Quien tiene un máster encuentra trabajo mejor pagado antes

El 51% de los estudiantes que han hecho uno ganan más de 2.000 euros en un plazo de tres años, según el gobierno catalán

En un momento en que cada vez más universitarios se enfrentan a la decisión de seguir estudiando al acabar la carrera o conformarse con el grado, un informe de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña (AQU) dice que un 85,85% de las personas que tienen un máster están trabajando a los tres años de terminarlo. Una cifra no muy superior al 84,78% que están en el mercado laboral sólo con un grado. La AQU hizo público ayer un informe que analiza y compara las salidas laborales según el nivel de los estudios superiores. El estudio coincide con el debate vivo del modelo de las carreras 3+2: reducir un año los grados y poderlo completar con dos de máster.

El terreno donde las personas que han hecho un máster ven más recompensada la ampliación de la etapa como estudiantes es en el salario. Según los datos que hizo ayer públicos la AQU, un 51% de los que han hecho un máster cobran, en un plazo de tres años, un salario dosmileurista, superior a los 24.000 euros anuales, por sólo un 37% entre los que se detienen en la etapa del grado. El director del organismo que hace el estudio, Martí Casadesús, matiza, sin embargo, esta cifra: "Este sueldo se puede explicar por el hecho de que muchos estudiantes de máster tienen más edad y/o más experiencia en su empresa, además del nivel de calificación". El porcentaje es aún más elevado en las personas que tienen un doctorado (79%). A pesar de las diferencias en el mercado laboral tres años después de acabar los estudios, hasta un 72% de los titulados con un grado lo volverían a cursar, mientras que sólo un 66% de los que han terminado un máster repetirían la experiencia.

"La mejor política de empleo"

Sí es destacadamente superior la tasa de ocupados entre los que tienen un doctorado, ya que alcanza el 93,3%, con sólo un 4,91% de parados. A pesar de las diferencias, las tres vías de estudios superiores tienen unas posibilidades de encontrar trabajo por encima de la media. La tasa de desempleo entre personas de entre 25 y 51 años, en términos generales, es del 16%, de modo que el secretario de Universidades e Investigación, Arcadi Navarro, considera los estudios superiores como "la mejor política de empleo". Sin tener en cuenta la tasa de personas inactivas, los datos revelan que un 10,96% de los graduados universitarios están en el paro por sólo un 8,79% de los que han prolongado los estudios uno o dos años más.

Las cifras revelan que los ámbitos como las ingenierías y la salud es donde hay más salidas laborales y que las ciencias experimentales es donde hay más personas sin trabajo

Uno de los temas que más preocupan a muchos jóvenes a la hora de plantearse si vale la pena estudiar en la universidad es si una vez acaben la carrera encontrarán trabajo relacionado con lo que han estudiado. En este terreno, los másters sorprenden a la hora de presentar una tasa inferior a los grados. Un 51,34% de la gente que tiene un máster ocupa un puesto de trabajo relacionado directamente con sus estudios, por un 55,58% de los que sólo están graduados. Casadesús quita hierro a este dato asegurando que su satisfacción con el trabajo es "casi igual", y debido a que el porcentaje de estudiantes de máster que están en puestos de trabajo que requieren estudios universitarios -sea cual sea su disciplina- es de un 90,35%, por un 78,04% de los graduados, tres años después de obtener el título. "Los datos no son homogéneos para todas las disciplinas", matizan desde la AQU. Las cifras revelan que los ámbitos como las ingenierías y la salud es donde hay más salidas laborales (con una cifra de paro que ronda el 5%) y que las ciencias experimentales es donde hay más personas sin trabajo: un 12,66 %, con un 82,45% de ocupación. Las humanidades son las que tienen menos antiguos estudiantes trabajando (79,54%) a pesar de que tienen menos paro que las experimentales (8,70%). En un punto intermedio se encuentran las ciencias sociales, con una tasa de ocupación del 87,33% y una de paro del 8,41%.

Una inversión importante

El hecho de que tener un master permita conseguir un trabajo con un sueldo más alto es una inversión que se hace con la matrícula de este estudio postuniversitarios. A pesar de que el estudio de la AQU no tiene en cuenta las diferencias en los costes de hacer sólo un grado o de profundizar en un máster, otro informe de 2014 titulado El coste de estudiar en Europa -elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario- cifraba la diferencia en un 44% en Cataluña y un 67% en todo el Estado. De un total de 38 países o regiones recogidos, veinte tenían el mismo precio por año en los dos tipos de estudios, y en seis era sólo ligeramente superior el postuniversitario.

Más contenidos de