El Supremo más cerca de decidir si tramita o rechaza el recurso de Torra

El ponente Colmenero pide apartarse por pertenecer a la Junta Electoral Central

 La Sala de Admisión de la Sala Segunda del Tribunal Supremo decidirá en las próximas semanas si admite a trámite o rechaza el recurso de casación del president Quim Torra contra la sentencia que le condenó por desobediencia con pena de inhabilitación. 

Este jueves día 4 de junio, el magistrado ponente, Miguel Colmenero, solicitó ser apartado de la causa por pertenecer desde el pasado 13 de febrero a la Junta Electoral Central (JEC), el órgano que conminó a Torra a retirar las pancartas de libertad a los presos políticos en el Palau de la Generalitat, y que desencadenó las denuncias de Ciudadanos y Vox y la sentencia posterior.

La solicitud de Colmenero no es firme. Las partes tienen que informar en diez días si consideran justificada la petición y será la Sala Segunda la que se pronunciará a través de un pleno.

Colmenero, según informamos el pasado lunes, fue nombrado ponente el pasado 6 de febrero, dos días después de que la defensa de Torra recurriera en casación la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña del 19 de diciembre de 2019. 

El ponente tiene el encargo de presentar su informe a la Sala de Admisión, formada por él, el presidente Manuel Marchena y la magistrada Susana Polo. Esta sala es la que decide si admite a trámite o rechaza ad limine (de entrada) el recurso.

Colmenero, a su vez, fue designado en febrero vocal de la Junta Electoral Central por proceso de insaculación en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Dicho nombramiento está en efecto desde el 13 de febrero, según publica el Boletín Oficial del Estado.

El magistrado, pues, forma parte ya del órgano que está en el origen de la sentencia condenatoria de Torra. Fue la JEC quien ordenó al president retirar las pancartas durante la campaña electoral nacional de abril de 2019, orden que se negó a cumplimentar reiteradas veces. 

Las denuncias de Ciudadanos abrieron el camino que más tarde transitó la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) con una querella criminal por desobediencia. Torra fue condenado el 19 de diciembre tras un breve juicio oral a pena de inhabilitación.

El planteamiento de Colmenero es que aunque no tuvo nada que ver con el inicio del proceso se ve obligado igualmente a apartarse por pertenecer ahora a un órgano, la JEC, cuya legalidad para dictar las órdenes que culminaron en la sentencia condenatoria se cuestiona en el recurso de casación de Torra.

La primera decisión que debía asumir el magistrado era la admisión a trámite o rechazo del recurso de casación presentado por la defensa de Torra. Esa propuesta luego debe ser examinada por la sala que forman con Colmenero los magistrados Marchena y Polo.

Aunque podría parecer que si se acepta su separación de la causa esta se verá retrasada la realidad es más bien la contraria.

Fuentes judiciales consultadas por ARA señalan que los letrados del gabinete de la Sala Segunda han trabajado estos meses sobre el recurso de casación y precisamente porque el informe ya estaría prácticamente listo es que Colmenero ha planteado ahora que debe ser apartado antes de firmar la propuesta.

De modo que la decisión puede estar ya perfilada a la espera del desenlace de la autorecusación o abstención. Si la Sala Segunda acepta la posición del magistrado se designará otro ponente, quien debería resolver si propone a la Sala de Admisión la admisión o rechazo.

Si esta sala admite a trámite el recurso, el curso más probable, según fuentes judiciales, ordenará formar sala con el ponente ya designado  y otros magistrados con la idea de resolver sobre el fondo del recurso de Torra. El fallo podría conocerse en el último trimestre de 2020. Caso de que el recurso sea rechazado ad limine (de entrada), Torra quedaría inhabilitado inmediatamente.