Ingresa en prisión un hombre tres meses después del asesinato de su pareja

Intentó esconder el crimen haciendo ver que había intentado reanimar la víctima

La muerte de Yolanda había generado dudas a la unidad de investigación de los Mossos d'Esquadra de Sabadell. Hace casi tres meses, el 2 de agosto, a las cinco y media de la mañana los Mossos recibieron el aviso de la muerte de una mujer en un piso de la calle Balari. Cuando los agentes llegaron, se encontraron el cuerpo sin vida de Yolanda. Su pareja dijo que se trataba de un suicidio, a pesar de que Yolanda tenía lesiones traumáticas -golpes en el pecho, según fuentes próximas a la investigación-. El hombre dijo que la había intentado reanimar, y de allí las heridas. Con todo, había indicios que la víctima había muerto asfixiada.

Con los resultados definitivos de la autopsia y después de semanas de investigación, los Mossos descartaron que las lesiones fueran debidas al intento de reanimación porque las heridas en el pecho no eran compatibles con esta hipótesis, y pudieron concluir que se trataba de un asesinato que el presunto autor había intentado esconder. Finalmente, los agentes detuvieron a la pareja de Yolanda jueves de la semana pasada. Es un hombre de 25 años, de nacionalidad mexicana y vecino de Sabadell. El día siguiente del arresto, el detenido pasó a disposición judicial y el juez ordenó su ingreso en prisión. Este es el décimo feminicidio de este año en Catalunya.

El recuento de víctimas mortales por violencia machista del Instituto Catalán de las Mujeres (ICD, por sus siglas en catalán) incluye todas las mujeres asesinadas por hombres en el ámbito de la pareja, en el familiar y en el comunitario. Las 10 víctimas de este año son Mónica y Ciara, una madre y su hija de tres años que fueron asesinadas el 6 de enero, el día de Reyes, en Esplugues de Llobregat a manos de la pareja de la primera y padre de la segunda, que fue detenido posteriormente. Doce días después, Judith murió en Terrassa cuando su ex pareja, un Mosso d'Esquadra, le disparó con la arma reglamentaria antes de suicidarse. El 28 de enero fue asesinada Rosa Maria en Sant Joan Despí a manos de su marido, que fue detenido en el aeropuerto del Prat cuando huía.

El 27 de mayo, Annick perdió la vida en l'Escala a manos de su marido, que después se suicidó, y al cabo de dos días murió Rosario en el incendio de su piso en Santa Coloma de Gramenet provocado por su hijo, detenido posteriormente. El día siguiente, el 30 de mayo, Josefa fue asesinada en Esplugues por su pareja, un hombre que también fue arrestado. El 14 de julio murió degollada Oriana Martina en un piso del Raval de Barcelona a manos de su pareja, que posteriormente la policía detuvo. Finalmente, el 22 de agosto, Montserrat fue asesinada en Terrassa por su hermano, que después fue arrestado.

A pesar de que el ICD eleva a 10 las víctimas mortales de este año, la estadística del departamento de Interior habla de ocho mujeres asesinadas. La diferencia es que el primer recuento incluye todos los feminicidios mientras que el segundo excluye los cometidos por los hijos o hermanos, como son el de Santa Coloma y Terrassa.

Minuto de silencio y concentración en Sabadell

Después de que se haya conocido el crimen machista de Sabadell, el Ayuntamiento ha convocado un minuto de silencio. El consistorio ha condenado "enérgicamente" el asesinato de Yolanda Zamorano Álvarez y ha mostrado el rechazo ante cualquier forma de violencia machista porque "todas son fruto de la sociedad patriarcal, sea violencia física, psicológica, sexual o toda aquella de carácter discriminatorio o de intolerancia". También se ha anunciado una concentración este anochecer en la plaza Sant Roc de Sabadell en memoria de Yolanda. El Gobierno ha enviado un comunicado condenando el feminicidio.

El + vist

El + comentat