Torrent activa la cuenta atrás para las elecciones del 14 de febrero

Comunica formalmente al pleno del Parlament que no hay candidato a la investidura para sustituir Torra

Ya es oficial. El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha comunicado este miércoles al pleno que no hay ningún candidato a una investidura para sustituir Quim Torra, el president de la Generalitat inhabilitado a finales del mes pasado. Esta comunicación formal ha hecho que se active oficialmente la cuenta atrás hacia las elecciones catalanas del 14 de febrero. 

El pleno ha empezado la lectura de una resolución por parte de Torrent. Como no hay candidato a la investidura, ahora se abre un plazo de dos meses para encontrarlo, cosa que no sucederá. El independentismo, que tiene mayoría, no quiere presentar ninguno, y el constitucionalismo, si lo quisiera hacer, no tendría mayoría para que su candidato prosperara. Esto quiere decir que cuando pasen estos dos meses, la cámara quedará disuelta formalmente. Entonces, el 22 de diciembre, se convocarán las elecciones al Parlament y se celebrarán 54 días después. Por lo tanto, los comicios serán el 14 de febrero. Lo único que ahora mismo podría cambiar la fecha electoral es una agravación de la situación de la pandemia, pero quedan 116 días para poner las urnas y, por lo tanto, todavía es muy temprano para valorar esta opción. Además, el Govern dispone de dos informes con varias medidas para celebrar los comicios durante la pandemia.

El primer acto de precampaña

Torrent ha resuelto el trámite con una breve lectura: "Esta presidencia constata que no le ha sido posible encontrar un candidato para ser investido". Una vez hecho esto, los grupos han tomado la palabra y se podría decir que ha sido el primer acto de precampaña. El líder de la oposición, Carlos Carrizosa, ha aprovechado su intervención para presentar Cs como "la alternativa moderada y sensata" para alejar Catalunya del Procés. El líder de JxCat, Albert Batet, le ha seguido la estela de la clave electoral y ha pedido aprovechar los comicios para superar el umbral del 50 por ciento: "Las próximas elecciones son una oportunidad para el conjunto del independentismo para conjurarnos". El presidente de ERC en la cámara, Sergi Sabrià, ha expresado que su partido tiene presente el objetivo de conseguir el 50 por ciento, pero lo ha hecho con un matiz importante. Ha pedido explicar a la gente que, si se supera este umbral, no será un "elemento definitivo" para la independencia: "Quien lo insinúe estará engañando", ha resuelto.

Todos los partidos se han sumado al mitin improvisado desde el atril del Parlament. El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha ofrecido su formación para una Catalunya "donde quepa todo el mundo", y ha cargado contra el Govern actual, que está "dividido y tiene un proyecto divisivo". Un diagnóstico que ha compartido la líder de los comunes en la cámara, Jéssica Albiach, que ha cargado contra el independentismo por intentar hacer de las próximas elecciones "un plebiscito divisorio". 

La CUP también ha entrado en la misma dinámica y ha aprovechado para marcar distancias con JxCat y ERC. La diputada Maria Sirvent ha acusado a los dos socios de Gobierno de no haber reaccionado como tocaba a la crisis sanitaria: "Han hecho el contrario de lo que quiere la voluntad popular". Ha cerrado el debate el líder de los populares en Catalunya, Alejandro Fernández, ofreciéndose "en cuerpo y alma para la lucha contra la pandemia y la crisis".

Consenso

No todo han sido reprochados cruzados. Todos los partidos menos la CUP han mostrado su "conformidad" con el hecho que Torrent haya decidido activar la cuenta atrás electoral de la manera como lo ha hecho. Iceta ha expresado que habría sido interesante conocer la opinión del Consell de Garanties Estatutàries, pero no ha hecho más sangre. Sólo los cupaires han protestado porque han considerado que el Parlament ha saldado la cuestión con un "mero trámite" y sin dar trascendencia a la gravedad del momento –el presidente de Catalunya está inhabilitado–. Alejandro Fernández ha sido el único que se ha mostrado convencido que la cosa no acabará así y ha vaticinado que JxCat acabará intentando presentar un candidato a la investidura. "Quizás la realidad me desmienta", ha concedido. Se abre un plazo de dos meses que permitirá comprobarlo.  

El + vist

El + comentat