ENTREVISTA

Yuval Noah Harari: "Esta epidemia pasará y dentro de 100 años quien gobierne difícilmente la recordará"

Yuval Noah Harari
TEXT: IGNASI ARAGAY / FOTO: OLIVIER MIDDENDORP / IL·LUSTRACIONS: Daniel Casanave

El historiador israelí Yuval Noah Harari ha conseguido en pocos años, a partir del ensayo Sapiens, convertirse en un referente intelectual mundial a la vez para las élites académicas y el gran público lector. Solicitado en todos los foros y congresos para repensar un mundo en crisis, Harari se prodiga poco y se preserva mucho. El coronavirus le ha permitido concentrarse en el trabajo y evitar desplazamientos. Con ocasión de la aparición internacional de una innovadora versión gráfica del ensayo que lo llevó a la fama, ha respondido por mail a las preguntas del ARA.

Si hubiera escrito ‘Sapiens’ ahora, durante la pandemia, ¿le habría dado un final más dramático?

No. En plena pandemia, parece que este sea el acontecimiento más importante de la historia. Pero esta pandemia pasará y, con la perspectiva del tiempo, parecerá un acontecimiento más en la larga historia de nuestra especie. Dentro de 100 años, quien gobierne nuestro planeta difícilmente recordará esta pandemia, del mismo modo que ahora apenas recordamos la pandemia de gripe de 1918. Hemos visto cosas mucho peores que el covid-19. La Peste Negra fue mucho peor: mató a entre un cuarto y la mitad de la gente de Asia y de Europa. Las guerras mundiales fueron peores. La Guerra Fría fue peor. El virus en si no amenaza nuestra existencia. Tenemos los conocimientos científicos para superarlo. Lo que nos falta es la sabiduría política. Creo que las grandes amenazas existenciales que afronta la humanidad hoy en día no son el virus, sino las mismas amenazas que afrontábamos cuando escribí Sapiens: la guerra nuclear, el colapso ecológico y la eclosión de tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial.

Esta epidemia pasará y dentro de 100 años quien gobierne difícilmente la recordará

¿Le ha gustado trabajar en la versión gráfica de ‘Sapiens’, en la que usted figura como uno de los personajes? ¿Hasta qué punto le preocupaba reducir el grado de complejidad del libro?

Ha sido el proyecto más divertido en el que he trabajado nunca. Nuestro objetivo fue llegar a personas que no suelen leer libros de ciencias. Para conseguirlo, formé equipo con dos artistas muy dotados, Daniel [Vandermeulen] y David [Casanave], y juntos decidimos romper las convenciones académicas y hacer un viaje por el lado salvaje de la historia. Este libro no es una versión ilustrada del antiguo Sapiens. Es una exploración innovadora de lo que significa la historia y de lo que significa explicarla.

En la novela gráfica experimentamos y jugamos con diferentes maneras de explicar historias. Describimos el contacto entre los sapiens y los neandertales haciendo referencia a obras maestras del arte moderno. Por el contrario, la invención del fuego está presentada a través de un absurdo anuncio publicitario. Algunas etapas críticas de la evolución humana las reinventamos por medio de un reality show. La invención de la religión sigue las convenciones de las superproducciones de superhéroes. La extinción de los mamuts y otros grandes animales se explica recurriendo al género de una película de misterio, que incluye a un osado policía que sigue el rastro de los peores asesinos en serie ecológicos del planeta.

En el libro yo también aparezco como personaje, sí, pero insistí en que no saliera solo yo. Hay unos cuantos científicos más: algunos reales, otros ficticios. Esto es importante para transmitir el mensaje de que la ciencia es un esfuerzo colaborativo y de que los científicos a menudo tienen opiniones diferentes.

