SERIE VENEZUELA (9/10)

Nicolás Maduro gana unas elecciones llenas de irregularidades y con una abstención récord

Sólo obtiene el 30% de los votos y más de la mitad del electorado no participó

Nicolás Maduro se ha proclamado ganador de las elecciones presidenciales que se celebraron ayer en Venezuela, a pesar de que sólo consiguió un 30% de los votos, hubo una abstención récord y los comicios se caracterizaron por las irregularidades.

Sólo un 46% del electorado participó en las votaciones, según datos oficiales difundidos por el Consejo Nacional Electoral. En elecciones presidenciales anteriores, la participación media llegaba al 80%. Los partidos opositores que conforman la Mesa de Unidad Democrática (MUD) -que incluye un amalgama de formaciones de derechas y izquierdas. habían hecho un llamamiento para que el electorado se abstuviera al considerar que las elecciones eran irregulares.

Maduro apareció eufórico ante sus seguidores al final de la jornada electoral tras conocerse los resultados. Habló de una "victoria popular permanente" que le permitirá mantenerse en el poder hasta el año 2025, y presumió que había superado a su principal rival en los comicios, Henri Falcón, por un margen histórico. Maduro obtuvo 5.823.700 votos (el 67,7% del total), y Falcón, sólo 1.820.552 (el 21,2%). Hasta 20 millones de electores estaban llamados a las urnas. En tercer lugar se situó Javier Bertucci, que apenas obtuvo 925.042 votos (un 11%).

La abstención fue la clave de la jornada. Caracas, la capital venezolana, estaba ayer desértica. "Parecía que fuera el día de Año Nuevo por la mañana", comentó Juan Carlos Villa, un venezolano que trabaja como transportista y que aseguró que incluso casi no circulaban vehículos en la ciudad.

Algunos hablaron del inicio de una nueva revolución, la de las calles vacías. Ayer por la tarde Maduro animó a las Unidades de Batalla Hugo Chávez (UBCh) -colectivos político-militares chavistas- a que "facilitaran al pueblo el transporte para ir a votar". Pero ni así logró que la participación aumentara.

Quizá por la evidencia del desastroso resultado, Maduro ha convocado para este mismo lunes una gran jornada de diálogo con el resto de fuerzas políticas. "Hago un llamamiento a Henri Falcón, Javier Bertucci y todos los líderes de la oposición para que nos nos encontremos y hablemos de Venezuela", declaró a las afueras del palacio de Miraflores, ante cientos de sus simpatizantes. Falcón y Bertucci, sin embargo, han declinado el ofrecimiento y han exigido la repetición de los comicios, al considerar que la jornada electoral se caracterizó por las irregularidades.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) -la formación de Nicolás Maduro- instaló ayer un sinfín de carpas de control electoral cerca de muchos centros de votación donde los electores acudieron para participar en los comicios.

Durante las últimas semanas Maduro había prometido pagar una bonificación económica a todos los que fueran a votar ayer "libremente". Pero para conseguir esta bonificación el votante debía registrarse en las carpas chavistas de control electoral antes de ir a votar, mediante el llamado carné de la patria. Este carné es un documento de identidad con un chip que el gobierno de Maduro distribuyó a todos los que quisieran beneficiarse de ayudas públicas, como la adquisición de cajas de comida a un precio regalado.

"Después de registrarse en el punto de control, la gente puede votar a quien quiera, incluso a la oposición. Pero normalmente nadie lo hace por miedo a perder las ayudas del gobierno", aclara la analista política Colette Capriles.

Henri Falcón denunció que la formación de Maduro instaló hasta 350 carpas o "puntos rojos", como se conocen en Venezuela a los puntos de control electoral chavista, ya que las carpas suelen ser rojas y porque este color también identifica al partido de Maduro. Javier Bertucci calculó que el número de puntos rojos esparcidos por todo el país ascendía a 380.

"Esta práctica está prohibida por la legislación electoral vigente", destacó Luis Lander, del Observatorio Electoral Venezolano, que también recordó que todos los candidatos que han participado en las presidenciales firmaron un acuerdo el 1 de marzo en que se comprometían a no recurrir a esta práctica. El Consejo Nacional Electoral también aseguró la semana pasada que se opondría a la instalación de estos puntos de control.

Según Lander, el partido de Maduro ya pagó una bonificación a los votantes e instaló puntos de control en los comicios celebrados el año pasado para las alcaldías y gobernaciones. También aclara que, cuando Hugo Chávez estaba en el poder, "todos los partidos, también los de la oposición, instalaban carpas de propaganda electoral el mismo día de las votaciones". "Se puede decir que con el carné de la patria ahora el sistema se ha sofisticado", añadió.

El ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, que está en Venezuela como observador electoral invitado por el gobierno, insistió ayer en la necesidad de apostar por el diálogo entre el gobierno y la oposición, y pidió a los candidatos derrotados en los comicios que canalizaran sus denuncias a través del Consejo Nacional Electoral.

Zapatero acudió ayer a un centro electoral de Caracas y fue abucheado por algunos votantes. El ex presidente español había declarado el viernes que esperaba unos comicios en Venezuela "con todas las garantías".

El + vist

El + comentat