Llarena no tiene prisa para dictar el auto de Forn, Sánchez y Cuixart

El juez no resolverá las peticiones de libertad antes del miércoles

El magistrado Pablo Llarena tiene pendiente proveer los escritos de los diputados electos Joaquín Forn y Jordi Sánchez en los cuales solicitaban la libertad el pasado viernes, día 12 de enero, tras prestar declaración el día anterior sobre los hechos de la querella por rebelión, sedición y malversación. 

El juez, antes de dictar su auto, debe dar traslado de ambas solicitudes a la Fiscalía y a las partes personadas en la causa y otorgarles  plazo de tres días naturales para elevar informe. Una vez recibidos el juez dicta su resolución.

Normalmente, cuando se trata de una petición de libertad del preso y existe la intención del juez de concederla se procede con rapidez dando prioridad a esta diligencia. Llarena ya dio muestras, como apuntamos en estas páginas el pasado sábado, día 13, de orientarse hacia mantener en prisión a ambos y a Jordi Cuixart, presidente de Omnium Cultural, que todavía no ha solicitado su libertad, y,  al tiempo, de posponer la decisión.

El juez denegó el pasado viernes 12 el permiso solicitado por Oriol Junqueras para asistir al Parlament mañana miércoles, día de la constitución del Parlament, y en la sesión de investidura. Pero al tiempo, rechazó autorizar a Sánchez y a Forn para acudir al Parlament cuando no se lo habían requerido.

En su auto Llarena razona sobre la gravedad de los hechos de la querella y los indicios racionales de criminalidad del caso enjuiciado que podrían constar ahora mismo en un auto de procesamiento al denegar la autorización. Por tanto, parece evidente su posición de mantener en prisión a Forn, Sánchez y Cuixart. Pero al denegar un permiso que ambos no han solicitado ha dado la pista de que no resolvería antes del miércoles 17, día en que se constituye el Parlament. Este hecho se ha visto confirmado por la decisión de no proveer, o dar traslado, los escritos de Forn y Sánchez al fiscal y a las partes personadas para que informen sobre la libertad solicitada. 

La acusación popular de Vox, sin esperar que el juez Llarena provea los escritos, se pronuncia contra la libertad del exconsejero y diputado electo. "Las declaraciones del señor Forn en el sentido de que se desmarca de la vía unilateral y favorables a pactar con el Estado no constituyen sino un nuevo episodio de su legítima estrategia procesal para dejar sin efecto la medida cautelar impuesta, pero se contradicen con sus anteriores actos y declaraciones en lo que constituye un auténtico fraude procesal que no tiene más objetivo que eludir la prisión y son contrarios a la evidencia probatoria inculpatoria que consta en las diversas diligencias de instrucción obrantes en la causa".

Si el juez diera traslado de los escritos durante el día de hoy, miércoles 17, las partes tendrían de plazo hasta la semana próxima para entregar sus informes. Llarena sigue trabajando en conectar todos los indicios dispersos en la causa. El pasado viernes dictó una providencia en la que da cuenta de que se ha abierto una "pieza separada secreta con una duración de 15 días". 

Fuentes jurídicas creen que el juez Llarena está incorporarando a la causa del Supremo una pieza secreta que se encuentra en el juzgado de instrucción 13 de Barcelona. En esa pieza se incluyen las conversaciones intervenidas a Josep María Jové, el número dos de Junqueras con el cargo de secretario general de la vicepresidencia de Economía y Hacienda, con otros funcionarios y dirigentes soberanistas.

No son los únicos escritos que Llarena tiene pendiente de proveer. La solicitud de múltiples diligencias, con la incorporación del mayor Josep Lluís Trapero y Josep María Jove a la causa del Supremo, de fecha 22 de diciembre de 2017, tampoco ha sido trasladado a las partes para informar.

Más contenidos de