No creo que el libro atenúe el nivel de complejidad. El hecho de que haya muchos chistes y más imágenes que palabras no quiere decir que el contenido sea sencillo. En realidad, pasar del texto a la imagen nos obligó a contestar muchas preguntas nuevas y difíciles. Cuando escribes en un texto “los humanos descubrieron cómo encender fuego”, puedes dejarlo así. Pero cuando dibujas una imagen de un humano prehistórico usando el fuego, tienes que tomar muchas decisiones difíciles. ¿El humano tiene que ser un hombre o una mujer? ¿Joven o viejo? ¿Blanco o negro? No es posible dibujar un “ser humano general” sin género ni edad ni color de la piel. Y no puedes limitarte a suponer que la persona que descubrió el fuego era un viejito blanco y ya está. Quizás fue una chica negra. Por lo tanto, tienes que volver a la literatura científica y estudiar estas cuestiones.

¿Cómo tendríamos que denominar este nuevo género? ¿Ensayo cientificohistórico ilustrado y ficcionado?

No deja de ser historia explicada de otro modo. Siempre ha habido maneras diferentes de explicar la historia y siempre ha comportado mucha imaginación. Los humanos somos animales que explican historias. Pensamos a través de las historias. Pero la realidad nunca se presenta como una historia. Es mucho más desordenada. Por lo tanto, el trabajo de todos los historiadores es coger la realidad desordenada y convertirla en una narración clara. Esto siempre requiere mucha imaginación.

Mirémoslo como una película. En una película siempre tienes un marco, ¿verdad? La cámara enfoca un lugar concreto. El héroe es el centro de atención, hay otros personajes a los lados y la mayoría de gente no aparece de ninguna forma. Pero la realidad no es nunca así. ¿Dónde está la cámara de la realidad? En ninguna parte. La realidad no tiene ningún foco de atención ni héroes evidentes. Pensemos por ejemplo en la Segunda Guerra Mundial. Podemos optar por hacer una película en la que Churchill sea el héroe, Hitler y Stalin sean los personajes secundarios y los millones de chinos que murieron en la guerra no aparezcan nunca. ¿Es esto, la realidad? También podemos hacer una película centrada en un solo pueblo chino, donde no aparezca nadie excepto un grupo de campesinos. ¿Es esto, la realidad?

Del mismo modo, en una película hace falta que haya un principio y un final claros. Tienes que decidir cuál es la escena inicial de la película y cuál es la última. Puedes hacer una película sobre la Segunda Guerra Mundial en la que la escena inicial sean las tropas alemanas en el momento en el que invaden Polonia y la última la seta nuclear sobre Hiroshima. También puedes hacer una película que empiece con un Hitler de cinco años que tortura moscas y se acabe con una superviviente judía del Holocausto que se reúne con sus hijos. Hay un millón de opciones. La realidad no tiene nunca escenas iniciales ni finales. Simplemente se extiende sin solución de continuidad. Pero para hacer una película sobre un acontecimiento histórico tienes que utilizar la imaginación para elegir una escena y rechazar todas las alternativas. Es exactamente lo mismo que escribir libros.

Esto no significa que puedas escribir lo que quieras. Te tienes que basar en hechos objetivos. No puedes acabar tu historia de la Segunda Guerra Mundial con Donald Trump disparando a Hitler en la cabeza. Esto no pasó. Pero elegir entre todos los hechos y decidir cómo entretejerlos para construir una historia siempre requiere mucha imaginación.

Tengo entendido que el siguiente formato será una serie de televisión, ¿verdad?

Sí, si podemos. Nuestro objetivo es construir un puente entre la torre de marfil científica y el público general, y la televisión puede ser una manera excelente de hacerlo. Poner en contacto al público general con los últimos hallazgos científicos es más importante que nunca, porque hay vínculos más estrechos que nunca entre ciencia y política. Cada vez hay más debates políticos que dependen del conocimiento científico. Lo vimos con el cambio climático, ahora con la epidemiología, y lo veremos todavía más con cosas como la inteligencia artificial y la bioingeniería.

