrada Carmen Lamela el 23 de febrero de 2017: la existencia de un plan para el posible arresto del president y otros miembros del Govern. Por tanto, ya fue extraño que la Fiscalía mirara hacia otro lado y no pidiese la declaración testifical de Trapero. 

El 14 de marzo de 2019, Trapero explicó a preguntas de la acusación de Vox y de otras partes el contenido de las reuniones. Al término del interrogatorio, Marchena intervino. Levantó la mano izquierda con un gesto de espérese usted, giró la cabeza hacia la ley de Enjuiciamiento Criminal, a su izquierda abajo,y mientras su mano derecha jugueteaba con un bolígrafo, dijo:

- Marchena: “ Mire, señor Trapero, antes de marcharse, ehh, la ley de Enjuiciamiento Criminal, en su artículo 708, en su párrafo 2 dice textualmente que el presidente por sí o a excitación de cualquiera de los miembros del tribunal podrá dirigir a los testigos las preguntas que estime conducentes para depurar los hechos sobres los hechos sobre los que se declaren, ehh. Usted ha declarado sobre una reunión que promueve en la que están responsables políticos, vamos, de la fuerza que usted dirigía…La pregunta exactamente buscando lo que el precepto establece, depurar los hechos simplemente, es una pregunta, encaminada a depurar esos hechos que han sido objeto de respuesta de su parte a su letrado [Marchena se equivoca ya que Trapero declara como testigo]…es precisamente qué preocupación motiva que usted provoque o que convoque o que exprese el deseo de que esa reunión se produzca, qué mensaje quiere usted transmitir a esos responsables políticos y qué respuesta obtiene es exclusivamente eso..”

- Trapero: “¿La reunión del 28?”

- Marchena: “Se ha hablado de dos reuniones. Exactamente qué es lo que motiva que usted tome la iniciativa de alguna manera de provocar ese encuentro entre responsables políticos y responsables en este caso de Mossos d´Esquadra?”

- Trapero: “La reunión del 26 [de septiembre] juntamente con otros dos mandos.. Bueno nosotros habíamos recibido las instrucciones de Fiscalía, les estamos comentando que – esa reunión la pido al conseller Forn- porque estamos viendo que sigue ese posicionamiento [realizar el referéndum] del Gobierno de la Generalitat,y les instamos…evidentemente que el cuerpo [Mossos] tiene que cumplir estas órdenes, estas directrices de la Fiscalía, y les instamos al cumplimiento de la legalidad. No salimos de esa reunión especialmente satisfechos"

"Y la segunda reunión ya tenía otro cariz, en el sentido de que, bueno, ya hemos recibido la orden de la juez [Mercedes Armas, auto del 27 de septiembre de 2017], vemos que eso no se está parando y hablo con los mandos, con los dos comisarios superiores, Juan Carlos Molinero, y Ferrán López, y les propongo una reunión que pediré al conseller Forn. Eso pasa la tarde del 27 de septiembre, la reunión y la Junta de Seguridad [que se celebran ambas del día siguiente], les propongo que hay que dar la imagen de cuerpo, [es decir] dónde está la cúpula del cuerpo, para que no tengan [el Gobierno de la Generalitat] ningún tipo de confusión. Están [los comisarios] de acuerdo. Incorporamos también al comisario [Emilio] Quevedo, que no había podido venir a la anterior [del 26 de septiembre] y como uno de los elementos era el de seguridad, creo que fue a instancias del comisario Molinero, [se decide] que venga el comisario Manuel Castellví. Esa tarde noche, porque ya era tarde, llamo al conseller Forn y le digo “conseller, a raíz de lo del 26 no estamos bien, tenemos la necesidad de trasladar una serie de mensajes, como mandos del cuerpo, y le pido una reunión formal con la presidenta del Parlament [Forcadell], con el president de la Generalitat [Puigdemont] y con el vicepresidente [Junqueras]. Me dijo “te diré algo en cuanto pueda", y fue a las ocho de la mañana [del 28] ,muy temprano, que me dijo "será hoy", pero que me diría la hora más tarde".

"Cuando llegamos al Palau, porque no se me dijo antes, no acudió la presidenta del Parlament, desconozco si se lo dijeron o no se lo dijeron. Y nosotros transmitíamos un mensaje, bueno varios, un primero. Además, empecé diciendo que allí íbamos como cúpula del cuerpo y que por tanto esa era la posición del cuerpo de Mossos y les trasladamos una preocupación por el orden público y la seguridad ciudadana en el sentido de que iba a haber probablemente dos millones de personas en la calle y lo que he dicho 15.000 policías o 12.000 actuando y que eso necesariamente iba a ocasionar desde nuestro punto de vista conflictos graves de orden público y de seguridad ciudadana. Les emplazamos a un cumplimiento de la legalidad, de las órdenes judiciales, les dijimos que evidentemente nosotros las íbamos a cumplir, que no se equivocasen con nosotros, tenía importancia para nosotros la presidenta del Parlament porque el emplazamiento al cumplimiento de la legalidad iba algo más allá del tema del referéndum".

