Justicia y FGE, las dos plazas más difíciles

Félix Bolaños, secretario general de la Moncloa, se encarga de entrevistar candidatos

Pedro Sánchez se quiere tomar más tiempo para diseñar el Gobierno, al punto de que se hablaba, tras su investidura, de la posibilidad de aplazar la reunión dada por hecha del nuevo gabinete para este viernes, día 10 de enero. El secretario general de la presidencia, Félix Bolaños, ha asumido el encargo de entrevistarse con ministrables. Es el primer filtro.

En el PSOE y en el gabinete de presidencia de Sánchez ha sentado mal la filtración de los ministros de Unidas Podemos al punto que, según las fuentes consultadas por ARA, Iván Redondo ha querido frenar la deriva de un gobierno de fracciones, quizá porque Sánchez desea calibrar más detenidamente la composición del Gobierno.

Los dos puestos más difíciles, según las fuentes consultadas por ARA, son el tándem Ministerio de Justicia y Fiscalía General del Estado. Pedro Sánchez ha decidido, ya hace semanas, sustituir a Dolores Delgado y llenar la vacante de la fiscal general del Estado, María José Segarra, que se produce al cesar el gobierno.

Cuando el candidato a presidente habló nada más iniciar su discurso de investidura de las “últimas zancadillas” y, más tarde, de las “artimañas jurídicas” en alusión a la decisión del viernes 4 de la Junta Electoral Central de anular al president Quim Torra como diputado para propiciar su destitución de president de la Generalitat, y de inhabilitar a Oriol Junqueras como eurodiputado aplicando perversamente la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) reflejaba en buena síntesis la preocupación por la cartera de Justicia y la Fiscalía General del Estado. Sánchez ha llegado a la conclusión de que el nombramiento de Segarra, promovido por la ministra Delgado, ha dado lugar a la fiscal general con menos peso político y judicial de los últimos años.

Se trataría, pues, de encontrar al tándem adecuado según las fuentes consultadas. Bolaños es, según se ha apuntado, el primer filtro. Y los candidatos para ambos puestos han pasado por La Moncloa. Pero la decisión no está, todavía, tomada.

En Asuntos Exteriores el candidato natural sería el diplomático socialista José Manuel Albares, secretario general de Asuntos Internacionales de La Moncloa, el diseñador de la agenda exterior del presidente, pero se ha cruzado en su camino Cristina Galliach, alta comisionada para la agenda 2030. Albares está dispuesto a ser ministro pero de no lograrlo tenía previsto marchar a París para ser embajador en Francia, habida cuenta de que su familia reside allí. Ello supondría una pérdida para Pedro Sánchez, quien, precisamente, lleva cierto tiempo buscando un sustituto de Albares en La Moncloa.

El diseño original es el de tres vicepresidentas con Carmen Calvo en la tarea política, Nadia Calviño en la económica y Pablo Iglesias en la de asuntos sociales y agenda 2030. A su vez, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, seguiría con su cartera a la que se añadiría la de portavoz de Gobierno.

El único ministerio para Unidas Podemos que tendría secretaría de Estado sería el de Igualdad, que ocupará Irene Montero. Sería la secretaría de Estado de Igualdad y lucha contra la violencia de género .