Restoy también cuestionó la supervisión europea de los bancos

El subgobernador del Banco de España expresó por carta al BCE su preocupación por el sistema de supervisión

El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, escribió una carta a la responsable de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Danièle Nouy en vísperas de su visita a Madrid el pasado 24 de mayo en la cual expresaba gran parte de las críticas de los inspectores a la situación del nuevo sistema de supervisión bancaria vigente.

Según el texto de la carta en poder de ARA, Restoy señalaba que se está trabajando en “posibles mejoras de los procedimientos (…) con la vista puesta en la corrección de algunas de las deficiencias identificadas”. El subgobernador había mantenido reuniones con catorce miembros españoles de los equipos de inspección conjuntos europeos o JST.

Añadía: “Creo que este trabajo, junto con otras iniciativas a nivel doméstico, son de la mayor importancia para contener las señales emergentes de frustración y desmotivación en nuestro personal”.

El subgobernador enumera seis capítulos en los que el nuevo sistema tenía deficiente funcionamiento. Quizá el más llamativo era el número 2. Se trata del “establecimiento de una estructura jerárquica implícita y artificial en la que el trabajo dirigido por personal de las NCAs [Autoridades Nacionales Competentes] es controlado por staff designado por el BCE distinto del nombrado coordinador del equipo conjunto, con limitada experiencia y antigüedad”.

En otra de las quejas, el subgobernador se refería a las inspecciones in situ que se practican en las entidades bancarias.

“La mayor parte de las críticas se refieren a la creciente proporción de Jefes de Misión que no pertenecen al Banco de España, hecho que no ocurre en otras jurisdicciones [países]. Esto es también interpretado como falta de confianza”. Eso no pasa en Francia o en Italia.

Restoy no oculta sus preocupaciones. “Realmente temo que el fracaso a la hora de aportar a la gente en las NCAs suficiente estímulo puede poner en peligro, con el paso del tiempo, el funcionamiento adecuado del SSM [Mecanismo Único de Supervisión] bajo la actual estructura organizativa”.

El 24 de mayo, cuando Nouy se reunió en un cónclave con casi 200 inspectores en el llamado “teatro” de la sede de Plaza Cibeles, mientras otros 150 seguían la reunión a través de monitores, Restoy estaba junto a ella. Pero nada dijo de estos asuntos. Solo hizo de intérprete de Nouy cuando la jefa de supervisión europea dijo que el que inspector que no sepa inglés es el “ analphabète” del siglo XXI. Como quiera que hablaba en inglés, Restoy, la interrumpió: “ illiterate”, corrigió.

En todo caso, los problemas subrayados por Restoy, que reflejan las preocupaciones elevadas por los inspectores durante año y medio, parecen contradecir la situación rosa del Mecanismo Único de Supervisión que ha descrito el gobernador Luis Linde en una carta a los inspectores dirigida a templar gaitas.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat