Palau, Gürtel y Bárcenas, sin fecha

Al tiempo que el juicio del caso Nóos está en marcha, ¿qué pasa con los casos Palau, Gürtel y Bárcenas?

Al tiempo que el juicio del caso Nóos está en marcha, ¿qué pasa con los casos Palau, Gürtel y Bárcenas (o la contabilidad B del PP)? En los tres casos ya hay autos de apertura de juicio oral, el último trámite procesal significativo, pero en ninguno de ellos se ha dictado la resolución sobre la admisión de medios de prueba, el paso previo a señalar la fecha. Veamos.

El auto de apertura de juicio oral en el caso Palau fue dictado el 24 de julio de 2015 por el juez José Julián García de Eulate, titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona. El escrito de acusación del fiscal Emilio Sánchez Ulled data de... ¡junio de 2013! El fiscal volvió a presentar un escrito idéntico dos años más tarde, en julio de 2015.

Cuando estos días se lee en autos de jueces de la Audiencia Nacional definiciones como “organización criminal” para calificar actuaciones del Partido Popular, hay que evocar a Sánchez Ulled. Porque, según su escrito, en el caso Palau se desarrolló una “trama criminal” y un “pacto criminal estable” entre un partido, Convergència Democràtica de Catalunya, y la empresa de proyección internacional Ferrovial para “financiarse ilegalmente”. Esa trama –adjudicación de las obras de la línea de metro número 9- tenía un precio bajo el epígrafe de “donaciones”: 6,6 millones de euros. Tal es la gravedad que destaca el escrito, resumido en el auto de juicio oral, que 15 sedes de Convergència están embargadas desde mayo de 2015 para asegurar el pago de la responsabilidad civil en caso de sentencia condenatoria.

Pero, claro, el juicio tiene que celebrarse. Y no hay fecha. Fuentes judiciales señalan que la causa permanece en el juzgado de instrucción número 30 de Barcelona y que la Audiencia de Barcelona no termina de recibirla. Una vez que llegue a la Audiencia se dictará un auto de admisión de pruebas y a continuación el señalamiento de fecha.

En la Audiencia Nacional, en Madrid, la instrucción de los casos Gürtel y Bárcenas -o contabilidad B del PP- está terminada. El auto de apertura de juicio oral en el primero, por parte del juez Pablo Ruz, data del 5 de marzo de 2015, mientras que la resolución del segundo, del juez José de la Mata, se remonta al 28 de mayo de 2015.

¿Qué pasa? En el caso Gürtel, cuya investigación empezó en la Fiscalía Anticorrupción en 2008, se acusa a Francisco Correa, Luis Bárcenas y a 39 personas más. La recusación de dos miembros del tribunal de la sección segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional fue resuelta el 30 de octubre de 2015 –con la decisión de apartar a Concepción Espejel y Enrique López por sus relaciones con el PP- y todavía no ha habido resolución sobre la fecha de juicio.

La citada sección segunda de lo Penal debe admitir los medios de prueba y, a continuación, la secretaría debe señalar la fecha. La idea de que el juicio pueda celebrarse en la primera mitad de 2016 parece superada. Lo más probable es que no haya juicio hasta la segunda mitad del año.

Nos queda el caso Bárcenas. El pasado viernes, día 29, fueron apartados del tribunal también los jueces Espejel y López, por su relación con el PP, que ha sido declarado responsable civil subsidiario en esta causa. Por tanto, ya se puede admitir pruebas y fijar la fecha.

El papel de Mariano Rajoy

La admisión de pruebas puede parecer una mera resolución de trámite. Pero no lo es. En el caso Gürtel, por ejemplo, la acusación popular ADADE (Asociación de Abogados Demócratas por Europa) propone que preste declaración como testigo el presidente del PP, Mariano Rajoy, ahora presidente en funciones. El líder de los populares no fue llamado a declarar como testigo ni en el caso Gürtel ni en el caso de los papeles de Bárcenas. El juez podía haberle enviarle a la Moncloa las preguntas para que el presidente de Gobierno contestara. Pero no hubo tal diligencia.

En el caso de los papeles de Bárcenas declararon como testigos todos los secretarios generales del partido: Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal. Todos menos uno: Rajoy también fue secretario general y figura como el máximo perceptor de sobresueldos en la contabilidad B.

Los magistrados, pues, tendrán que resolver próximamente si se admite la declaración de Rajoy. No saben, claro, si para la fecha de los juicios, previsiblemente la segunda mitad de 2016 o primeros de 2017, será presidente de Gobierno.

Más contenidos de