Federalismo de postal

Si de verdad quieres algo, tienes que demostarlo: no basta con defenderlo

No tenemos por qué dudar de las convicciones federalistas de algunos dirigentes del PSOE, incluso de Pedro Sánchez, ni de la sinceridad del dúo Iglesias-Errejón cuando afirman que el referéndum sería la mejor solución para el pleito catalán. Seguramente lo piensan de verdad y se lo creen, pero esa no es la cuestión. El termómetro para valorar el compromiso con una causa es conocer con exactitud qué arriesgarías para conseguirlo, hasta dónde estás dispuesto a llegar. Pondré un ejemplo: el PSOE se expuso cuando impulsó el matrimonio gay, porque tenía a todo el PP y a la Iglesia en contra. Fue una apuesta valiente que acabó triunfando. En cambio, su republicanismo es inocuo, sin ningún efecto práctico, puramente de postal. Por lo tanto, cuando Sánchez relega el federalismo y admite que se conforma con una reforma "mínima" lo está equiparando a este republicanismo nostálgico del que algunos hacen gala. Y lo mismo podríamos decir de Podemos y el referéndum: defenderlo no es suficiente; si de verdad lo quieres, lo tienes que demostrar.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat