Batlle plantea el “retorno asistido” de ‘menas’ para mejorar la seguridad

El regidor del PSC se había desmarcado del discurso de Colau sobre los menores que viven en la calle

"No cerraré los ojos ante el tema de los menores no acompañados". Con esta sentencia, el nuevo teniente de alcaldía de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona -y ex director de los Mossos d'Esquadra-, Albert Batlle, dejó clara ayer su intención de comenzar el mandato con un giro de 180 grados; al menos en el tono del discurso. El concejal del PSC responsable de seguridad del gobierno de Colau puso ayer sobre la mesa el "retorno asistido" de los chicos que malviven en la calle.

"Un niño siempre estará mejor con su familia, por problemática que pueda ser, que viviendo en los Jardines de Sant Pau del Camp, en los bajos de la piscina de saltos de Montjuïc o el Pou de la Figuera", sentenció Batlle en una entrevista a SER Cataluña. El teniente de alcaldía de Seguridad alegó que el retorno asistido es la mejor manera de cumplir con "el interés superior del menor". "¿Cuál es este interés? Tener un entorno social, familiar y comunitario que lo acoja, por conflictivo que pueda ser este entorno", justificó.

Consciente de que esta cuestión puede "hacer saltar las alarmas", Batlle también quiso aclarar que en ningún caso habla de deportaciones forzadas: "Una cosa es cogerlos y enviarlos con un avión y otra es que este regreso sea acompañado", matizó. Más tarde, fuentes de la concejalía también detallaron que Batlle sólo hacía referencia a aquellos chicos que ya han manifestado que "quieren volver a sus países".

El cambio de tono en el discurso, sin embargo, se hizo evidente ayer en el silencio que mantuvieron el resto de los miembros del gobierno municipal. Consultado por este diario, el equipo de Colau, en concreto el área de Asuntos Sociales, no quiso valorar las declaraciones del número tres de Collboni. Tampoco lo hizo la concejalía, que tiene la tutela de estos menores y a la que correspondería, de hecho, aprobar un programa de retorno de este tipo.

Precisamente ayer, el consejero Chakir el Homrani se reunió con un centenar de alcaldes y concejales de los diferentes municipios que acogen centros de menores en Cataluña. Un encuentro inédito en que les prometió un nuevo "plan de apoyo" dotado con 14,5 millones para contratar a más dinamizadores e insertar los jóvenes fomentando su contratación.

"Sintonía" con Colau

En la misma entrevista, por otra parte, Batlle sí quiso disipar las dudas sobre su sintonía con Colau. "Creo que no hay ningún otro concejal que se haya reunido tanto con la alcaldesa como yo; hay una gran sintonía con la alcaldesa", aseguró. El máximo responsable de la seguridad de Barcelona también buscó la complicidad del resto de concejalías y administraciones. Según dijo, hay que hablar con los servicios sociales y educativos de todas las administraciones, pero también hay que  "abordar el tema desde el punto de vista de la seguridad" cuando se habla de menores no acompañados. "Quizás a una parte los podemos integrar, eso ya lo hablaremos", concedió.

Batlle -que también calificó el top manta como una "actividad ilegal que hay que combatir" - fue más allá y pidió la implicación de la Generalitat, el gobierno español y la Unión Europea para hablar con los países de origen.

La asociación formada por jóvenes ex tutelados Exmenes recriminó ayer la actitud de Batlle y advirtió que el "retorno asistido" no frenará a los jóvenes "que migran para tener un futuro mejor". Los portavoces de Exmenas también tildaron de "irresponsables" las declaraciones del teniente de alcalde socialista.

La fiscalía busca las mafias

Por su parte, la fiscal jefe de Barcelona, Concepción Talón, también se refirió ayer a la seguridad en la ciudad. Talón se mostró partidaria de una reforma legislativa para perseguir la multirreincidencia en los hurtos leves que permitiera castigar más duramente estos pequeños delitos (ahora sólo se pueden penar con multas). Talón también subrayó que la fiscalía está preocupada por el aumento de hurtos cometidos por los menores no acompañados. Hace ya meses que el ministerio público es más riguroso y pide más órdenes de internamiento, sobre todo si cometen robos con violencia. La fiscalía aseguró que investigan los grupos organizados que captan precisamente estos menores para cometer los robos.

Maragall acusa a la alcadesa de virar a la derecha

Las declaraciones de Batlle sobre los menores extranjeros no acompañados sirvieron al líder de la oposición, Ernest Maragall, para acusar la alcaldesa Ada Colau de haberse desplazado a la derecha, tanto con el acuerdo de gobierno sellado con el socialista Jaume Collboni como con las primeras líneas de actuación. Según el cabeza de lista de ERC, Batlle representa "la vieja ortodoxia de las políticas de seguridad" y sus primeras declaraciones son una muestra de este viraje a la "derecha" del gobierno municipal. De hecho, para Maragall, lo que está enseñando hasta ahora el gobierno de BComú y el PSC responde más a lo que cabría esperar de un pacto entre Manuel Valls y Jaume Collboni que a un entendimiento entre Colau y Collboni. "ERC tiene un papel protagonista, es la primera fuerza en el país y en la ciudad", defendió el republicano, que puso de ejemplo los dos plenos extraordinarios que se celebrarán hoy, uno sobre seguridad y otor sobre vivienda, este último impulsado por ERC. M.O.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat