ENTREVISTA

Judith Butler: "Ninguno de nosotros reparará el mundo solo"

En esta entrevista, hecha por correo, Butler reflexiona sobre cómo nos afectará la crisis que viene

¿Cómo estás viviendo esta situación? Y en general, ¿cómo se está viviendo la emergencia sanitaria en los EUA?

Personalmente estoy bien, pero muchas personas en los Estados Unidos no lo están. No tenemos un seguro médico garantizado, por lo que muchas personas no han recibido una buena atención médica y ahora son especialmente vulnerables al virus. A medida que los números continúan aumentando vemos que las minorías raciales, los pobres, los encarcelados y los ancianos son los más afectados, y su riesgo de muerte es mayor al resto de nosotros. La misma racionalidad del mercado que se opone a la atención médica pública y garantizada también cree que la libertad personal es más importante que la salud pública. Eso significa que muchas personas, especialmente los partidarios de derecha del Presidente, se están reuniendo este fin de semana desafiando las regulaciones para mantener el distanciamiento social y no reunirse en grandes multitudes. Creen que están haciendo valer sus derechos de movilidad y reunión, pero en realidad se están poniendo a sí mismos y a otros en una posición más vulnerable. La "libertad personal" puede ser un eslogan para la muerte en condiciones de pandemia. Por supuesto, estoy a favor de las libertades personales, pero también estoy a favor de las regulaciones públicas que buscan salvaguardar la salud pública. Si nosotros, como país, estuviéramos realmente comprometidos con eso habríamos garantizado la salud “pública”.

En Europa hay un debate público en torno a la importancia de no hacer recortes en la sanidad pública. ¿En los EUA dónde se encuentra el foco del debate público?

Lamentablemente, nuestros presupuestos de bienestar público se han recortado durante mucho tiempo. Esta es una razón por la cual los hospitales no estaban preparados para pacientes, porque no teníamos suficiente equipo médico. En este momento, el debate público sobre los Estados Unidos toma tres caminos. Primero, si el Presidente está negando la gravedad del virus y contribuye a su propagación; segundo, si está mal que las compañías de investigación produzcan una vacuna o un antivirus que se reservaría solo para ciudadanos estadounidenses (me opongo firmemente a esta idea), y, tercero, por qué los afroamericanos y los pueblos nativos están muriendo desproporcionadamente de este virus. Una razón para este último hecho es que el racismo sistémico funciona en todo el sistema de salud y muchos afroamericanos han sido privados de atención médica adecuada durante mucho tiempo.

Sobre la relación entre seguridad y la libertad que has mencionado, y que es uno de los temas candentes del debate en la esfera pública ¿podrías decirnos algo más?

Idealmente, todos entenderíamos que las restricciones bajo las cuales se nos pide vivir están vigentes para proteger a las personas de enfermedades y muertes. Y las prácticas de rastreo de contactos son importantes para garantizar que las personas se pongan en cuarentena de manera efectiva para no propagar el virus. Pero incluso cuando se presentan regulaciones razonables, algunas personas se resisten a ser reguladas por el gobierno. Hay algunos en la izquierda que toman este punto de vista, creyendo que el gobierno solo quiere una mayor vigilancia sobre su población. Desafortunadamente, en muchos países, eso es cierto. En los Estados Unidos, la negativa a cumplir con las restricciones es abrumadoramente de derecha. Son antigubernamentales incluso porque aman a Trump: él mismo es un infractor de la ley y les gusta eso de él. Pero aún así: incluso las regulaciones razonables emitidas y aplicadas por un gobierno no confiable serán sospechosas y rechazadas. Esta es una de las razones por las cuales el gobierno tiene que representar de manera más completa y transparente la voluntad del pueblo, para que regulaciones como estas puedan aceptarse de buena fe.

El individuo y su centralidad... En uno de tus libros últimamente traducidos al castellano, Los sentidos del sujeto, discutes justamente la idea de sujeto. En España se ha valorado la capacidad solidaria de la sociedad. ¿Menguará el individualismo en el mundo post-crisis del coronavirus? ¿Vamos a una sociedad más comunitarista? 