Si no hacemos un esfuerzo para hacer llegar la ciencia al gran público, dejamos vía libre para todo tipo de teorías conspirativas ridículas. En la batalla entre la ciencia y las teorías conspirativas, la ciencia tiene una gran desventaja. La realidad científica es complicada. Pensemos, por ejemplo, en virus como por ejemplo el coronavirus. ¡Son una cosa complicadísima! Los virus ni siquiera son organismos vivos. Son mucho más pequeños que las bacterias. No comen. No se pueden reproducir solos. Son solo pedazos de un código biológico. Sorprendentemente, estos pedazos de código tienen la capacidad de penetrar en las células humanas y secuestrar la maquinaria interna del cuerpo. El código externo puede indicar a tus células que empiecen a producir más copias de este código. Así es como se convierte en viral y se propaga la enfermedad. Esto es extremamente complicado de entender. Para la gente es mucho más fácil creerse alguna ficción ridícula, como por ejemplo que un par de multimillonarios han creado esta pandemia para apoderarse del mundo.

Los científicos a menudo hacen que su trabajo sea todavía más difícil intentando hablar al público general con un lenguaje científico. Entre ellos, los científicos suelen hablar en cifras, estadísticas, gráficos y modelos. ¡Pero esto no funciona con el público general! La gente necesita historias. El trabajo de los intelectuales públicos como yo es coger las últimas teorías científicas y encontrar la manera de traducirlas en una historia accesible, sin renunciar a nuestro compromiso con los hechos esenciales. Si lo pudiera hacer con una serie de televisión, sería maravilloso.

Además del nuevo formato y la nueva narrativa, ¿esta nueva versión de ‘Sapiens’ incluye algún cambio relevante de contenido? ¿Ha cambiado su conocimiento de la evolución del ‘Homo sapiens’ en la década que ha pasado desde que publicó el libro?

Sí. Hay muchos detalles y enfoques nuevos, porque la ciencia no se para nunca. Cada año hay nuevos descubrimientos. Por ejemplo, cuando escribí Sapiens solo teníamos algunas pistas provisionales que indicaban que los sapiens se cruzaron con los neandertales. Ahora tenemos un montón de pruebas. Hoy incluso se puede saber quién tuvo relaciones sexuales con quién: ¿fue un hombre sapiens quién tuvo relaciones sexuales con una mujer neandertal, o a la inversa? Resulta que, probablemente, fueron las dos cosas. También hemos aprendido que hubo mestizaje entre sapiens y grupos humanos menos conocidos como los denisovanos. Cuando se publicó el libro Sapiens, apenas se acababan de identificar los primeros huesos de denisovanos. ¡Ahora sabemos que algunos humanos modernos tienen un ADN denisovano! De este modo, el árbol genealógico humano continúa complicándose. Y el nuevo libro ha sido una oportunidad para transmitir este conocimiento cada vez más amplio.

¿Se ha planteado alguna vez dirigirse a un público todavía más joven? ¿Cómo explicaría la historia del ‘Homo sapiens’ en pocas palabras a un niño? ¿Cómo lo ayudaría a entender que forma parte de una larga cadena humana? ¿Qué le diría sobre la idea de progreso y felicidad?

Estamos trabajando en un libro infantil dirigido a niños de 10 a 12 años. Saldrá el año que viene. Es un gran reto explicar a niños de esta edad cómo inventamos a los dioses, qué es realmente el dinero y cómo funciona el capitalismo. Pero se puede hacer. Al fin y al cabo, a los niños les gustan los cuentos de hadas, y los dioses, el dinero y el capitalismo son tres tipos de cuentos de hadas diferentes.

Bien mirado, ¿qué es un euro? No tiene absolutamente ningún valor. Un billete de 100 euros no se puede beber ni comer. Entonces, ¿por qué la gente los valora tanto y está dispuesta a trabajar tanto durante un mes entero solo para conseguir unos trozos de papel de colores? Porque la gente cree en las historias que explican los mejores narradores del mundo sobre estos papeles de colores. Los mejores narradores del mundo no son los que ganan el premio Nobel de literatura. Son los que ganan el Nobel de economía. Todos los economistas, banqueros y políticos vienen y nos explican una historia: “Mirad, ¿veis este trozo de papel? Vale 10 plátanos”. Mientras haya millones de personas que se crean esta historia, funciona. Puedo coger este trozo de papel, ir a un supermercado, dárselo a una persona que no conozco de nada y a cambio obtener unos cuantos plátanos de verdad. Y, de hecho, me los puedo comer.

