Los Mossos cerraron el 1-O el doble de colegios que las policías españolas

El cuerpo catalán clausuró más de 130 centros de voto sin violencia

Los Mossos clausuraron el 1 de octubre más del doble de colegios electorales que la Guardia Civil y la Policía Nacional juntas, según las cifras que maneja el cuerpo. Y, a diferencia de los cuerpos españoles, lo hicieron sin ningún tipo de incidente o carga policial. La policía catalana cerró entre 130 y 140, mientras que las policías españolas clausuraron entre 60 y 70, según fuentes de los Mossos. El Ministerio del Interior publicó en Twitter el día 1 a las cinco de la tarde que la Guardia Civil y la Policía Nacional ya habían clausurado 92 colegios electorales del referéndum. Algunos centros de voto volvieron a abrir después y esto puede ayudar a explicar, al menos en parte, la diferencia entre las dos cifras. El despliegue principal lo hicieron por la mañana y, por tanto, es difícil que el número aumentara pasadas las cinco.

Los tres cuerpos policiales actuaron en la lista de centros de voto anexada al auto de la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Mercedes Armas, que ordenaba impedir el 1-O. Los Mossos empezaron a intervenir el viernes anterior por la noche, tal como marcaban las órdenes de la magistrada. Antes del domingo 1 de octubre a las seis de la mañana ya se habían asegurado que unos 400 inmuebles públicos o que ofrecen servicios públicos y que debían ser centros de votación estaban clausurados, ya fuera porque no se habían ocupado o porque quienes lo habían hecho se habían marchado. En estos 400 casos el cuerpo dejó una patrulla para que se asegurara de que no se volvían a abrir. En el caso de entre 130 y 140 colegios que, según fuentes del cuerpo, se cerraron el domingo mismo, hubo muchas situaciones diferentes. En algunos puede que no hubiera bastantes personas concentradas para ofrecer una resistencia eficaz, o que decidieran marcharse voluntariamente, por ejemplo.

Según las instrucciones de los mandos de los Mossos, los agentes tenían órdenes de actuar según los principios "de congruencia, oportunidad y proporcionalidad" y de "contención y mediación". Tenían que evitar el uso de la fuerza, que ante la desobediencia pasiva no podía "ir más allá del acompañamiento de personas hasta el exterior" o de abrir un pasillo para entrar.

Denuncias de 533 heridos

Los Mossos cerraron muchos más centros de votación del referéndum de autodeterminación que los dos cuerpos policiales españoles juntos, pero a diferencia de estos sin utilizar la fuerza física, tal como marcaban las instrucciones de la cúpula de la policía catalana. Cabe recordar que, según las cifras del departamento de Salud, las razzias de los antidisturbios de la Guardia Civil y la Policía Nacional en colegios electorales causaron 893 heridos. Los Mossos ya habían recibido ayer 271 denuncias, algunas conjuntas, de 533 de los heridos, según la agencia Efe. Sólo ayer se presentaron más de un centenar. El Ministerio del Interior también mantiene que 431 guardias y policías españoles quedaron heridos.

Un grupo de mandos intermedios de la Policía Nacional española hicieron llegar ayer un escrito a El Periódico en el que presentaban "las más sentidas disculpas por los excesos" que hubo en la operación fallida para impedir el referéndum. Aunque criticaban también la actuación de los Mossos y de algunos de los que protegían los centros de voto, admitían que sentían "indignación con la incompetencia, desidia y falta de conocimientos en seguridad y de la situación social en Cataluña del actual gobierno español". Decían, además, que se habría podido impedir el 1-O sin hacer desalojos, porque habría bastado desplegando de madrugada filas de policías a las puertas de los colegios.

Etiquetes

Más contenidos de