Toda la verdad sobre Norwegian y el vuelo Barcelona-Tokio

La explicación sobre lo ocurrido en las últimas horas en la compañía aérea

En las últimas horas se ha producido una tormenta mediática después de que éste y otros medios publicaran que la aerolínea Norwegian no puede volar entre Barcelona y Tokio por la existencia de un convenio entre España y Rusia que lo impide. ¿Es cierto esto? ¿Por qué algunas personas lo niegan? En este artículo intentaremos resolver las dudas o confusiones que pueda haber.

"Si tuviera los derechos de vuelo empezaría mañana mismo... Así pues, es cosa de los políticos hacerlo". Esta es la frase literal [ESCUCHA EL AUDIO] que pronunció este martes Bjørn Kjos, consejero delegado de Norwegian, cuando el ARA le preguntó si, con los obstáculos burocráticos que existen actualmente, la compañía esperaba poder operar un vuelo directo entre Barcelona y Tokio. ¿Cuáles son estos obstáculos burocráticos? Tal y como explicó la propia compañía hace más de un mes, el convenio existente entre España y Rusia impide que los vuelos españoles que sobrevuelan el gigantesco país que preside Vladimir Putin salgan de una ciudad que no sea Madrid.

Así lo explicó el ARA en su momento y, de hecho, también lo explicaron entonces otros medios, como El Periódico o Expansión, también presentes en el encuentro en el que Norwegian explicó la existencia de este obstáculo, a día de hoy insalvable. Estas informaciones recogían lo que la misma empresa había explicado.

Norwegian dijo exactamente esto: "El acuerdo bilateral España-Rusia sobre vuelos transiberianos, que se concertó el verano pasado, sólo tiene en cuenta Madrid como punto de entrada y salida para los vuelos que vayan de España a Tokio o Shangai sobrevolando Siberia", afirmó el director de comunicación de Norwegian en España, Alfons Claver, en un correo electrónico enviado a los periodistas que cubrieron aquella información.

El convenio existente entre España y Rusia impide que los vuelos españoles que sobrevuelan Rusia salgan de una ciudad que no sea Madrid

Ayer el consejero delegado de la compañía fue aún más allá y afirmó que, de no ser por esta traba, "mañana mismo" volaría a Tokio desde Barcelona. Otros medios allí presentes (como Europa Press o La Vanguardia) también lo recogieron.

Esta queja de Norwegian entronca con el que muchas aerolíneas dicen en privado pero no se atreven a decir en público, seguramente por temor a represalias. ¿Qué dicen las compañías cuando los micrófonos están apagados? Que el Estado tiene una política sistemática para favorecer el aeropuerto de Barajas. Era de agradecer que alguien lo dijera abiertamente.

Aún así, Norwegian reaccionó asegurando en su cuenta de Twitter que la noticia publicada ayer era una "manipulación". Su argumento: no se puede hablar de "veto" porque el vuelo no existe. "No se puede vetar nada que no se haya solicitado", explicó el director de comunicación de Norwegian en una conversación posterior con este diario. "Como nosotros no hemos presentado nunca ninguna solicitud de sobrevuelo de Rusia para ir a Japón, es imposible que nos la hayan vetado", añadió. Con todo, las palabras de su consejero delegado eran claras: "Si tuviera los derechos de vuelo empezaría mañana mismo". ¿Quizás habría sido más afinado poner 'bloqueo', en lugar de 'veto'? Es debatible. Desde el momento que un convenio, según la misma compañía, sólo autoriza los vuelos desde un aeropuerto, todos los demás están vetados. Por lo tanto, el veto, bloqueo u obstrucción existe, aunque no afecte sólo a Norwegian. Es un veto a Barcelona y a toda la red de aeropuertos españoles que no sean Barajas.

A qué se debe la reacción de Norwegian? Esto no se puede saber, sólo se puede suponer. La compañía ha asegurado recientemente que tiene importantes planes de expansión en el aeropuerto de Barajas (el propio consejero delegado insistió en ello el martes en Barcelona) y quizás consideran que unas declaraciones como éstas les pueden penalizar en la negociación con el gobierno central, que es quien, después de todo, tiene el monopolio de los aeropuertos y el espacio aéreo español. En todo caso, el origen de toda la información que se ha publicado procede de la misma aerolínea.

Un último apunte: Norwegian no sólo topa con estos obstáculos burocráticos en esta ruta concreta, tal como también se decía en la noticia. Los problemas de la compañía no son sólo en España. Según dijo Bjørn Kjos, los bloqueos para efectuar determinadas rutas son un problema que se encuentra "en todas partes". Claro que para ver esto había que leer la noticia completa.

Más contenidos de