Societat Civil Catalana y las anécdotas

SCC se queja de que los medios "nacionalistas" han "utilizado" la presencia de banderas preconstitucionales para ensuciar su nombre

Está bien quererse, y "cuidarse" y ser optimista y ver la botella medio llena. Por eso me gusta mucho la nota que han enviado los amigos de Societat Civil Catalana a los medios, en la que nos hacen saber que valoran "muy positivamente" una concentración que convocaron este domingo en la plaza Sant Jaume. "El éxito de este acto -dicen- sorprendió a los medios nacionalistas, que no han dudado en utilizar la presencia anecdótica de alguna bandera preconstitucional, que SCC ha rechazado siempre de forma inequívoca, con el propósito de ensuciar el buen nombre de nuestra entidad". ¿Ensuciar? Tras la dimisión del presidente de la entidad coincidiendo con una querella por amenazas fascistas, ya no tienen que preocuparse más. Y, de todos modos, siempre que SCC intenta convocar a los fieles, hay alguna bandera facha. "En todo caso -añaden-, el domingo se hizo evidente que una parte importante de la sociedad catalana empieza a estar harta del proceso secesionista". Una parte. 3.500 personas. Importante, según se mire.

El éxito sorprendió a los "medios nacionalistas", dicen. ¿Cómo? ¿Quizás temieron que ni siquiera llenarían la plaza? ¿El éxito de la Fira del Disc sorprendería, también, a los medios nacionalistas? Presencia anecdótica. Esto también es optimista. ¿Quiere decir que había pocas banderas franquistas? ¿Que habría podido haber más? Es como si te apuñalo, pero una vez y basta. Sería una puñalada anecdótica. Se quejan de que los medios "nacionalistas" han "utilizado" la presencia de estas banderas. ¿ Utilizar qué quiere decir? ¿Informar de que las hay? ¿Qué se tiene que hacer para no utilizar? ¿Hacer como los "no nacionalistas" y no informar de que las hay? Dicen que Societat Civil "las ha rechazado siempre de manera inequívoca". Hombre. Rechazar de manera inequívoca significa echar de la plaza a los portadores anecdóticos. Pero seguramente no se podían permitir ese lujo. Siendo los que eran, allí no sobraba nadie.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat