Los Juegos de Tokio, objetivo informático de la Rusia de Vladímir Putin

Agencias de espionaje del Reino Unido y los EE.UU. revelan el ciberataque contra los organizadores

La unidad de inteligencia militar rusa detrás del ataque con el agente nervioso Novichok en Salisbury (Reino Unido), en marzo de 2018, destinado a acabar con la vida del ex espía ruso Serguei Skripal, intentó dirigir otro, en este caso cibernético, contra los Juegos Olímpicos de verano de Tokio antes de que finalmente fueran cancelados debido a la pandemia de coronavirus.

El GRU, nombre de la unidad rusa, lanzó operaciones de "reconocimiento cibernético" contra los organizadores y patrocinadores, según ha confirmado este lunes por la tarde el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, que ha aportado información de agencias de inteligencia de los Estados Unidos y del Reino Unido. Entre otros, el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC), que forma parte de General Communications Headquarters, la agencia que supervisa el espionaje electrónico e informático del Reino Unido y todas sus comunicaciones.

Raab también ha confirmado la intervención de piratas informáticos del GRU en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2018, que tuvieron lugar en Pyeongchang, Corea del Sur. El GRU desplegó un programa malicioso de supresión de datos contra los sistemas informáticos del acontecimiento.

El gobierno británico ha identificado la unidad cibernética del GRU como responsable del pirateo desde su Centro Principal para Tecnologías Especiales (GTsST).

El GRU orquestó el intento de asesinato de Serguei Skripal, antiguo coronel del GRU, en Salisbury, ciudad 140 kilómetros al suroeste de Londres, en marzo de 2018. Dos oficiales del GRU viajaron al Reino Unido e introdujeron clandestinamente el mencionado agente nervioso con el que impregnaron la manecilla de la puerta principal de la casa del coronel. Skripal y su hija sobrevivieron al ataque, pero una mujer británica, Dawn Sturgess, murió después de que, sin darse cuenta, resultara contaminada por Novichok, que había sido escondido en una botella de perfume. El mismo agente nervioso fue utilizado recientemente en el intento de asesinato del disidente ruso Aleksei Navalni.

Los atletas rusos tienen de momento prohibido competir en los Juegos Olímpicos bajo su propia bandera debido a las reiteradas infracciones de las normas de dopaje.