Este no es un comportamiento que los chimpancés adopten de una manera natural. Los podemos adiestrar para que comercien e intercambien fichas para comer. Pero ¿“tú me das un papelito inútil y yo te daré un plátano”? No veréis nunca que los chimpancés lo hagan, en su hábitat natural. Solo los humanos creen estas cosas. Por eso solo los humanos tenemos redes comerciales y por eso dominamos el mundo en lugar de los chimpancés.

Creo que, si lo explicas con claridad, incluso los niños de 10 años lo entienden.

¿Hasta qué punto la humanidad está en peligro? ¿El riesgo de que la humanidad muera de éxito se ha hecho más evidente con la crisis del coronavirus, pero tiene que ver sobre todo con la crisis climática y el peligro nuclear (que, como ha señalado usted, todavía existe a pesar de que no se hable de ello)?

Actualmente la humanidad se enfrenta a tres problemas que ningún muro fronterizo puede solucionar. Solo se pueden resolver mediante la cooperación global. Se trata de la guerra nuclear, el colapso ecológico y la disrupción tecnológica. Los desastres nucleares y el calentamiento global no respetan las fronteras entre los países. Y ningún país puede regular la inteligencia artificial o la bioingeniería por sí solo. Si solo la Unión Europea prohíbe la producción de robots asesinos o solo América prohíbe los bebés humanos de ingeniería genética, no bastará. Debido al inmenso potencial de estas tecnologías disruptivas, con solo que haya un país que decida coger estos caminos de altos riesgos y altas ganancias, otros países se verán obligados a seguir su peligroso ejemplo por miedo a quedarse atrás.

Las grandes crisis actuales solo se pueden resolver mediante la cooperación global

Más allá de un marco regulador compartido, también tenemos que plantearnos crear una red de seguridad mundial para proteger el bienestar de todos los humanos contra el impacto de las nuevas tecnologías. La automatización y la inteligencia artificial producirán una inmensa riqueza en determinados centros de alta tecnología, pero también habrá consecuencias negativas. Los países en vías de desarrollo, donde la economía depende del trabajo manual barato, pueden sufrir los peores efectos. Si no encontramos soluciones de ámbito mundial para las irrupciones causadas por la inteligencia artificial, puede haber países enteros que se hundan. Y es en beneficio de todos que tenemos que evitar que esto pase, porque el caos resultante desestabilizará al mundo entero.

‘Sapiens’ fue seguido de ‘Homo deus’ y de ‘21 lecciones para el siglo XXI’, donde dirigió su vocación como ensayista hacia los retos clave del futuro. El covid-19 nos ha vuelto a enfrentar con el miedo a la muerte y la recesión (el miedo a la vida). ¿Estamos en un nuevo punto crítico de nuestra civilización?

Sí, estamos en un punto crítico. La manera en la que estará estructurado el mundo después del coronavirus depende de las decisiones que tomemos hoy. Pero el peligro más grande que afrontamos no es el virus, sino los demonios interiores de la humanidad: el odio, la codicia y la ignorancia. Podríamos reaccionar a esta crisis generando odio: por ejemplo, dando la culpa a los extranjeros y a las minorías.

El peligro más grande no son los virus sino los demonios interiores de la humanidad

Podríamos reaccionar a la crisis generando codicia: por ejemplo, una empresa que aborde la pandemia únicamente como una oportunidad de negocio sin tener en cuenta el bienestar humano.

Podríamos reaccionar a la crisis generando ignorancia: por ejemplo, difundiendo y creyéndonos teorías conspirativas ridículas que ponen en peligro la salud y la seguridad de las personas.

Si reaccionamos de estas maneras, será mucho más difícil hacer frente a la crisis, y el mundo, después de esta pandemia, será mucho peor. Será un mundo desunido, violento y pobre.

Si reaccionamos al covid con codicia, odio e ignorancia tendremos un mundo violento y pobre

Pero no tenemos que reaccionar forzosamente generando odio, codicia e ignorancia. Podemos reaccionar generando compasión, generosidad y sabiduría. Podemos optar por creer en la ciencia y no en las teorías conspirativas. Podemos optar por cooperar con los extranjeros en lugar de despreciarlos. Y podemos optar por compartir lo que tenemos en lugar de preocuparnos solo por tener más para nosotros.

