Marchena le hace el trabajo al TC y asegura su unanimidad sobre el caso Demirtas

Los acusados presos serán trasladados a Madrid el viernes 1 de febrero

El tribunal del juicio oral le ha señalado el camino al Tribunal Constitucional al desestimar ayer la aplicación de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre el caso Demirtas -el diputado kurdo encarcelado preventivamente durante casi dos años en Turquía- a los acusados por el delito de rebelión, en prisión provisional desde octubre y noviembre de 2017. Los nueve acusados presos serán trasladados de cárceles de Cataluña a otras de la Comunidad de Madrid el próximo viernes, día 1 de febrero.

Hasta ahora el tribunal había pasado por alto pronunciarse sobre la aplicabilidad de la sentencia del TEDH, aunque la defensa de Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull lo planteó en un recurso de súplica del 14 de diciembre.

El 9 de enero pasado, en un auto de respuesta, el tribunal dejaba constancia del argumento -la sentencia del caso Demirtas- pero ignoraba el asunto sin referirse a él, remitiendo a anteriores resoluciones del instructor y de la Sala de Recursos, todas ellas anteriores al 20 de noviembre de 2018, fecha de la sentencia del TEDH.

El jueves 17 de enero, la defensa de los tres acusados volvió a exigir una respuesta.

Pero he aquí que un día antes, el miércoles 16, había tenido lugar un hecho relevante. Y es que el Pleno del Tribunal Constitucional abordó el recurso de amparo de Oriol Junqueras contra la prisión preventiva, al cual había añadido un escrito sobre el `caso Demirtas´.

La ponencia había recaído en Juan José González Rivas, presidente del TC. Y el ponente hacía una referencia al `caso Demirtas´, sin profundizar sobre su inaplicabilidad a la situación de Junqueras.

Tres miembros del TC -Juan Antonio Xiol, Fernando Valdés Dal Ré, y María Luisa Balaguer, del sector llamado progresista, sin estar en contra de desestimar el recurso, plantearon que era necesario profundizar en la sentencia del TEDH y motivar por qué no es aplicable, algo que la ponencia pasaba por encima.

Dos ideas animaban esta postura. La primera, genérica, es que el TEDH está por encima del TC y que va a ser el tribunal que revise, en su día, la posición adoptada. Ello convierte su jurisprudencia en un punto de referencia del TC. La segunda, que el Tribunal Supremo no había abierto la boca sobre la sentencia del TEDH.

Una posibilidad contemplada en el debate fue, precisamente, la de devolver la pelota al Supremo para que se pronuncie primero. Pero ello sería interpretado como un tirón de orejas al órgano que está por comenzar el juicio oral del 1-0.

Por otra parte, la mayoría apoyaba la ponencia tal cual estaba y los que discrepaban no lo hacían con el fondo -desestimar el recurso de Junqueras-sino con la fundamentación.

Para no aflorar una división -sería la primera en años en el asunto de Cataluña-, se acordó retirar la ponencia y redactar una nueva con los argumentos de inaplicabilidad del `caso Demirtas´ sin fijar fecha para resolver. La proximidad del inicio del juicio del procés ya anticipaba que sería posteriormente al comienzo del mismo, que parece confirmarse para el martes 5 de febrero.

Pero el conocimiento del debate en el TC y el hecho de que las defensas volvieron a plantear la necesidad de que el tribunal del juicio oral diga esta boca es mía en el `caso Demirtas´ fue una oportunidad. El ponente, Manuel Marchena, pues, aprovechó para motivar la inaplicabilidad del caso a los acusados catalanes presos.

Al facilitar la sentencia del TC sobre el caso Junqueras primero y los demás recurrentes más tarde, Marchena ha asegurado al mismo tiempo la unanimidad de dicho tribunal. Una unanimidad que, en realidad, nunca estaba relacionada con el fondo sino con la motivación.  

 

Más contenidos de