El individualismo posesivo del tipo que pertenece al capitalismo es solo una variante histórica del "sujeto". La pandemia nos da la oportunidad de entendernos a nosotros mismos como más conectados. Respiramos los unos con los otros; tocamos las superficies tocadas por otros; nos rozamos con extraños. Cantamos juntos; nos dirigimos unos a otros con esa misma voz. Todo esto se da por sentado,  es la forma en que nuestros cuerpos se afectan entre sí en los intercambios sociales cotidianos, algo que se ha convertido de repente en motivo de preocupación, formas de contacto que tememos y de las cuales nos protegemos. Como criaturas encarnadas, los humanos dependen unos de otros; sus cuerpos son porosos y comparten un mundo común de aire, agua y superficie. 

En este sentido, la pandemia puede motivarnos a oponernos al cambio climático, ya que vemos cuán profundamente está relacionado nuestro bienestar,  de una parte del mundo, con el bienestar de los demás, que viven a distancia. Y, sin embargo, vemos la reacción de la derecha en los Estados Unidos, tan individualista como nacionalista. El individualismo es, después de todo, el himno nacional, por así decirlo, y va en contra de esto. Tenemos una lucha por delante.

Claro, indisociable a la idea de individuo se halla, como dices,  la del cuerpo, que por otro lado enlaza con la cuestión de la biopolítica y su vigencia. ¿Nos habíamos olvidado de la fragilidad del cuerpo y ahora hemos visto que está ahí?

Los que tienen hambre nunca olvidaron el cuerpo; tampoco los que viven sin refugio. Pero ahora aquellos de nosotros que podemos mantenernos seguros dentro de nuestros hogares vemos claramente que ese no es el caso para todos. Es muy triste durante estos días temer el contacto cercano con otro ser humano, pero en condiciones de pandemia, ese contacto debe permanecer altamente regulado y mediado. Es la triste necesidad que nos ayudará a disminuir las tasas de mortalidad.

Otra derivada de la cuestión del sujeto es todo lo que respecta al género y al feminismo. ¿Qué es lo más importante que nos dejará esta crisis?

A muchas personas se les dice que regresen a sus hogares, pero ¿qué es un hogar? Esta ha sido una pregunta feminista durante mucho tiempo. Un hogar no es una esfera privada separada de la actividad económica. El trabajo doméstico y el trabajo reproductivo se llevan a cabo en el hogar, y eso suele ser trabajo de mujeres, en gran parte no reconocido y no remunerado. Por lo tanto, las mujeres a menudo están confinadas en hogares donde tienen que asumir el trabajo emocional y doméstico durante el parto, y vemos surgir formas de jerarquía de género que renaturalizan las desigualdades sociales. Con demasiada frecuencia, las mujeres y los niños queer confinados en el hogar están sujetos a violencia o reprensión, y los daños físicos y psicológicos pueden ser muy significativos. La intensificación de la violencia sexual dentro del hogar cuestiona aún más la idea del hogar como un "refugio seguro". Durante estos tiempos en que la emergencia de atención médica pública permite a los estados asumir mayores poderes de control social, también vemos que se niegan los derechos trans (en Hungría y Polonia) y que los géneros se patrullan en la calle (en Perú y Panamá) y las personas trans están sujetas a acoso. Claro, también hay movilizaciones en línea para crear sistemas de apoyo, y si las planeamos bien, entonces pueden fortalecerse los lazos globales de solidaridad. Si bien algunas personas piensan que el género y el feminismo son problemas secundarios, están equivocados. El movimiento LGBTQI ofrece una visión diferente de la igualdad, la libertad y la justicia, y eso debería servir como una luz de guía mientras buscamos reparar y reconstruir nuestro mundo.

En otro de tus libros, Vida precaria, hablas de la distinción que hacemos entre personas a la hora de sufrir por ellas, del luto ante su pérdida. ¿Qué te ha hecho pensar respecto a nuestra relación con la muerte todo lo que hemos vivido?  