Si reaccionamos de este modo, será mucho más fácil hacer frente a la crisis y crearemos un mundo mucho mejor. Un mundo dispuesto a afrontar crisis futuras como las epidemias, el colapso ecológico y la eclosión de la inteligencia artificial. Espero que todos tomemos decisiones sensatas durante los próximos meses y, a raíz de esta crisis, creemos una sociedad global más sensible a los retos compartidos a los que nos enfrentamos.

En un nivel geopolítico más práctico, ¿quién cree que gana la batalla, los Estados Unidos o China? ¿Y qué papel podría hacer Europa?

Ganan los dos: los Estados Unidos y China. Se están dividiendo el mundo entre ellos. Entramos en una nueva era en la que los datos son clave. Es la era del colonialismo de los datos. Para dominar a un país, ya no hay que mandar los tanques. Solo hay que extraer los datos. Y los norteamericanos y los chinos están recogiendo los datos de todo el mundo.

Los EE.UU. y China se están repartiendo el mundo en la nueva era del colonialismo de los datos

Imaginaos la situación dentro de veinte años, cuando alguien de Pekín o San Francisco tenga todos los datos personales de todos los políticos, el alcalde, los periodistas y los jueces de Barcelona. Todas las enfermedades que han tenido, todas sus relaciones sexuales, todos los chistes que han explicado, todos los sobornos que han recibido. ¿Seguiríais siendo un país independiente o seríais una colonia de datos?

Espero que Europa pueda ser una tercera potencia fuerte en esta nueva era geopolítica, pero para que lo sea necesitamos una Unión Europea más fuerte.

La crisis del covid ha puesto de manifiesto que los europeos no están seguros de lo que quieren de la UE. Parece que se quejan de que la UE tiene demasiado poder y a la vez demasiado poco.

Los europeos parece que se quejen a la vez de que la UE tiene poco poder y de que tiene demasiado

Los europeos se quejan de la respuesta ineficaz de las instituciones de la UE ante la pandemia y de la manera en que se ha dejado que cada país gestione la crisis por su cuenta. Pero a las instituciones centrales de la UE no se les ha dado nunca el poder ejecutivo necesario para gestionar una crisis de tanta envergadura. Por lo tanto, la experiencia de esta crisis puede dar lugar a dos respuestas opuestas.

Una opción es rebajar las expectativas de la UE para equipararlas con su capacidad real. Los europeos pueden reconocer que la UE es una unión poco sólida con poderes bastante limitados, de forma que nadie tendría que esperar que gestionara una crisis importante como la del covid-19.

La segunda opción es reforzar el poder de la UE para equipararlo con las expectativas. Si los europeos esperan que la UE gestione eficazmente estas crisis, se tendrán que poner de acuerdo para dar a las instituciones de la UE el poder necesario para que las gestione.

Un buen ejemplo es el suministro de equipación médica esencial. Ahora los países europeos se dan cuenta de que es peligroso confiar los suministros médicos esenciales a China, India, los EE.UU. y otras potencias extranjeras. Las cadenas de suministro mundiales están sometidas a todo tipo de alteraciones que pueden afectar la disponibilidad de bienes esenciales en tiempos de crisis. Los líderes se dan cuenta de que hay acontecimientos que no controlan y pueden restringir repentinamente el acceso a suministros básicos: desde guerras comerciales y prohibiciones hasta desastres naturales. Una solución para este problema es garantizar que cada país produzca todo su equipo médico vital. Esto supondría establecer 27 industrias médicas estatales en toda la UE, cosa que implicaría un nivel muy alto de redundancia e ineficiencia.

