Se acaba el 'roaming': guía práctica con todo lo que debes saber

Hoy entra en vigor en la UE la supresión del sobrecoste del uso del móvil en el extranjero. Andorra, sin embargo, queda excluida: allí sí se mantendrá el 'roaming'

Si te vas de vacaciones a Europa este verano, podrás utilizar el móvil sin llevarte ninguna sorpresa con la factura. A partir de hoy jueves las compañías telefónicas europeas ya no podrán cobrar roaming, el sobrecoste del uso del móvil en el extranjero. Hacer llamadas, enviar mensajes y navegar por internet con el móvil desde otro país europeo no costará más dinero que hacerlo desde Cataluña. Pero atención porque hay algunas limitaciones que conviene saber.

¿Qué coste tendrá a partir de ahora el uso del móvil en la UE?
Las llamadas, sms y navegación por internet serán facturadas al mismo precio que si el cliente se encontrara en su país de residencia, según las tarifas de su compañía. Por ejemplo, si un catalán que está de viaje en Francia o en Alemania llama a su familia, en Cataluña, la llamada costará lo mismo que si se hiciera desde Barcelona. También tendrán un coste 'nacional' las llamadas que haga el turista catalán a un teléfono móvil o fijo francés, por ejemplo para ponerse en contacto con un hotel o pedir un taxi. Incluso, llamar a un tercer país (siempre y cuando sea de la UE), tendrá un coste de llamada local. En cambio, y aquí es donde está la gran paradoja de la normativa, llamar a otro estado europeo desde el país de residencia (desde Barcelona a Roma, por ejemplo) tendrá un coste de llamada internacional. En resumen, cuando viajemos por Europa todas las llamadas a la UE serán 'nacionales' pero desde casa, para llamar a Europa pagaremos la tarifa internacional. Recibir llamadas, que hasta ahora costaba dinero, será gratuito.

¿Qué pasa si tengo un paquete mensual?
Los clientes que tengan contratados paquetes mensuales de llamadas, sms o navegación por internet, cuando se encuentren en otro país europeo, su compañía les descontará el consumo del paquete contratado. Si se agotan los minutos, los sms o los gigabytes del paquete, deberá pagar una tarifa más elevada. La UE, sin embargo, ha fijado unos máximos muy por debajo de los precios que las compañías cobraban por roaming: 3,2 céntimos por minuto, 1 céntimo por sms y 7,7 euros por giga (el precio máximo por giga irá disminuyendo progresivamente hasta los 2,5 euros en 2022).

¿Qué debo hacer para no pagar el 'roaming'?
El cliente no tiene que hacer nada. Son las compañías las que deben aplicar automáticamente las nuevas tarifas a partir de mañana. Eso sí, si se quiere continuar navegando por internet, no se deberán desactivar los datos del móvil cuando se viaje a otro país europeo.

¿En qué países se aplica el fin del 'roaming'?
La supresión del sobrecoste de la itinerancia afecta a todos los países de la UE y también a los que pertenecen al Espacio Económico Europeo: Islandia, Noruega y Liechtenstein. Atención, sin embargo, porque en Andorra sí habrá roaming. También en otros países que no forman parte de la UE ni del Espacio Económico Europeo, como Suiza y El Vaticano. De entrada, el fin del roaming también se aplicará en el Reino Unido, pero es una incógnita saber qué pasará cuando se produzca el Brexit.

¿Puedo usar en Cataluña la tarjeta SIM de una compañía de otro país con tarifas más baratas?
De forma habitual, no. La supresión del roaming no es ilimitada y la normativa autoriza a las compañías telefónicas a vigilar posibles "abusos". La idea es que cada persona utilice tarjetas de su país de residencia y se beneficie de la desaparición del roaming sólo cuando viaje por trabajo, por visitas familiares o para hacer vacaciones. Las compañías podrán facturar a precios normales de itinerancia (siempre con el máximo fijado por la UE) si detectan un cliente que no hace un "uso razonable" del móvil en el extranjero.

¿Qué se considera un abuso?
El principio general es que el usuario no puede utilizar el móvil en el extranjero más de lo que lo utiliza en su país de origen. En términos prácticos, se han fijado los 4 meses como tiempo máximo. Si la operadora detecta que un cliente pasa más de 4 meses en otro país europeo, le puede pedir que justifique su situación. Y si no entra en ninguna de las excepciones previstas, se le pasará a cobrar los precios normales de itinerancia. En cualquier caso, deberá notificárselo al cliente por escrito y éste puede recurrir a un tribunal de arbitraje.

¿Qué pasa si soy un Erasmus o un expatriado?
Entre las excepciones previstas están los casos de estudiantes Erasmus o de trabajadores desplazados. En este caso, los clientes deberán demostrar su vinculación al país de origen de su tarjeta SIM. También se hará una excepción en el caso de trabajadores que crucen cada día la frontera para ir a trabajar al país vecino.

¿Qué ganan las compañías?
Las operadoras han suprimido el roaming obligadas por la normativa comunitaria y no por voluntad propia. Se prevé que a corto plazo les provoque pérdidas, pero Bruselas asegura que a la larga, el uso del móvil en el extranjero se mutliplicarà porque los clientes ya no apagarán el móvil cuando viajen y se acostumbrarán a utilizarlo como en su casa. Asociaciones de usuarios han advertido de maniobras de las compañías para compensar el impacto negativo de la supresión del roaming, como la posible subida de las tarifas 'nacionales'. La Comisión Europea afirma que vigilará los movimientos de las operadoes para que no se produzcan aumentos exagerados de precios.

El + vist

El + comentat