Urbanisme

Por qué el Pueblo Espanyol no se derribó

El Arxiu Fotogràfic documenta la aventura de los impulsores de un proyecto que tenía que ser efímero

Miquel Utrillo con un grupo de gente en Sangüesa (Navarra) el 5 de septiembre del 1927. F. FOLGUERA / AFB / F. FOLGUERA / AFB

El Pueblo Español se construyó en un tiempo récord: 13 meses. Tenía que ser un gran museo efímero al aire libre que mostrara la España más tradicional a los visitantes de la Exposición Universal de Barcelona del 1929, pero prácticamente un siglo después sus 107 edificios continúan incólumes en Montjuic. Al principio se hizo una primera maqueta a partir de fotografías y documentación de archivo, pero los impulsores del proyecto pronto vieron que aquel sería un pueblo sin alma y que necesitaban ir a los lugares. Dicho y hecho. Miquel Utrillo, ingeniero, pintor, crítico de arte y jefe del proyecto; Xavier Nogués, dibujante y pintor, y Francesc Folguera y Ramon Reventós, arquitectos, subieron a un Hispano-Suiza y en un mes recorrieron 600 poblaciones de la geografía española. En el coche llevaban las maletas, dos cámaras fotográficas, acuarelas, una máquina de escribir... Hicieron dos viajes más –de quince días cada uno–, y pisar el terreno hizo que el proyecto cambiara de pies a cabeza. El periplo de aquellos cuatro hombres entusiastas y el making-of de la construcción del Poble Espanyol se pueden seguir desde hoy y hasta el 25 de abril en el Arxiu Fotogràfic de Barcelona.

Es un misterio por qué no se derribó aquel museo efímero, pero puede ser que el entusiasmo de sus impulsores tenga parte de culpa.

"Siempre tenía que morir pero continúa allá, y creo que en parte es por la buena voluntad de la gente"

Sandra Moliner

"Nunca nadie se atrevió a derribarlo y los arquitectos y técnicos tuvieron cuidado. Siempre tenía que morir pero continúa allá y creo que en parte es por la buena voluntad de la gente", dice la arquitecta Sandra Moliner, que ha comisariado la exposición con Rafel Torrella. Incluso la empresa constructora, Materiales y Obras S.A., especializada en cemento armado, se avino a hacer el pueblo con este material y no con madera como estaba previsto inicialmente. No fue un trabajo solitario, porque se llegaron a implicar 88 empresas especializadas en moldes, construcciones de tiza, imitación de piedra y de madera... 

Recorriendo la exposición  Un viaje fotográfico. La construcción del Poble Espanyol se palpa la pasión de los cuatro aventureros que hicieron en un mes más de 20.000 kilómetros por las carreteras enfangadas y llenas de sacudidas de principios del siglo XX. En el Arxiu Fotogràfic se puede ver una selección de 96 copias digitales  de los más de 1.000 negativos del fondo reunidos por Utrillo. A menudo el coche que utilizaron a lo largo del viaje, que llevaba un banderín publicitario de la Exposición Universal, aparece a las fotografías porque salían disparados de los asientos y viajaban por trabajo.

"Llevamos hechas entre ayer y hoy 104 fotografías de cosas tan interesantes para el pueblo que cada momento nos convencemos que lo mejorarán y que sin nuestro viaje no podía haber pueblo de verdad y tal como tiene que ser. Folguera está hecho un genio del objetivo; Reventós, que todo el día está con el lápiz en una mano y la máquina a la otra, Utrillo tomando notas a diestro y siniestro y levantándonos la liebre, y yo que pobrete de mí hago lo que puedo", escribía Xavier Nogués el 7 de septiembre del 1927 a Lluís Plandiura, presidente de la exposición El Arte en España y comisario regio de Bellas artes. 

El padre del Poble Espanyol

Hay cierta controversia sobre la paternidad del Poble Espanyol, pero Sandra Moliner afirma bastante convencida que la idea fue de Utrillo. De hecho, en 1923 Utrillo dirigía al alcalde de Barcelona, Fernando Álvarez de la Campa (nombrado por la dictadura de Primo de Rivera), un anteproyecto de construcción de un barrio de las mismas características con el nombre de Iberiona. Algunas cartas constatan que Utrillo era un hombre que no se rendía fácilmente y a quien no le faltaban ideas: "Yo os propongo: alquilar un buen ómnibus automóvil de seis neumáticos, donde en letras como las de vuestro Hotel Colón se leerá « Exposición de Barcelona. 1929. El Arte en España. Pueblo»", escribía Utrillo a Planidura el 22 de julio del 1927 cuando intentaba convencerlo para que les dejara hacer el viaje. 

Los cuatro hombres podían hacer más de 300 kilómetros en un día. Se levantaban hacia las seis de la mañana, Nogués hacía un esbozo de la silueta urbana de la población y, si era un lugar importante, en la plaza se dividían en dos grupos y recorrían el lugar. Cuando se reagrupaban votaban del 1 al 10 los diferentes edificios. La máquina de escribir y las acuarelas pronto desaparecieron porque lo retrasaban todo y Nogués clasificó los colores de las paredes con números para después reproducirlos en Barcelona. Cada noche escribían a Planidura, y Reventós enviaba diariamente una postal a su familia.

De algunos de los edificios y plazas tan solo queda una réplica en el Poble Espanyol porque los originales han desaparecido. Otros han sido restaurados y han perdido el encanto que tenían, como la fachada de un edificio de la plaza Mayor de Riaza cuyos esgrafiados se eliminaron. Incluso ha habido restauraciones, como la del campanario de la iglesia de Utebo, destruido durante la Guerra Civil, que han usado la copia del Poble Espanyol como modelo.   

Alfonso XIII hace cambiar el proyecto urbanístico

Andalucía no iba a formar parte del Poble Espanyol. "No era por motivos oscuros, sino porque aquel mismo año había cumbre Hispanoamericana en Sevilla y, por lo tanto, se creía que aquel territorio ya estaba cubierto", dice Rafel Torrella. Aun así, durante una visita a las obras, Alfons XIII hizo entender que esta parte de España también se tenía que incluir y se cambió el trazado urbanístico del Poble Espanyol. 

Si en la primera parte de la exposición se pueden ver las fotografías amateurs de los dos arquitectos que hicieron el viaje, en la segunda se muestra el trabajo de los profesionales, Carlos Pérez de Rozas y el fotógrafo asignado a la sección artística Juan Manuel Alberti, que documentaron la construcción del Poble Espanyol. Al final está el día de la inauguración con el rey Alfonso XIII. Quizás ninguno de los presentes se imaginaba que un siglo después aquel museo al aire libre continuaría existiendo, aunque no hubiera sido ideado para perdurar tanto: cada año el mantenimiento y restauración de los edificios cuesta entre 300.000 y 700.000 euros. 

El + vist

El + comentat