EXCLUSIVA

Homs congela la querella de Trias y CDC contra Fernández Díaz y De Alfonso

El jefe de filas del partido de Mas en el Congreso resolvió aplazar la presentación en función de sus negociaciones con el Partido Popular para obtener grupo parlamentario propio 

El ex alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) dieron orden a mediados de junio al abogado de Barcelona Xavier Melero de elaborar una querella criminal contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el ex director de la Oficina Antifraude, Daniel de Alfonso, a raíz de las grabaciones que dieron lugar al llamado FernándezGate de fabricación de pruebas falsas contra dirigentes de partidos independentistas.

La querella, en poder del diario ARA, está dirigida a la Sala Segunda del Tribunal Supremo, estaba lista el lunes 18 de julio y debía ser presentada esa misma semana. Sin embargo, Francesc Homs resolvió día tras día, desde entonces, aplazar la presentación en función de sus negociaciones con el Partido Popular para obtener grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados. Esta semana, Homs ordenó “meter la querella en la nevera”.

El abogado Xavier Melero denuncia a De Alfonso y a Fernández Díaz como autores y partícipes en delitos de violación de secretos por parte de funcionario público, prevaricación y malversación de fondos públicos.

En su escrito, Melero relaciona los hechos descritos en las conversaciones secretas del 2 y 16 de octubre de 2014 con las filtraciones posteriores de noticias canalizadas por el ministerio del Interior y estamentos de la Policía a medios periodísticos, sobre todo a su altavoz habitual, el diario El Mundo.

Según el escrito, el ministro “tiene responsabilidad en calidad de partícipe” porque “provoca, posibilita, facilita y favorece activamente el hecho delictivo ajeno”

El relato describe una maquinación / conspiración con consecuencias para los afectados. Si bien se centra en Trías y en el diputado y ex conseller Francesc Homs, también menciona los intentos de emponzoñar con noticias falsas al actual vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, o al ex alcalde de Vic, Josep Maria Vila D’Abadal.

Melero da por ciertas las conversaciones porque entre otras cosas, señala, Daniel de Alfonso no “afirmó en ningún caso la falsedad de su contenido” durante la interpelación a la que se sometió en el Parlament de Cataluña, el pasado 23 junio, tras desvelar el diario Público el contenido de las grabaciones. “De hecho”, señala el escrito, “la confirmó indirectamente cuando pidió disculpas por el tono empleado en las mismas, algo que carecería de lógica sin base en unas palabras concretas, que necesariamente se tienen que dar por efectivamente dichas por el interlocutor que se disculpa”.

Al aportar indicios sobre la revelación de secretos, el letrado apunta: “En una de las reuniones entre el ex jefe de la OAC [Oficina AntiFraude de Cataluña] y el ministro del Interior, el primero entregó al segundo un expediente conteniendo datos de una investigación al Sr. Homs por unos supuestos nombramientos a dos familiares del Sr. Puig” [uno de los concursos ya había sido anulado a raíz de un recurso contencioso-administrativo en noviembre de 2011] ... Se puede apreciar cómo se abre el maletín y se manejan unos papeles que sólo eran conocidos por los interlocutores y el Sr. Jose Ángel Fuentes Gago [director de gabinete del Director Operativo de la Policía], con la evidente finalidad, explicitada verbalmente por el señor Fernández Díaz de perjudicar políticamente”.

Asimismo, se deja constancia en el escrito de que “De Alfonso tuvo la ocasión de detallar una investigación sobre un supuesto blanqueo de capitales con el visto bueno del Ayuntamiento de Barcelona” [Operación Marina Port Vell]

Señala el escrito: “No obstante no tener la operación relación alguna con Trias, por cuanto el mismo no formaba parte del equipo municipal que diseñó la operación que presuntamente se habría utilizado para el blanqueo de capitales, los querellados no tardan en incluirle en su discusión. En este caso también queda patente la intención de perjudicar políticamente. [Porque] Los interlocutores vuelven a considerar la posibilidad de involucrar a la prensa, aún y cuando reconocen que no tienen evidencia alguna de la intervención de Trias en los hechos. El ministro del Interior también aporta su grano de arena con más información, mostrando su disposición de revelarla a periodistas que supone afines con los objetivos antes puestos de manifiesto”.

Melero, que es también letrado de Convergencia, señala: “La formación política CDC es el objetivo mediato de todas estas turbias maniobras. A la misma pertenecen tanto Homs como Trias y el descrédito que torticeramente se pretende ocasionarles se busca que recaiga, finalmente, sobre ella. Fernández Díaz, sin rubor alguno y con la franca verborrea de quien se cree impune, es elocuente al respecto”

El relato cobra especial interés en la descripción de las maquinaciones, sobre todo en relación con la apócrifa cuenta bancaria de Trias. Señala Melero: "Una vez aparece en la conversación el rumor de de la pretendida  "cuenta en Suiza" de Trías, la investigación Marina Port-Vell adquiere otra dimensión. Se barrunta entonces la posibilidad que sea utilizada como instrumento “blanqueador” de las supuestas pruebas de la cuenta de Trias en Suiza, involucrando al Sepblac [Servicio Ejecutivo para la Prevención y Blanqueo de Capitales]. Y, como nueva coincidencia inexplicable, cuando inmediatamente después a la publicación (27 de octubre de 2014) del infundio contra Trias se hace evidente el montaje gracias al inmediato desmentido de la existencia de la cuenta por parte de la Unión de Bancos Suizos, aparece la filtración de las investigaciones sobre el supuesto blanqueo en el puerto de Barcelona en las páginas del mismo diario. [El Mundo]”.

Según el escrito, el ministro “tiene responsabilidad en calidad de partícipe” porque “provoca, posibilita, facilita y favorece activamente el hecho delictivo ajeno” [sic] ... Instiga las revelaciones de De Alfonso simultáneamente a su comisión; incita la realización de nuevas revelaciones (lo que nos ubicaría en la llamada “transducción)”; refuerza la resolución delictiva del autor una vez éste inicia la violación del secreto y crea las condiciones necesarias para la comisión de los delitos”.

Frente a la calificación de “broma”, expresión con la que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se refirió a estas maniobras el 23 de junio en Santa Olalla (Huelva), el escrito muestra que la posible revelación de secretos e información confidencial [aunque falsa] del Cuerpo Nacional de Policía, se hace “en concurso con falsedades y calumnias”, en referencia a la cuenta inventada de Trías.

El escrito señala: “El episodio [de la filtración y publicación en El Mundo el 27 y 28 de octubre de 2014, tras el “diseño” realizado por Fernández Díaz y De Alfonso en sus reuniones] se convierte en un caso práctico de la doctrina del Ministro con la Fiscalía: "Cuando lo publicas, generas una presión mediática que al final haces que cosas por las que no se hubieran tomado interés, lo toman" [señala el ministro su interlocutor en la conversación grabada]

La querella impulsa, por último, la investigación del delito de malversación de caudales públicos por los costes generados en la actividad de emprender investigaciones ad hominem sobre adversarios políticos, a la que se destinaron recursos públicos.

Más contenidos de