Al igual que muchas personas, revisé mis papeles y limpié mis armarios porque no quería dejar un desastre para que otros lo limpiaran si moría a causa de este virus. También soy mayor y tengo algunos problemas respiratorios preexistentes que me sitúan en el rango de personas vulnerables. Creo que muchos filósofos están reflexionando sobre la fugacidad de la vida. Pero en estos días a mí me alerta más el hecho de que mi privilegio de clase y mi seguro de salud hacen que sea menos probable que encuentre un final fatal como por desgracia sí ocurre a otras personas. La cruda realidad de la desigualdad económica está con nosotros, y vemos que las personas con menos recursos tienen más probabilidades de enfermarse más gravemente y tener un mayor riesgo de muerte. Por lo tanto, la mortalidad puede ser una condición humana, sí, pero las tasas de mortalidad con demasiada frecuencia reflejan las desigualdades sociales y económicas radicales que caracterizan a nuestra sociedad. Es también una cuestión socio-económica. 

En efecto, a la crisis sanitaria le acompaña, ya, una crisis económica. Nadie discute que será dura y difícil, y que hará grandes estragos en el futuro inmediato. Hasta qué punto cambiarán las cosas no lo sabemos pero, ¿de qué modo crees que esta crisis puede alterar la idea de la política y el curso de la globalización, por ejemplo?

Creo que una crítica ecológica del capitalismo es cada vez más importante, al igual que los modelos globales de atención médica y la distribución de equipos médicos y medicamentos. También formas de solidaridad global, que estamos empezando a ver se desarrollan a medida que aumenta la crítica a la globalización, centrándose en la intensificación de la precariedad en el sur global y en las periferias de los estados-nación, la persecución de las minorías religiosas y étnicas, los apátridas y los vagabundos. Asimismo creo que el movimiento feminista ha desarrollado modelos para las comunidades de atención y para la movilización, y son más prometedores cuando son locales y globales. 

Y a partir de la relevancia que se le ha dado al debate ético en relación, por ejemplo, a las decisiones de criba en las UCI, ¿qué crees que pueden ofrecer la filosofía y las ciencias humanas al nuevo escenario social?

Muchas de las preguntas básicas que guían nuestra enseñanza e investigación están siendo formuladas por personas de todo el mundo. ¿Qué hace que una vida tenga sentido? ¿Cuáles son los límites de mi ser individual y cómo estoy unido a los demás? ¿Qué obligaciones se derivan del hecho de que mi cuerpo me relaciona con los demás? ¿Son esas relaciones parte de quién soy? ¿O esas relaciones me dicen que soy parte de un mundo más grande? En ética y en todas las humanidades, buscamos no solo comprender la mejor manera de darle sentido al mundo, especialmente en tiempos de crisis y desesperación, sino que también experimentamos con modos de representación que pueden hacernos conocer a nosotros mismos, y unos a otros, un mundo social e histórico más claro y convincente. Muchas personas en confinamiento buscan arte en línea: películas, historias, imágenes, bailes. Las artes son imprescindibles; nos devuelven nuestro mundo de manera refractada, y nos ayudan a sentirlo mejor, a conocer su sufrimiento y su alegría, y a buscar su reparación. Y ninguno de nosotros reparará el mundo solo.

Y por último, volviendo a los EUA, ¿piensas que en las próximas elecciones presidenciales de noviembre esta crisis se dejará notar de algún modo? 

Mucha gente especula sobre esto. No estoy segura. Es difícil creer que Trump se aferre al poder, pero siempre tiene una manera de entusiasmar a quienes lo apoyan, cambiando el tema y culpando a otra persona, o a otra nación, por sus propios fracasos. Es un niño tirano, pero aparentemente eso es atractivo para algunas personas. Joe Biden tendrá que aceptar una buena parte de la plataforma Sanders-Warren para desarrollar una base lo suficientemente fuerte como para vencer a Trump. Y tenemos que luchar contra la supresión de votantes, que es una de las formas en que los gobiernos locales de supremacía blanca tienden a privar de derechos a las minorías raciales de los Estados Unidos. Será una dura pelea, pero es posible. Nunca antes las personas habían sido tan conscientes de lo importante que es la atención médica pública, y tenemos que hacer algunos movimientos hacia el socialismo para hacer realidad los ideales de una salud para todos.

El + vist

El + comentat