"Les dijimos que el cuerpo de Mossos evidentemente no iba a quebrar nunca con la legalidad y la Constitución, que no acompañábamos el proyecto independentista, que estábamos molestos con declaraciones que había habido de algunos de los responsables políticos, en concreto hicimos referencia a la última que había habido del conseller Forn pero especialmente una que se había dado aquella misma mañana del conseller Turull, creo recordar, les dijimos que tenían que ser conscientes de que estábamos notificados personalmente por el Tribunal Constitucional y por tanto que eso nos estaba poniendo en una posición en la que también corríamos riesgos personales y…creo que no me he dejado nada…y en la exposición, el comisario Castellví, que fue después de mi primera intervención, centró el tema en que había algunas zonas y ahí se ubicaban algunos colegios, que cifraba en unos cuarenta, que podía haber personas o grupos que tuviesen una actitud diferente de lo que se esperaba en general en la mayor parte de esos colegios, en los que se desarrollaba el referéndum ilegal”.

Trapero terminó, en ese punto, su relato. El presidente Marchena consultó con miembros del tribunal durante unos segundos. Se dirigió a las defensas: “¿Quieren formular alguna pregunta a través de la presidencia?     

- Xavier Melero, abogado de Forn: “Sí, solamente un matiz. Si después de la exposición que ellos efectuaron a los miembros del Govern obtuvieron a cambio alguna recriminación, reproche o directiva para orientar su actividad”.

- Marchena: “¿Obtuvieron ustedes algún tipo de directiva en contra de lo que usted acaba de comentar?”

- Trapero: “Hagan el trabajo que tengan que hacer. Esa fue la respuesta del president Puigdemont”

Jordi Pina, abogado de Turull, pidió una aclaración sobre la presunta declaración aludida del conseller Jordi Turull.  Trapero dijo que ese era el recuerdo que tenía y que si se equivocaba le pedía disculpas a Turull”. “Pues nada. Puede usted marcharse”, dijo Marchena. “Muchas gracias”, se despidió Trapero, quien partió junto a su letrada, “muda”, Olga Tubau.

En la sesión del 3 de abril, prestó declaración el comisario Ferrán López, quien fue nombrado jefe de los Mossos, tras la destitución de Trapero, en la madrugada del 27 al 28 de octubre, al aplicarse el artículo 155 de la Constitución. Básicamente reiteró la descripción de Trapero sobre las reuniones del 26 y 28 de septiembre, pero añadió un detalle nuevo.

- Ferran López: “Esto sucedió hacia el final de la reunión. La primera parte no recuerdo si se habló de violencia o altercados. Sí que recuerdo que el señor Puigdemont dijo que si se producía este escenario que nosotros preveíamos [tensión] él en ese mismo momento declaraba la independencia”

-El fiscal Javier Zaragoza: "¿Así lo dijo?"

- López: "Así lo recuerdo perfectamente, sí, yo creo que es una frase que todos recordamos perfectamente porque es difícil de olvidar. La primera parte no la recuerdo, no le puedo poner palabras, si se habló de violencia o desórdenes públicos, pero si el escenario que estábamos dibujando se producía, la reacción iba a ser esta respuesta [declarar la independencia] En ese momento desconocía si esto era una 'boutade'”

Pero, al igual que Trapero, Ferrán López negó haber recibido instrucciones para permitir el referéndum. “Forn nunca pidió nada a la jefatura de la policía, pero le dijimos que era un error [sus manifestaciones públicas sobre el referéndum] porque proyectaba una posición de los Mossos que no era la correcta y nos colocaba en una situación que no era en la que realmente estábamos instalados", explicó López.

Estos testimonios, pues, han "excitado"  a la Fiscalía a hacer un nuevo relato. Los fiscales han dado el salto de de considerar a Trapero y los Mossos la pata armada de la rebelión -el ejército de 17.000 hombres armados- a usar, dándola por buena, la advertencia al Govern de que no debía persistir en el referéndum del 1-O. 

He aquí su versión sobre la reunión del 28 de septiembre de 2017 (las negritas son del informe original): “En dicha reunión informaron a los miembros del Govern que, debido a la gran cantidad de colectivos movilizados en aquellas fechas (entre ellos 42 Comités de Defensa del Referéndum, estudiantes, bomberos, etc.),  a la enorme movilización de personas que se iba a producir (hasta 2 millones) y a los incidentes violentos que se habían producido anteriormente, era altamente probable que se  produjeran situaciones violentas al enfrentarse con las fuerzas policiales encargadas de cumplir el mandato judicial que prohibía el referéndum, de modo que la seguridad solo se podía garantizar mediante la suspensión de la votación del día 1-O. Los mandos policiales pidieron a sus responsables políticos que desconvocaran el referéndum para evitar que se produjeran choques y enfrentamientos con las fuerzas del orden. Pese a ello, la decisión de los miembros del Govern fue seguir adelante con el referendum, dando instrucciones a los Mandos de los Mossos d’Esquadra para que facilitaran su realización a pesar de su manifiesta ilegalidad, y para que acomodaran su actuación al cumplimiento de ese objetivo.  Al finalizar la reunión, el procesado rebelde, entonces presidente de la Generalitat, manifestó a todos los presentes que si el 1 de Octubre había violencia declararía la independencia".

Es decir: la conclusión, que la Fiscalía da como hecho probado que, deduce del relato de la reunión, es que los miembros del Govern dieron, se supone que en esa reunión o en otra, “instrucciones a los mandos de los Mossos para que facilitaran su realización [del referéndum] y para que acomodaran su actuación al cumplimiento de ese objetivo…”. Por suerte, hay un testigo de excepción para conocer el alcance de esta manipulación. Manuel Marchena, presidente del tribunal, quien formuló la pregunta. La única en cuatro meses de juicio oral.

Más contenidos de