La otra opción es establecer una industria médica europea, que proporcionaría equipación a todos los miembros de la UE. Pero para que una industria de este tipo funcione en tiempo de crisis, el poder de distribución de la equipación tendría que estar en manos de una institución central de la UE y los gobiernos estatales tendrían que renunciar a tener la capacidad de desautorizar a esta institución. Por ejemplo, si se establece en Alemania una fábrica “europea” que produce máscaras y, en caso de emergencia, la UE indica que se tienen que entregar un millón a Francia, el gobierno alemán no tendría que tener autoridad para impedir el envío de estas máscaras de Alemania a Francia. Mientras el gobierno alemán mantuviera este poder, Francia se sentiría con razón insegura y preferiría establecer una fábrica en su territorio, sin tener en cuenta las redundancias y el derroche.

En última instancia, la elección entre estas opciones la tendrían que hacer los ciudadanos de los varios países europeos. El papel de los líderes es ser francos y claros sobre la necesidad de hacer esta elección y sobre los costes y los beneficios de las diferentes opciones.

Más allá del problema europeo de gobernanza, hay otro relacionado y de alcance mundial: ¿existe alguna receta para parar los populismos nacionalistas?

Creo que la clave es darse cuenta de que muchos de estos políticos populistas no son realmente nacionalistas. Son antinacionalistas. No refuerzan la solidaridad nacional: la socavan de manera deliberada.

En países como los EE.UU. podemos ver cómo el debilitamiento de la solidaridad nacional ha provocado crecientes grietas dentro de la sociedad. La noción de una misión compartida ha sido sustituida por una mentalidad según la cual “el ganador se lo lleva todo”. La animadversión dentro de la sociedad norteamericana ha llegado al extremo de que muchos norteamericanos odian y temen mucho más a sus conciudadanos que a los rusos o a los chinos. Hace cincuenta años, tanto los demócratas como los republicanos temían que los rusos impusieran un gobierno totalitario en la tierra de los libres. Actualmente, lo que temen los demócratas y los republicanos es que el otro partido está decidido a destruir su estilo de vida.

En esta crisis del nacionalismo, muchos líderes que se presentan como defensores de la patria son, de hecho, exactamente lo contrario. En vez de reforzar la unidad nacional, profundizan intencionadamente las grietas dentro de la sociedad mediante el uso de un lenguaje incendiario y políticas que causan divisiones, y tildando a cualquiera que se oponga no de rival legítimo sino de traidor peligroso. Trump es un buen ejemplo de ello. Cuando ve una herida en el cuerpo de la comunidad norteamericana, no pone ningún tipo de bálsamo curativo. Al contrario, mete el dedo y hurga, de manera que inflama más la herida.

Otra cosa que tenemos que entender es que no hay ninguna contradicción entre la lealtad nacional y la cooperación global. Algunos políticos presentan el nacionalismo y el globalismo como opciones excluyentes. Dicen que tendríamos que optar por el nacionalismo y rechazar el globalismo. Esto es un error peligroso. No hay ninguna contradicción inherente entre nacionalismo y globalismo. Porque el nacionalismo no es odiar a los extranjeros. El nacionalismo es querer a tus compatriotas. Y, en el siglo XXI, proteger la seguridad y la prosperidad de tus compatriotas significa cooperar con los de fuera. Así pues, los buenos nacionalistas ahora también tienen que ser globalistas.

¿Nacionalismo vs. globalismo? Los buenos nacionalistas también tienen que ser globalistas

Tenemos que tener claro qué significan estas palabras. El globalismo no consiste en establecer un gobierno global, abandonar todas las tradiciones nacionales o abrir fronteras a la inmigración ilimitada. En lugar de esto, el globalismo significa comprometerse con algunas normas globales esenciales. Estas normas no niegan la singularidad de cada nación, sino que solo regulan las relaciones entre las naciones. Un buen modelo de esto es el Mundial de fútbol. El Mundial es una competición entre países, ¿verdad? Y la gente suele mostrar una lealtad feroz a la selección de su país. Pero, al mismo tiempo, la Copa del Mundo también es una muestra sorpresiva de armonía mundial. Francia no puede jugar a fútbol contra Croacia salvo que los franceses y los croatas acuerden primero regirse por las mismas normas de juego. Esto es globalismo en acción. Si te gusta el Mundial, ya eres globalista.

