Gürtel para octubre, sin Rajoy

En el siguiente caso, Papeles de Bárcenas o Contabilidad B del PP, Rajoy lo tendrá más difícil, por no decir imposible, para eludir la declaración testifical

La sección segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, formada por los tres magistrados que integran el futuro tribunal del caso Gürtel, han dictado el auto de admisión de medios de prueba. El siguiente paso es la fijación de la fecha deljuicio oral. Fuentes jurídicas han apuntado al diario ARA que tendrá lugar a partir del próximo mes de octubre.

Los magistrados Ángel Hurtado (presidente y ponente), José Ricardo de Prada y Julio de Diego han aprobado casi todas las propuestas de las acusaciones y las defensas. Una de ellas, la declaración de Mariano Rajoy, actual presidente del PP y presidente en funciones del Gobierno, que ha sido desestimado de momento, ha merecido un intercambio de puntos de vista.

En su relato de los hechos, la acusación popular no hacía referencia a Rajoy y se limitaba a proponer la declaración del mismo por ser el “máximo responsable del Partido Popular cuando ocurrieron los hechos base de esta acusación”.

El auto, pues, señala que no se admite la declaración testifical de Rajoy propuesta por la acusación popular ADADE (Asociación de Abogados Demócratas por Europa) “al no haber aportado la parte razón suficiente para que lo preste [el testimonio], sin perjuicio de que, en otro momento se pueda acordar por la sala que testifique, de considerarlo necesario, a la vista del desarrollo del juicio oral”.

Fuentes jurídicas señalan que esta fórmula refleja el ya apuntado intercambio de ideas entre los miembros del tribunal, algunas de ellas favorable a la declaración de Rajoy.

El entonces presidente del Gobierno en ejercicio no prestó declaración en la fase de instrucción. Por tanto, sin un relato fáctico concreto, el tribunal no lo tenía difícil para descartar su testimonio. Pero aún así, la puerta queda entreabierta para volver a considerar la propuesta en el juicio oral, en la fase de cuestiones previas, donde se puede replantear.

La fórmula elegida es sugerente. Porque hay un hecho a tener en cuenta: Rajoy puede no ser presidente de Gobierno cuando tenga lugar la celebración del juicio. Lo que reduciría las resistencias a que preste declaración.

En el siguiente caso, Papeles de Bárcenas o Contabilidad B del PP, Rajoy lo tendrá más difícil, por no decir imposible, para eludir la declaración testifical. Porque hay treinta y cinco anotaciones contables por entregas de 322.231 euros a Rajoy identificados por el extesorero al juez Pablo Ruz, amén del pago en negro de las obras de rehabilitación en la sede del PP en la calle de Génova, entre ellas 505.000 euros correspondiente a la planta séptima, el despacho del presidente del PP.

Rajoy poseía todos los poderes de administración y era el máximo responsable de las cuentas anuales del partido. El juez no le envió un cuestionario a La Moncloa para que contestara como testigo, pero fuentes judiciales estiman que en el juicio oral, que se va a celebrar después de Gürtel, a principios de 2017, le llamarán a declarar.