Todo a punto para la gran manifestación "Volem acollir" ["Queremos acoger"] del 18 de febrero en Barcelona

La campaña 'Casa nostra, casa vostra' ['Nuestra casa, vuestra casa'], impulsada por más de 800 entidades, centra la protesta. Este sábado se calientan motores con el macroconcierto en el Palau Sant Jordi

Barcelona vivirá el sábado 18 de febrero una gran manifestación con el lema "Volem acollir" ["Queremos acoger"], incluida en la campaña 'Casa nostra, casa vostra' ['Nuestra casa, vuestra casa'], que agrupa unas 900 entidades y colectivos de todo tipo implicadas en la solidaridad activa con las personas refugiadas e inmigrantes. La manifestación culmina una campaña de varios meses que ha llevado a la recogida de más de 70.000 firmas en el manifiesto unitario. Calentarán motores el sábado, 11 de febrero, con un macroconcierto en el Palau Sant Jordi, que contará con una cincuentena de artistas y para el que se agotaron las 15.000 entradas disponibles en tan sólo dos semanas.

El spot de presentación de la manifestación arranca con mensajes que se atribuyen a mandatarios como el presidente español Mariano Rajoy, el presidente estadounidense Donald Trump, el primer ministro húngaro Viktor Orbán o la candidata ultraderechista francesa Marine Le Pen: "Soy el que se lava las manos, el que dice que su vida vale menos que la tuya, el que dice aquí no cabemos todos, no se puede hacer nada". Les responden una serie de personas anónimas que replican: "Juntos podemos".

Entre la multitud de acciones que se han realizado en las últimas semanas para preparar la protesta, el martes en el partido de copa del Rey en el Camp Nou se desplegó una pancarta con la convocatoria y se hizo hacer un mosaico con 4.500 cartulinas, la cifra de refugiados que la Generalitat se ha ofrecido a acoger. El domingo en la Barceloneta se celebró un acto en recuerdo de los 14 subsaharianos muertos hace tres años en la playa del Tarajal de Ceuta, cuando la Guardia Civil les disparaba balas de goma y gases lacrimógenos mientras intentaban llegar en una patera a tierra firme.

"Nos manifestaremos no por una cuestión de buena fe, sino para defender los derechos humanos. Saldremos a la calle para decir que estamos al lado de las personas refugiadas e inmigrantes, para decir 'no' a las fronteras y para defender el derecho a la libre circulación, que está recogido en los tratados internacionales", explica Adriana Cabeceran, portavoz de las entidades. La campaña reclama vías legales y seguras de entrada a Europa y denuncia la "complicidad" de los estados miembros y las instituciones comunitarias con las más de 5.000 muertes que el año pasado se registraron en el Mediterráneo. La protesta también servirá para denunciar el "racismo institucional" contra los recién llegados a nuestro país, sea cual sea su situación administrativa: "Decimos que queremos acoger, pero no de cualquier manera, queremos igualdad de derechos y dignidad para la lucha de las personas migrantes y refugiadas es de todos, no de ellos y nuestra. Es una lucha por los derechos universales a la escuela, la sanidad y la vivienda, y por el acceso a la nacionalidad: queremos ciudadanos de pleno derecho".

Rubén Wagensberg, coordinador de la campaña, ha explicado el recorrido de la manifestación que el 18 de febrero saldrá a las 16.00 h de la plaza Urquinaona y recorrerá la vía Laietana hasta llegar al parque de la Barceloneta. La cabecera estará formada por cuatro bloques: en el primero se situarán voluntarios, en el segundo las entidades especializadas en refugio e inmigración, en el tercero el resto de colectivos y en el último, detrás, los representantes institucionales y los partidos políticos.

Wagensberg ha anunciado que tras la movilización presentarán a la Generalitat un decálogo de "medidas concretas y urgentes" en materia de acogida, "para mejorar la situación de los migrantes y refugiados que ya están aquí y para los que han de venir", que dará continuidad a la campaña.