Testigo de cargo contra Trapero

El verdadero juicio empieza con el coronel Pérez de los Cobos que declara lunes y martes 

El verdadero juicio sobre el comportamiento de los Mossos el 20 de septiembre de 2017 y el 1 de octubre comienza hoy, completadas las declaraciones de los acusados el pasado jueves 23 de enero.

El testigo estrella es el coronel Diego Pérez de los Cobos, jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Madrid desde marzo de 2018, quien declarará, según está previsto, este lunes y martes, días 27 y 28 de enero. El comisario Ferran López prestará testimonio a continuación, el miércoles 29.

Pérez de los Cobos fue designado “director técnico” por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para coordinar a los Mossos, la Guardia Civil i la Policía Nacional en septiembre de 2017, un dispositivo que fracasó en frustrar la votación del 1 de octubre.

Pérez de los Cobos ya consiguió que el Tribunal Supremo asumiera en la sentencia del 14 de octubre de 2019 que Trapero montó una apariencia de dispositivo de represión para el 1 de octubre, una complicidad cuya finalidad era, en realidad, facilitar la votación. 

La teoría de la comisión del delito por omisión consiguió, pues, el aval del Supremo.

El debate, como explica gráficamente una fuente jurídica familiarizada con la causa, es sencillo: “La cuestión era pegar o no pegar hostias. Y en esto hay diferentes grados de responsabilidad”. Trapero no estaba por la labor y maniobró entre dos fuegos. El fiscal se apoyará en Pérez de los Cobos para probar que no cumplió la ley.

Al comenzar el juicio, el pasado lunes, día 20 de enero, el fiscal Pedro Rubira, hizo un elogio de la abogada Olga Tubau, defensora de Trapero, y recordó oblicuamente los crímenes del GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación). Sucede que Olga Tubau fue abogada de la primera víctima del terrorismo de Estado en diciembre de 1983, el industrial francés Segundo Marey, secuestrado en su domicilio de Hendaya al ser confundido con un miembro de ETA. Fue liberado tras nueve días de cautiverio.

Durante el juicio del secuestro, celebrado en el Salón de Plenos del Supremo, el tribunal citó de oficio y de manera sorpresiva dos careos del exministro del Intertior del gobierno de Felipe González, José Barrionuevo, con el exgobernador civil de Vizcaya, Julián Sancristobal, y el secretario general del Partido Socialista de Vizcaya, Ricardo García Damborenea, para el 9 de junio de 1998. 

Barrionuevo, ante la firmeza de Damborenea en sostener que la operación había sido autorizada por el entonces ministro perdió los papeles y le llamó “delator”. 

En la sentencia el punto H de los hechos probados señala la importancia de los careos para  desestimar la declaración autoexculpatoria de Barrionuevo.

La diligencia de careo, regulada por los artículos 451 a 454 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, ha caído prácticamente en desuso. Se trata de un acto que se convoca en última instancia, en el proceso de investigación o en el juicio oral, que consiste en confrontar a varios acusados, testigos o a ambos entre sí, cuando del resultado de sus declaraciones puedan desprenderse contradicciones sobre los hechos narrados.

Durante el juicio del procés,la defensa del exconsejero de Interior, Joaquím Forn, solicitó el careo entre el coronel Pérez de los Cobos y el comisario Ferran López, ante la contradicción de sus testimonios, pero el tribunal denegó la solicitud. 

El testimonio de Ferran Lopez era y es importante tanto por ser, en octubre de 2017, número dos de Trapero pero también por el hecho de que fue nombrado jefe de los Mossos el 28 de octubre apenas unas horas después que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, destituyera, en aplicación del artículo 155 de la Constitución, a Trapero. Zoido, precisamente, había propuesto el 23 de septiembre de 2017 a la Fiscalía del TSJC el nombramiento de Pérez de los Cobos como “director técnico” de la coordinación de los Mossos, Policía nacional y Guardia Civil para impedir el referéndum.

¿Se producirá el careo entre Pérez de los Cobos y López en el juicio oral de la Audiencia Nacional?

Aunque los relatos sean contradictorios -que lo serán- fuentes jurídicas señalan que la diligencia dependerá tanto de las partes implicadas como del tribunal. Ni la defensa de Trapero ni la de los otros acusados tiene previsto solicitar el careo. 

El tribunal que preside la magistrada Concepción Espejel podría hacerlo de oficio en caso de tener dudas al escuchar las narraciones de Pérez de los Cobos y López.