Usted me ha preguntado si hay una receta para superar estos movimientos populistas. Una cosa como la Copa del Mundo en realidad nos da un buen modelo para reconciliar el nacionalismo con la necesidad de una cooperación mundial. Esperemos que los países puedan ponerse de acuerdo no solo sobre unas normas globales para el fútbol, sino también sobre cómo evitar el colapso ecológico, cómo regular las tecnologías disruptivas y cómo reducir la desigualdad mundial. Será mucho más difícil que en el caso del fútbol, pero no imposible.

¿Cree que individuos concretos, como por ejemplo Trump, pueden tener un papel decisivo a la hora de hacer descarrilar el futuro de la humanidad? La versión gráfica de ‘Sapiens’ habla de una categoría de sapiens definidos como los peores asesinos en serie del mundo...

Sí, a veces las personas pueden cambiar el curso de la historia. La historia está llena de sorpresas inesperadas. Pensemos en el Imperio Romano de hacia el año 250 d.C. En ese momento el cristianismo era poco más que una secta oriental esotérica. Si alguien les hubiera dicho a los romanos que al cabo de un siglo el cristianismo sería la religión estatal, lo habrían tomado por un loco rematado. De manera similar, en octubre de 1913 los bolcheviques de Lenin eran una pequeña facción radical. Ninguna persona razonable habría predicho que al cabo de solo cuatro años cogerían las riendas del Imperio Ruso. Aún así, lo hicieron.

Es demasiado pronto para saber si las teorías conspirativas y los grupos radicales que han ganado protagonismo durante la administración Trump seguirán teniendo un impacto importante en los próximos años. Pero la historia nos demuestra que no podemos descartar la posibilidad de que estos movimientos puedan ampliar su influencia. Y no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo.

Supongo que es consciente de que su voz como historiador informado y librepensador, y también como científico, es algo más que la voz de un autor de éxito... Es una voz de esperanza. ¿En qué se centrará su próximo ensayo? ¿Qué mensajes tiene en la cabeza y qué conocimientos y herramientas usará para difundirlos?

Continuaré trabajando en la serie de novelas gráficas y en el nuevo libro infantil. Más allá de esto, necesito tiempo para pensar profundamente sobre cosas nuevas, y esto puede ser difícil de conseguir en esta época en la que se espera que la gente tenga opiniones inmediatas sobre todo.

Espero que la gente no me convierta en un gurú ni suponga que tengo todas las respuestas. Creo que es muy peligroso convertir a cualquier persona en un gurú. Cuando alguien es idolatrado, puede ser que empiece a creerse lo que dice la gente, y esto puede hincharle el ego y hacerlo volver loco. En cuanto a los fans, una vez creen que alguien sabe todas las respuestas, dejan de hacer esfuerzos para averiguar las cosas por sí mismos. Esperan que el gurú les dé todas las respuestas y soluciones. Y aunque el gurú les proporcione una respuesta errónea, la aceptarán y ya está. Por lo tanto, espero que la gente lea mis libros para encontrar preguntas más que respuestas, y me vea como un compañero en el camino hacia la verdad más que como un vidente que lo sabe todo.

Usted y su marido, Itzik Yahav, han creado Sapienship. ¿En qué nuevos proyectos trabaja su empresa en el campo del entretenimiento y la educación?

Sapienship defiende la responsabilidad y la colaboración globales y cree en la idea de compartir conocimientos y facilitar conversaciones globales a través de sus proyectos. Actualmente estamos desarrollando y gestionando varios proyectos en diferentes canales, incluyendo el entretenimiento y la educación. En el ámbito del entretenimiento, además de desarrollar la serie de televisión y producir la novela gráfica y la serie infantil, Sapienship también está trabajando en un espectáculo inmersivo itinerante que explica la historia de la humanidad. En el campo de la educación, estamos desarrollando una serie de “iniciadores de conversaciones” atractivos y motivadores para estudiantes de secundaria y adultos, que se compartirán a través de plataformas digitales. También estamos creando un programa de talleres para escuelas, que proporcionará a los estudiantes una perspectiva amplia sobre temas relacionados con su vida cotidiana y su futuro inmediato, como por ejemplo la empleabilidad, la privacidad y la desinformación. 

El + vist

El + comentat