Aragonès ya es oficialmente el presidente sustituto

El consejo ejecutivo extraordinario convocado esta mañana lo dota de las facultades de jefe de gobierno

El vicepresidente Pere Aragonès ya ejerce de presidente sustituto. 48 horas después de la inhabilitación del presidente Quim Torra, Aragonès convocó ayer un consejo ejecutivo extraordinario, en virtud de la ley de presidencia, y hoy a las nueve de la mañana se ha aprobado el decreto que lo dota de las facultades de presidente, todas menos la de convocar elecciones, nombrar y cesar consellers y someterse a una cuestión de confianza. Después de que se haya publicado en el DOGC, Aragonès ya es, pues, el nuevo presidente en funciones de la Generalitat.

El decreto remarca que si el TC suspende la sentencia, el nombramiento de Aragonès restará sin efecto. En cualquier caso, e l decreto establece que Aragonès tiene las atribuciones de la Presidencia de la Generalitat "de acuerdo con los límites propios de una sustitución y de un gobierno en funciones en conformidad con la Ley 13/2008 y el resto del ordenamiento jurídico". También ratifica a todo el personal eventual de la presidencia de la Generalitat. 

Su designación llega después de una nueva polémica con el gobierno español. Ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE) no publicó el cese del jefe del ejecutivo. La Moncloa consideró, después de una consulta a la Abogacía del Estado, que no es necesario que se publique en el boletín oficial para que Torra sea sustituido por el vicepresidente, Pere Aragonès, un requisito que sí preveía la Generalitat, al menos en el informe de los servicios jurídicos que había emitido.

Ayer por la mañana el ejecutivo, a través del secretario del Govern, había pedido por carta a la Moncloa que comunicara hoy cuándo publicaría el cese del presidente de la Generalitat para "poder dotar de la máxima seguridad jurídica las próximas actuaciones del Govern". La Moncloa, sin embargo, pidió a la Abogacía del Estado que estudiara si era "legalmente necesario" que se publicara el cese en el BOE, y la Abogacía del Estado dejó claro que no –según avanzó Efe–. El gobierno español valoró que con la comunicación en mano de la ejecución de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) bastaba.

Fuentes del Govern explicaron ayer que no pueden hacer la sustitución de Torra hoy por hoy sin el cese publicado, puesto que esto podría generar un problema jurídico posterior si, por ejemplo, el Tribunal Constitucional aprueba las medidas cautelarísimas que ha solicitado el presidente para suspender su inhabilitación. Es por eso que han pedido a la Moncloa que si no publica el cese lo traslade por escrito al ejecutivo.